Cultura Opinión

La cultura de lo instantáneo

 

Aviador Dro-La Ciudad En Movimiento - YouTube

Hace tiempo que nuestros mayores insisten en disfrutar de los pequeños momentos de la vida y nos hacen ver cómo vivimos ante un ciclo de estrés constante donde nos vemos forzados a acabar una tarea y conseguir la siguiente. Acabar antes que el prójimo y superar el nivel de “productividad”. No se es suficiente si no se llega a tal umbral que poco a poco aumenta hasta forzarnos y hacernos sentir “frágiles”.

Una de las principales razones por las que hemos cambiado esta mentalidad es debido al crecimiento exponencial de la capacidad tecnológica, que nos hace llegar informaciones constantes y que causa que en el momento en el que recibamos otra, la anterior quede descartada como un suceso o anécdota. La moda cambia cada segundo, momento que se deja de prestar atención, momento que no seguimos el compás de la sociedad.

Este tipo de situaciones podemos observarlas hasta en los momentos más cotidianos cuando, cada vez más a menudo, se sustituye un libro por una serie, se busca un titular impactante antes que detenerse a investigar un tema o incluso cuando se tiende a buscar una respuesta sencilla y concreta a un problema. Se suele esperar poco y nos inquietamos cuando se tarda en obtener respuesta. A día de hoy encontramos tal número de oportunidades que desechamos rápidamente aquello que no nos convence desde el principio.

Esto conlleva grandes problemas de salud mental pues nos vemos entrometidos en un estrés de forma regular y del que es muy difícil salir. Este causa una búsqueda de la eficiencia y perfección a ritmos altos y provoca cierta sensación de debilidad debido a no saber llevar esta situación. A pesar de que expertos digan que no hemos de sentirnos presionados, el resto de la población no permite el miedo al “fracaso”. Es de vital importancia ser conscientes de que existe y dar a conocer los límites de uno mismo sin sentir debilidad.

En un ámbito más pragmático, podemos encontrar este tipo de situaciones en generaciones futuras. Desde guarderías hasta los primeros años de adolescencia, los profesores y padres a menudo pasan un mal rato buscando cientos de actividades que planear para que el niño en concreto no pierda la atención y que en caso de que se distraiga no recurra a una tableta o dispositivo electrónico (que le proporciona distracción distinta de forma constante).

Nuestro papel en muchos casos es crear una consciencia de la existencia de este hecho e intentar poco a poco inculcar a generaciones futuras que no acabar tareas no implica haber fracasado y que lo importante no es darse por vencido, sino seguir en esta carrera de fondo y admitir los límites. Además, hacer saber que siempre va a haber una tarea por hacer y que disfrutar del proceso es parte del entrenamiento que lleva al éxito.

1 comment on “La cultura de lo instantáneo

  1. Un punto de vista muy acertado 👍

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: