Opinión Política

La política entra en el menú

El 9 de marzo, mediante Orden 338/2020 se decretaba por la Consejería de Sanidad la suspensión temporal de la actividad educativa, incluyendo el servicio de comedor. Esta situación supuso todo un inexigible desafío para aquellas familias con serias dificultades para alimentar a sus hijos todos los días de la semana. El gobierno de Díaz Ayuso decidió entonces iniciar en la Comunidad de Madrid un dispositivo para dar de comer a los 11.500 niños de familias perceptoras de la Renta Mínima de Inserción a través de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes.

El 9 de marzo, mediante Orden 338/2020, se decretaba por la Consejería de Sanidad la suspensión temporal de la actividad educativa, incluyendo el servicio de comedor. Esta situación supuso todo un inexigible desafío para aquellas familias con serias dificultades para alimentar a sus hijos todos los días de la semana. El gobierno de Díaz Ayuso decidió entonces iniciar en la Comunidad de Madrid un dispositivo para dar de comer a los 11.500 niños de familias perceptoras de la Renta Mínima de Inserción a través de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes. Atendiendo a que 80.000 menores que tenían reducciones en la cuota de comedor siguen, en mayo, desatendidos por no ser perceptores de la RMI.

La polémica en torno a esta medida no tardó en crearse desde el momento en el que se invalidaron los contratos de las empresas de comedores, adjudicados por concurso público y ya firmados. Además, se vio aumentada por las críticas hacia el valor nutricional para los niños beneficiarios al conocerse que el Ministerio de Sanidad no aprobó, por ser “poco saludables”, estos menús. Sin embargo, un día después Sanidad se retractaba y éstos comenzaban a ofrecerse desde el miércoles 18 de marzo con un contenido de pizzas, pollo rebozado, ensaladas pasta, croquetas, wraps, ensaladas y sándwiches.

Menú del Telepizza para familias perceptoras de la RMI, vía @LatinaEnLucha

Más de cuarenta días llevan los niños y niñas de la CAM alimentándose con unos menús de aporte energético muy desequilibrado entre unos días y otros, donde la única verdura que se da es una misma ensalada repetida cuatro días a la semana, no hay legumbres, casi todos los productos que se incluyen se sitúan en la parte alta de la pirámide NAOS, las salsas industriales aparecen en el 50% de las propuestas, el único pescado que aparece es el atún -que por su contenido en metales pesados es poco recomendado en esas edades-, y donde el aporte proteico es a través de alimentos procesados que la OMS recomienda ingerir con moderación. La Federación Regional de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (FAPA) Francisco Giner de los Ríos ha puesto una demanda administrativa contra la Consejería de Educación de Madrid basándose en un informe elaborado y firmado por Paloma Gladiné Martín y 16 nutricionistas más. La FAPA también ha enviado una queja al Defensor del Pueblo, que ha recibido otra por el mismo motivo del grupo parlamentario Más Madrid.

El pasado miércoles 29 se hacían eco en las redes sociales las palabras de Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid, determinante en su posición de que dar de comer esos alimentos durante mes y medio a niños vulnerables era justificable porque: Juraría que al 100% de los niños les encanta. Una vecina de Orcasur, Angelines Díaz, entrevistada por el diario de Público expone su experiencia y sirve aquí como un perfecto contraste entre la realidad y las palabras de la presidenta de la Comunidad: “Mi hijo está encantado, claro. Todos los días pizza o hamburguesas, que le encantan, pero ha engordado en este mes y medio. Tiene más tripa y los brazos y la cara más rellenos, porque además ni siquiera han podido salir a jugar (…) El pediatra siempre me insiste en que evite este tipo de comida rápida. Como mucho se la daba una o dos veces al mes, pero ahora es casi a diario”.

Muy fuerte: Isabel Díaz Ayuso defendiendo que los niños coman ...
Ayuso en la Asamblea de Madrid el pasado día 29, vía ElDiario.es

Mientras que la Comunidad de Madrid (PP-Cs) ha apostado por esta alimentación que tiene un precio de 5€/menú del Telepizza y del Rodilla, y 7,30€/menú de Viena Capellanes, otras Comunidades Autónomas y municipios han apostado de forma diferente. En la Comunidad Valenciana (PSOE-Compromís-Podem) dotan a 58.925 alumnos de la totalidad de la beca de comedor de la comunitat de un vale cada 15 días de 60€/alumno para comprar en los establecimientos de Consum y Charter. Además, Educación garantiza los puestos de trabajo del personal del comedor escolar ante la imposibilidad de prestar el servicio mientras dure la suspensión temporal de la actividad educativa presencial abonando el importe del sueldo con el complemento y antigüedad correspondiente, así como la Seguridad Social del personal de cocina y monitores durante los días que se alargue la situación de excepcionalidad. Como otro ejemplo orientativo, en Galicia (PP) la Consellería de Educación, Universidade e Formación Profesional compensarán con ayudas directas a 22.532 familias de hijos e hijas con beca total o parcial del comedor escolar, las ayudas serán de 35€/alumno y 21€/alumno respectivamente. Es evidente, entre comer siempre Telepizza y no comer nada, hay alternativas.

En la Comunidad de Madrid, frente al modelo de Ayuso, el grupo parlamentario Más Madrid presentó en el comité de crisis municipal una opción alternativa: que el Ayuntamiento abra cocinas comunitarias de colegios, escuelas infantiles, centros de mayores o escuelas de hostelería, actualmente cerradas, para la elaboración de menús equilibrados y adecuados, además de extender a los destinatarios de los menús a familias en situación de vulnerabilidad con la crisis del coronavirus.

Pese a las numerosas críticas recibidas por su gestión en esta materia, Isabel Díaz Ayuso ha afirmado que continuará alimentando a los niños y niñas de la CAM con estos menús hasta que finalice el periodo lectivo -alrededor de un mes y medio más-, pero que a partir de ahora se habilitarán también las instalaciones de Escuela Superior de Hostelería para cocinar 1.000 menús diarios destinados a familias desfavorecidas afectadas por la alerta sanitaria por COVID-19.

1 comment on “La política entra en el menú

  1. Martín Cabanillas

    Un artículo brillante y realista. Con la salud de los niños no se puede especular

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: