Cultura

El confinamiento que dio vida a Frankenstein y al Vampiro

Una noche que se alargó tres días y llenó de inspiración una mansión de Suiza

Una erupción de un volcán en los Mares del Sur provocó un tsunami en las costas de Bali, inundó parte del territorio chino y cubrió el cielo de ceniza y azufre, trayendo a Europa el verano más frío del milenio. Esto ocurrió en el año 1816 y provocó que Lord Byron, que había alquilado una casa a orillas del lago Leman (Suiza), se quedara encerrado con sus colegas, el poeta Percy Shelley, su novia Mary y la hermana de esta, Claire, y su médico y aprendiz de escritor, John William Polidori. Donde se alojaban era una mansión conocida como Villa Diodati, que ya había albergado a otros grandes autores y pensadores como Rousseau, Voltaire o John Milton.

Esa especie de confinamiento dio vida a dos de los mitos más conocidos de la historia: Frankenstein y el Vampiro. Y es que, la primera noche la pasaron alrededor del fuego contando historias de miedo cuyo terror se veía incrementado por el clima exterior y la costumbre de Byron de leer este tipo de narraciones. Tras una larga noche de tormentas, historias y excitación, proponen escribir durante esa misma noche un cuento de terror propio.

Todos hubieran esperado que los ya consagrados Shelley y Byron, hubieran sido los autores de aquellas novelas y los creadores de aquellos monstruos. Pero no fue así. La noche se alargó tres días y la inspiración se apoderó de Mary y de Polidori, dando vida a Frankenstein o el moderno Prometeo y El Vampiro, respectivamente. Cabe destacar que Mary se había criado en una familia anarquista y feminista, que era hija de la Revolución Francesa y había presenciado muertes terribles, y todo eso le sirvió como material para su obra y como excusa para no quedarse atrás como mujer en una época principalmente masculina.

Los tres días de 1816 que pasaron confinados estos amigos, no son comparables con los más de sesenta días de 2020 que llevamos encerrados y que nos han arrebatado la primavera. Pero si estos escritores lograron alumbrar dos de las novelas de terror más aclamadas de todos los tiempos, ¿por qué no nosotros? Ni Mary Shelley, ni J. William Polidori eran escritores profesionales. Simplemente, empezaron a escribir rodeados de un ambiente diferente, especial. El que estamos viviendo a día de hoy también es distinto y está dando lugar a la creación de nuevas iniciativas artísticas. Vamos a darnos una oportunidad: ¿por qué no intentamos escribir?

Retrato de Mary Shelley por Richard Rothwell, exhibido en la Royal Academy en 1840 (Wikipedia)
John William Polidori (F. G. Gainsford, circa 1816) (Wikipedia)

0 comments on “El confinamiento que dio vida a Frankenstein y al Vampiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: