Deportes Opinión

Todo un revés

Fuente: Infobae

Hay lugares que tienen aura, algo especial que hace que ese sitio sea diferente al resto. El aire, la gente, el estadio…no lo sé. Probablemente nunca sepamos qué es lo que hace a Wimbledon tan especial para el mundo del tenis.

Quizás sea por ser el único Grand Slam que se juega en hierba, por ser el único de los cuatro grandes con el privilegio de tener la superficie destinada a la antigua nobleza. Siempre perfecta, siempre verde, inmaculada para que los gladiadores salgan a batallar por un hueco en la historia.

Posiblemente sea el escenario. Porque Wimbledon no se juega en cualquier estadio. La Center Court situada en el centro del clásico All England Tennis Club no es una pista más. Fundado en 1868, el viejo complejo inglés acoge todos los años a millones de personas, que acompañados de una ración de champán y diez fresas, acuden a ver jugar a los mejores tenistas del mundo.

Ir de blanco. Desde los inicios del tenis, Wimbledon es el único torneo de todo el circuito que obliga a los tenistas a vestir del color que antaño diferenciaba a la nobleza del resto de la población. Todas las marcas y todos los jugadores, de forma excepcional, aceptan sin reproche esta medida que desde 1963 reina en el mítico Grand Slam. Simplemente único.

Pero esto no es todo, porque ganar Wimbledon no es simplemente alzar una copa al cielo y lograr unos puestos en el ranking. Es un sabor diferente, posiblemente difícil de explicar y que te otorga el privilegio de entrar en el prestigioso club de miembros del viejo complejo inglés.

Y si hay alguien que conoce a la perfección este significado es Roger Federer. Su Majestad reina sin discusión por encima del resto sobre la hierba. Nadie lo discute, todo el mundo del tenis rinde pleitesía cuando el suizo hace su entrada en la pista central. Con ocho títulos, el suizo convierte la Centre Court en su patio de colegio donde se divierte como un niño y juega como un maestro.

Pero esto año, nada de esto será posible. Ni los tenistas cumplirán la tradición, ni veremos la hermosa hierba verde, ni a su Majestad dando exhibiciones a sus treinta y ocho años. Por primera vez tras la Segunda Guerra Mundial, la organización del torneo ha decidido cancelar la edición de este año por el coronavirus.

Era una noticia esperada, pero la idea de no poder disfrutar de Wimbledon es un absoluto revés paralelo totalmente imposible de devolver.

0 comments on “Todo un revés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: