Cultura Música

Pasión, sueños y música

Laura César Colmenarejo es una joven de 17 años con una meta muy clara: la música. Conocida artísticamente tras el pseudónimo de Loloces, su historia con las artes viene de muy pequeña cuando con ocho años comenzó a tocar la guitarra y estudiar música en su Alcobendas natal. Hoy en día, combina sus estudios de Artes Escénicas con la composición y un canal de YouTube con más de cien seguidores en el que sube versiones de otros artistas. Aunque no cuenta con ningún tipo de contrato con una discográfica, su única pasión es la música y su único futuro previsible dedicarse en cuerpo y alma a ella. Esta autodeterminación la ha conducido a autoproducir con algunos amigos su primer sencillo, Ella, una dulce balada a guitarra dedicada a las mujeres de su vida. Además, ha acompañado el lanzamiento oficial de la canción en plataformas el pasado 4 de octubre con el estreno del videoclip de la canción grabado en rincones ocultos del corazón de Madrid.

Laura César Colmenarejo elige una cafetería de la concurrida estación de Chamartín una mañana de domingo como ubicación de la primera entrevista de su vida. Decide ampararse en la compañía de Lucía, su amiga de la infancia y gran apoyo en este camino hacia sus sueños. Se presenta directamente como Loloces, su nombre artístico y tal como reconoce autodenominarse con todos sus conocidos desde hace más de un año. En medio del ruido metálico de los cubiertos y el chocar de platos, la madrileña se introduce de lleno en la honda piscina de su vida y sus creaciones contestando con risas nerviosas y pasión a las más de treinta preguntas que hay sobre la mesa.

Detrás de sus iniciales sonrisas tímidas y actuaciones nerviosas, esconde una autodeterminación extraña en una persona de su edad. Sus contestaciones cortas y precisas concuerdan con la seguridad con la que afronta su futuro en las pantanosas aguas de las artes. Al preguntarle por sus aficiones y sus planes la cantante lo tiene claro: “La música es mi gran y única afición. Vivo para ella. Es mi sol y yo soy la tierra que gira alrededor. Todo en mi vida tiene que ver con las artes”. De esta forma, su idea después de terminar el bachillerato es seguir formándose profesionalmente en alguna escuela de interpretación o música al mismo tiempo que continua con su proceso de composición y creación.

Esa determinación y pasión son las que le dan fuerza para despertarse todas las mañas a las seis y recorrer más de una hora y media de transporte público hasta llegar al centro Santamarca de Madrid donde actualmente está cursando segundo de bachiller de artes escénicas. En estos viajes tortuosos hacia las estrellas, la banda sonora de su vida se compone de artistas como Lana del Rey, Aerosmith, Nirvana o Vetustas Morla, músicos que la acompañan tanto en momentos tristes como alegres y que sirven de inspiración en sus composiciones. Si bien, lo más importante para ella a la hora de componer es que la inspiración y sus sentimientos se conjuguen en una melodía en la intimidad de su cuarto. “Mis canciones suelen salir una tarde sentada en mi habitación con mi guitarra o mi piano y a partir de ahí todo empieza a surgir”, declara la cantante.

La palabra más repetida entre sus respuestas es “realmente”, quizás por la seguridad que demuestra en que su futuro con la música más que un sueño, es real. Sin embargo, el camino no ha sido precisamente un lecho de rosas. Si se le pregunta por el apoyo que la sociedad brinda a personas como ella, tiene claro que la mayor parte de las veces lo que encuentra son trabas. “Conseguir el apoyo de las personas a tu alrededor es muy complicado. La música siempre se ha visto como un pasatiempo”, afirma Loloces. Parecida es la opinión que sostiene sobre las discográficas y la industria musical española: “La veo demasiado comercial. Desgraciadamente no hacemos lo que realmente nos llena, sino más bien lo que vende. El dinero es el gran rey del negocio. Si te fijas, siempre salen los cuatro mismos artistas de siempre”, opina la cantante.

Puede que esta falta de apoyo y la confianza apabullante en sí misma y en su trabajo sean los principales causantes de la autoproducción y publicación de su primer sencillo y videoclip el pasado 4 de octubre. El resultado es Ella, una dulce y romántica balada a guitarra que desfila entre el indie y el pop y que cuenta con una producción muy simple y orgánica que recuerda a la intimista forma en la que nació. La canción trata de ser una oda a las mujeres que han formado y forman parte de su vida y a todas las que luchan día a día por sobrevivir en este mundo de hombres. Según la propia cantante: “El título es una referencia a las mujeres más importante para mí. Siento la letra de una forma muy personal, pero creo que lo bonito es que también sucede lo mismo con todas las personas que la escuchan. Es esa sensación de que traemos a una mujer especial a nuestra mente”.

Por su parte, el videoclip fue el resultado de una propuesta alocada de un amigo a la que ella no dudó en contestar: “me encanta, hagámoslo”. De esta forma, ambos compañeros cogieron una cámara semiprofesional acompañada de toda su ilusión con el objetivo de recorrerse los lugares más íntimos y desconocidos del parque del Buen Retiro de Madrid buscando transmitir aquello que le provocaba la canción. “Excepto la primera escena que está situada en la Estación de Atocha, el videoclip está enteramente grabado en El Retiro. Estuvimos todo el día dando vueltas, grabando y buscando zonas que nos gustasen pero que al mismo tiempo no se parecieran al parque”, confiesa la joven estudiante. El resultado es un videoclip de carácter reservado y temática naturalista con predominio de colores dorados, verdes y amarronados que connotan ese cariño y pasión en el que los contraluces sirven de metáfora de aquellas barreras que no consiguen frenar esa travesía hasta sus sueños.

Con la misma falta de práctica y pasos firmes, Loloces ha decidido introducirse en el desconocido mundo de los músicos y la industria musical de nuestro país. Como en el mercado laboral, Laura es una joven sin experiencia en el trabajo y en la vida, pero con las fauces babeando por las ganas de comerse el mundo. Tras haber tomado la inquieta decisión y con la ayuda de sus ahorros, decidió aventurarse a traspasar el resguardo de su habitación a la novedad de un estudio profesional en el que poder aportarle la calidad y retoques para poder lanzar la canción al mercado. La cantante atestigua: “El proceso ha sido muy complicado ya que no tengo conocimientos sobre estas cosas. El mérito está en las personas que me han estado ayudando. Sin duda son la razón por la que ha surgido todo esto”.

Con todo, la joven cantante es consciente que en el mundo de la música y las artes escénicas tener talento y las cosas claras no siempre son sinónimo de poder alcanzar los objetivos. El haber salido de algún programa televisivo de éxito, un físico espectacular o una buena suma de seguidores en redes sociales son características que últimamente pesan de forma significativa en la industria musical española. Si a todo lo anterior se le suma una voz más o menos bonita y con personalidad, un buen equipo de marketing y composición pueden hacer que personas sin conocimientos musicales alcancen los primeros puestos en las listas de ventas. Loloces opina al respecto: “Yo creo que todos los artistas tienen derecho a formar parte de este mundo, pero sí que es verdad que en mi opinión tiene más mérito alguien que empieza desde cero. A veces ves a otros cantantes y artistas que no entienden de nada y es una pena que estén ahí arriba. La realidad es que no es fácil empezar llenando estadios”.

Aun con la realidad presente y todas las dificultades e inconvenientes que se puede encontrar por el camino, la joven estudiante sigue teniendo claro que el plan A, el B y el C son dedicarse a su pasión. Puede que la clave de su éxito resida en su canal de YouTube al igual que ha sucedido con otros artistas como Shawn Mendes o Justin Bieber. Ella no lo descarta, al igual que no le dedica malas miradas a presentarse a algún programa de talento como forma de intentar que las discográficas se fijen en ella y su proyecto. Mientras tanto, las últimas palabras de la entrevista remiten a la idea de que el viaje no ha hecho más que comenzar. “Ojalá con la próxima canción vuelvas a hacerme una entrevista”, es la última frase de Loloces antes de despedirse.

0 comments on “Pasión, sueños y música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: