Actualidad Cultura

Setenta y cinco años no son nada

Los ruidos de los cañones habían cesado y el temor al vislumbrar como un avión volaba por el cielo de tu ciudad, se transformaba en un desfile militar celebrando la victoria. No pudo existir un acto más inhumano y más cruel que aquello. Fue la imagen más gris y sucia que un ser humano es capaz de transmitir: el asesinato, el odio, la guerra

Fuente: National Geographic

Parece que ha pasado mucho tiempo, que eso queda muy atrás, que todo se ha superado. Pero la realidad es que hace bien  poco. Setenta y cinco años no son muchos, son una minúscula parte dentro de la historiografía europea, pero en tiempos de paz, democracia y globalización lo recordamos como si fuera la Edad Media.

Ayer se cumplía el setenta y cinco aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, de la victoria de la democracia frente al autoritarismo, de la hermandad entre europeos frente a la división y de la libertad frente a la opresión.

Desgraciadamente, este aniversario fue diferente a los demás. En medio de una epidemia global y con la ciudadanía confinada en sus casas, los principales líderes mundiales recordaban ayer, casi en soledad, a todos aquellos que lucharon por defender lo que hoy denominamos como ‘normal’.

Desde el arco de triunfo de París, Emmanuel Macron rindió un sincero homenaje a todas las víctimas francesas. Acompañado por los dos últimos presidentes de la República, unos guantes y el himno de la Marsellesa de fondo, realizó una ceremonia íntima, sin desfile, ni invitados, ni tribuna de prensa. Unas flores y un libro de oro fueron suficientes para recordar a los que lucharon.

En cabeza, como siempre, Alemania que aun siendo la principal causante de aquel conflicto, obligó a recordar a los alemanes, con una regia ceremonia, que aquello no puede volver a suceder. Cumpliendo con la distancia de seguridad requerida, Ángela Merkel acompañada de cuatro altos cargos, realizaron una sencilla pero muy simbólica ofrenda floral en la Puerta de Brandeburgo.

En Inglaterra el Príncipe Carlos encabezó la ceremonia desde Bikhall guardando dos minutos de silencio. Más tarde, la BBC emitiría una lectura de los diarios del rey Jorge VI y discursos del que fue su presidente del gobierno, Winston Churchill.

Por mucho que pasen los años y las décadas, el 8 de mayo quedará siempre en la historia como un día de reflexión, de paz y de recuerdo. “We will meet again”

0 comments on “Setenta y cinco años no son nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: