¿Existe alguna relación entre el coronavirus y la III Guerra Mundial?

Estos últimos meses, la propagación del coronavirus ha llenado las portadas de los informativos causando especial preocupación entre la población europea, que veía cómo el contagioso virus se iba acercando cada vez más. Muchos incrédulos acusaron a los medios de comunicación de alarmistas e incluso sensacionalistas citando siempre la misma frase: “hay más muertos por gripe que por coronavirus”. Pero la realidad es muy diferente. Los datos del número de muertes que causa la gripe se miden a nivel estacional, es decir, se usan números absolutos. En números relativos, la mortalidad del coronavirus es de un 2-3% frente a la de la gripe, que se sitúa en un 0´1-0´2%. Además, el COVID-19 es mucho más contagioso que la gripe. Mientras que una persona infectada por este virus es capaz de contagiar a 2 o 3 personas más, un infectado de gripe contagia a 1´3 personas.

El coronavirus es un virus que causa problemas en el tracto respiratorio, que son generalmente leves (resfriado común), pero que en sus formas más raras (SARS, MERS, COVID-19) pueden ser letales; por eso la población más vulnerable la componen ancianos, enfermos crónicos y personas con problemas respiratorios. El principal problema que plantea la propagación de este virus es la saturación de los hospitales. En el momento en el que comiencen a escasear tanto camas como personal sanitario, no se podrán tratar otra serie de males también urgentes (apendicitis, urgencias por accidente, etc). Otro de los grandes problemas que conlleva esta crisis es el parón económico. De hecho, esta última semana, el Ibex 35 que se encontraba en torno a los 6.000 puntos, experimentó una variación negativa histórica de hasta un 14%. Esto puso en vilo a los accionistas que vieron cómo se desplomaba la bolsa ante esta externalidad tan desafortunada.

El Gobierno Español, ha intentado frenar el virus estableciendo una serie de medidas para que el país no se convierta en la “nueva Italia”. Algunas de ellas son: el cierre de centros educativos (desde guarderías hasta universidades), el cierre de museos, la suspensión de las oposiciones, la suspensión de eventos deportivos, el aplazamiento de los viajes del Imserso y el aplazamiento de las fallas de valencia entre otras. Por otro lado, una de las medidas más restrictivas que se han aplicado ha sido la limitación de la libre circulación de los ciudadanos, exceptuando casos concretos como la adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, la asistencia a centros sanitarios, los desplazamientos al lugar de trabajo, etc.

Según el artículo 20 del Real Decreto, el incumplimiento del estado de alarma será sancionado.

En cuanto a trabajo se refiere, el Gobierno ha decretado que los funcionarios recibirán el 100% de sus retribuciones en caso de cuarentena preventiva. También buscan dar una protección eficaz a los trabajadores que estén de baja o en aislamiento preventivo por el virus. Estos tendrán una baja por enfermedad profesional y pasarán a recibir al día siguiente de la baja laboral el 75% de la base reguladora con cargo a la Administración. Además, el Gobierno ha asegurado que apoyará la liquidez de las PYMES mediante líneas de crédito y facilitará el cumplimiento tributario con aplazamientos o moratoria en el pago de impuestos. A parte, busca compensar a los progenitores que no disponen de opción de teletrabajo, estableciendo una prestación extraordinaria de la Seguridad Social. Este jueves se celebrará un consejo de ministros extraordinario donde se discutirán los requisitos y cuantía de estas medidas.

Pero lo que muchos se preguntan es ¿cómo es posible que se haya producido una crisis tan grave en tan poco tiempo?

La creencia de que este virus fue contagiado por ingesta de un animal exótico en un mercado Chino ya ha sido descartada por muchos científicos. Muchos de ellos opinan que el coronavirus es producto de la bioingeniería y que tal vez se haya propagado por un problema de fuga en un laboratorio próximo a Wuhan. Aunque los más “conspiranoicos” no descartan el hecho de que el virus sea un patógeno de laboratorio empleado en una encubierta acción de una guerra biológica.

De hecho, si analizamos los acontecimientos recientes referentes a la III Guerra Mundial, podemos comprobar que los datos tienen relación. Recordemos que entre Estados Unidos y China hay una gran competitividad por liderar el panorama económico mundial. A esto se le suman los continuos ataques entre ambos países. Un ejemplo de ello es el asesinato por parte de Estados Unidos de Qasem Soleimani, general jefe de la guardia revolucionaria en Irán (país del que China es el principal socio comercial y protector en la guerra). Su asesinato el 3 de enero de 2020 fue uno de los motivos -aunque no el principal- por el que se le realizó a Donald Trump el Impeachment. Más tarde ocurrió el sospechoso derribo por parte de Irán de un avión comercial ucraniano en una zona de interferencias electromagnéticas, y otro norteamericano en Afganistán que llevaba 80 personas a bordo, entre las que se encontraba el jefe de la CIA en oriente medio, Michael D’Andrea, que fue quien planificó la muerte de Soleimani. Otro dato curioso que es de imperativa importancia destacar es que, en octubre de 2019, el Foro de Davos realizó en Nueva York un ejercicio contra una epidemia de coronavirus. En este proceso fue fundamental la participación de las fundaciones Johns Hopkins Center for Health Security y Bill & Melinda Gates Foundation.

Fuente: internacional.elpais.com

Un par de meses más tarde estalló la enfermedad en Wuhan, poco antes del año nuevo chino, justo cuando se produce el mayor número de desplazamientos de población allí.  Wuhan, situada en el centro de China, es una de las zonas más industrializadas y punteras en tecnología. Su población es de unos 11 millones de habitantes, y se tomó la decisión de cerrar la ciudad cuando el número de infectados ascendió a los 600 y el número de muertes no superaba las 20. Este dato contrasta con la situación de Madrid, con una población de 6,662 millones de habitantes, que ha decidido poner en marcha las primeras medidas para evitar que aumenten los contagios, cuando el número de infectados ya superaba las 1000 personas y se habían producido 31 muertes por el coronavirus.

Mientras tanto, el mundo entero sigue a la espera de una vacuna que frene la ya reconocida como pandemia. En un principio, la empresa estadounidense Moderna Inc. será la que desarrolle la vacuna, financiada por la polémica fundación, en teoría, sin ánimo de lucro, Bill & Melinda Gates.

El bloguero Eladio Fernández predice que “el coronavirus desaparecerá en el mes de mayo hasta su reaparición mutada en octubre de 2020 con las primeras gripes otoñales. De mayo a septiembre lo trasladarán a Suramérica con el invierno andino.” Además, añade que el principal problema es el deseo de fines de lucro puesto que: “no usan antibióticos, solo cloroquinas. El objeto es la vacunación forzada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s