Actualidad Cultura

La gesta Balmis

La operación de despliegue de la UME en las calles por el Covid-19 rinde homenaje a la histórica expedición española de la vacuna contra la viruela

El Ministerio de Defensa despliega a la Unidad Militar de Emergencia para luchar contra la pandemia que asola España. La operación que coordina todos los movimientos del cuerpo militar se le ha denominado Balmis en honor del capitán Francisco Balmis, capitán de la Expedición Filantrópica de la Vacuna. La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna supuso una burbuja de aire para la población latinoamericana en la lucha contra la viruela a principios del siglo XIX. Su historia, llena de épica y a su vez vacía de reconocimiento popular reconforta en estos tiempos donde el Coronavirus amenaza a toda la humanidad.

Francisco Javier Balmis (Alicante, 2 de diciembre de 1753) siempre sintió una enorme pasión por la medicina, se ganó el beneplácito de la familia real y se convirtió en el cirujano de la cámara del monarca Carlos IV. La confianza que depositaban la Familia Real en él fue un hecho clave para la realización de la expedición ya que el Primer Ministro del monarca, Manuel Godoy, sufragó los costes de toda una operación sin precedentes. Tras culminar la misión de la vacunación en las colonias de ultramar y los conflictos entre la corona francesa y la española, volvió a ser el cirujano real por segunda ocasión, esta vez con Fernando VII, hasta su fallecimiento en Madrid el 12 de febrero de 1819.

Busto de Francisco Balmis ubicado en la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernandez en San Juan De Alicante.
Fuente: Wikipedia.org

La tarea de llevar la vacuna al continente americano sin que se deteriorara durante el trayecto, resultaba una autentica utopía, sin embargo, Balmis logró diseñar un plan arriesgado: Llevar en un barco a veintidós niños que no habían sido vacunados previamente de la Viruela y de dos en dos, ir traspasando, brazo a brazo, el suero de la vacuna hasta llegar a América Central y a partir de ahí, expandir la vacuna a todas partes del continente. Un 30 de noviembre de 1803, salió el navío conocido como María Pita, desde el puerto de La Coruña rumbo al continente americano. Tras un mes de viaje, la expedición llegó a Puerto Rico tras una escala previa en Canarias para vacunar por el archipiélago. Durante la travesía, se destacó la labor de la enfermera y rectora de orfanato Isabel Zendal, quién fue clave en la manutención del grupo de niños que portaron la vacuna. Su hazaña fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud al considerarla como la primera enfermera en misión internacional de la historia. Una vez llegado a América, la expedición tomó la decisión lógica de dividirse para expandir más rápido la vacuna. Por un lado, el capitán Balmis estableció la Junta Central de la Vacuna en Caracas y posteriormente se dirigió a Cuba. Por otro lado, José Salvany, subdirector de la expedición, partió hacia Nueva Granada (territorio comprendido actualmente por Panamá, Colombia, Ecuador y Venezuela) y el virreinato de Perú (actual Perú, Bolivia y Chile), supuso un acometido tan sacrificado que acabó con su propia vida.

En la siguiente etapa, Balmis buscó en esta ocasión, veinticinco niños para realizar un segundo viaje transoceánico. El destino de este segundo viaje fueron las islas Filipinas, teniendo el mismo objetivo que ya se había logrado en el continente americano. Partiendo desde México, la expedición llegó a Manila en abril de 1805. Una vez completado el proceso de vacunación en las islas, Balmis solicitó un último viaje para adentrarse en China. Tras un viaje extenuante, la expedición se completó vacunando en varias ciudades hasta llegar a la provincia de Cantón. La expedición, a pesar del sacrificio sobrehumano realizado durante el largo camino, resultó ser un rotundo éxito y sería recordado como uno de los mayores hitos de la medicina en la historia.

Esta historia ha sido fuente de inspiración de varios novelistas, novelas como A flor de piel escrita por el novelista ganador del Premio Planeta 2011, Javier Moro. El director y guionista español, Miguel Bardem adaptó la novela de Almudena Arteaga Ángeles custodios, al cine con su película 22 ángeles, protagonizada por Pedro Casablanc en el papel de Francisco Balmis.

 

 

0 comments on “La gesta Balmis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: