Opinión Política

Pero, ¿y ahora qué?

Sobre la situación actual de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo

Tras todo lo que aconteció durante los años de la Guerra Civil y la posterior dictadura, la situación de las víctimas del franquismo ha pervivido en España como uno de los asuntos más discutidos y politizados de la historia del país. Una lucha que nace, quizá, desde lo más sincero y personal de los familiares, se ha llevado a tela de juicio político durante todos los años que han seguido a la represión y hasta hoy día.  

La muerte de Francisco Franco en 1975 y la llegada de una etapa de transición parecían dilucidar una esperanza de justicia, pero sin embargo todo acabó quedando marcado desde el inicio por el miedo a la repetición de una dictadura. El país no estaba preparado para el cambio, se habían vivido momentos que nadie podía permitirse volver a repetir, por lo que todo quedó resumido a un cambio convertido en reforma pactada sustentado sobre el conocido “Pacto de la Transición”.

El olvido voluntario de los crímenes de la represión se estableció entonces como condición necesaria para avanzar hacia lo que todos los demás países europeos tenían entre sus manos; y la cuestión de las víctimas del franquismo y la memoria histórica fue uno de los aspectos que quedaron abiertos y muy mal abordados. Se renunció al pasado más inmediato y se quisieron eliminar cuarenta años de las páginas de la historia en los marcos institucionales, judiciales y educativos. Fue esto lo que determinó todo lo que vino después: ¿y ahora qué?

Desde un primer momento, el franquismo se preocupó de dar un justo reconocimiento a las víctimas de la represión en la zona republicana. Se trabajó por identificarlas y exhumar sus cuerpos para poder cerrar esta etapa de una forma digna. Sin embargo, aquellos que habían pertenecido al otro bando durante la contienda no tuvieron la misma suerte. Titulares actuales muestran la realidad que aún hoy día viven estas víctimas, tales como el que afirma que “Solo Camboya tiene más fosas comunes que España”[1], o el que confirma la existencia de “876 expedientes sobre bebés robados incoados por el Gobierno desde 2013 y solo 11 reencuentros”. [2]

Por la situación de anomalía internacional [3] que las particularidades de la Transición trajeron, fueron necesarias varias décadas para que surgiera una reivindicación por parte de la opinión pública que apostara por la memoria. Después de 15 años sin que ninguna institución pública se hubiera preocupado por promover investigación alguna, familiares y otros voluntarios, ayudados por la labor de asociaciones como la ARMH, comenzaron a exigir justicia en relación al asunto; y fue ya durante los años noventa cuando el movimiento surgió con más fuerza, entre otras razones gracias al cambio generacional y la esperanza que encendió la justicia internacional.

El 28 de junio de 2006, el gobierno de Rodríguez Zapatero presentó el proyecto de la Ley de Memoria Histórica de España. Más de un año después fue aprobada por el Congreso de forma mayoritaria. No obstante, la ley solo comprometía a las Administraciones a “facilitar a los descendientes directos de las víctimas que así lo soliciten las actividades de indagación, localización e identificación” y a establecer subvenciones que sufragasen los gastos. Más tarde Mariano Rajoy redujo a cero estas últimas, por lo que los afectados se vieron en la necesidad de recurrir a entidades privadas que financiaran la búsqueda y exhumación de sus familiares.

Desde este tardío inicio mediático, pasando por el torpe inicio judicial, se ha recorrido un camino largo y duro para llegar a la situación actual con respecto a las víctimas. Una de las medidas más destacables fue la de la presentación de la querella argentina en abril de 2010 para iniciar una investigación sobre el “genocidio” y los crímenes de lesa humanidad cometidos desde 1936.

Todo esto que aquí se recoge continúa siendo un peso enorme de discusión. El pasado octubre de este mismo año se leía en las páginas de El País el titular “Justicia abrirá antes de final de año 13 fosas del franquismo”[4], en el que se explica que no se ha vuelto a financiar ninguna búsqueda desde que Rajoy cortó con el compromiso de subvención que había promovido el anterior presidente socialista. Otra noticia mediática fue la de la retirada de las placas en homenaje a los ejecutados en Madrid entre 1939 y 1944 por parte del ayuntamiento de PP y Ciudadanos. La nueva alcaldía consideraba que se debía “honrar a todas las víctimas del periodo bélico para evitar nuevos agravios”. Por supuesto, también cabe destacar la repercusión social y política que ha tenido la noticia de la exhumación del dictador Francisco Franco el pasado 24 de octubre.

Aún quedan muchos agujeros por cubrir: exhumaciones y reparaciones, investigaciones sobre el paradero de todos los niños robados, la retirada de monumentos que ensalcen el pasado dictatorial o el llamamiento a tribunal de todos aquellos torturadores y violadores de los Derechos Humanos. Con todo, queda claro que lo que las víctimas del franquismo viven a día de hoy ha arrastrado un proceso largo y complejo de injusticias, impuntualidades y dificultades que han convertido su situación en un camino nada fácil de seguir y de lucha constante por la dignificación y, en definitiva, el cumplimiento de la justicia.


[1] Pascual, Roger. (16 de abril de 2016) “Solo Camboya tiene más fosas comunes que España”, El Periódico.

[2] Junquera, Natalia. (20 de marzo de 2019) “876 expedientes sobre bebés robados incoados por el Gobierno desde 2013 y solo 11 reencuentros”, El País

[3] Así lo califican relatores de la ONU que han visitado el lugar según el artículo del País: Junquera, Natalia. (24 de octubre de 2019). “La exhumación de Franco pondrá fin al último gran símbolo de la dictadura”, El País.

[4] González, Miguel. (23 de octubre de 2019). “Justicia abrirá antes de final de año 13 fosas del franquismo”, El País.

0 comments on “Pero, ¿y ahora qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: