Opinión

Lo que esconde la pornografía

La pornografía es cine de autor, así se llamaba un grupo de WhatsApp al que pertenecí hace años, no es algo anormal o extraño esa clara complacencia de la juventud con la pornografía. Y es que tras el auge que ha tenido en la era digital, el porno ha pasado a ser algo que identificamos con nuestra vida cotidiana, de hecho el 90% de los hombres admiten haber consumido porno alguna vez. Y es que la pornografía entra en nuestra vida como algo novedoso, rompedor, una forma de descubrir tu cuerpo y excitarse a la vez. Pero tardamos o jamás nos damos cuenta de todo lo que conlleva esta “inocente” industria.

Mia Khalifa, una joven libanesa residente en Estados Unidos, posiblemente una de las actrices más famosas del mundo a pesar de su corta carrera, concedió una entrevista al programa HARDtalk de la BBC, dónde hablaba desde su experiencia personal. En un momento el presentador habla de un popular vídeo dónde Mia Khalifa portaba el famoso hiyab, recordemos que esta actriz proviene de Líbano un país extremadamente religioso, dicho vídeo generó que decenas de simpatizantes del ISIS le enviaran amenazas de muerte. El entrevistador le preguntó sobre como contestó cuando le dijeron lo que tenían pensado grabar, su respuesta fue simple:

-“Les dije literalmente que me iban a matar”

¿Cómo entonces es posible que ese video no solo se grabará sino que se difundiera? La actriz es clara:

“Intimidación. Estaba asustada. Nadie te obliga a tener sexo, pero aun así estaba asustada. ¿Alguna vez te has sentido nervioso de decir algo en un restaurante cuando la comida no está bien y el camarero viene y te pregunta “cómo está todo”? Estaba intimidada. Estaba nerviosa”

Es posible que muchos lectores piensen que fue responsabilidad de la actriz y aunque es posible que tengan parte de razón, la empresa, como comenta Mia Khalifa más adelante, busca crear ese clima de incomodidad, de intimidación hacia las actrices. Así lo explicaba ella:

“Absolutamente. Cuando hay cuatro productores blancos en la sala y les dices algo así, y todos se ríen, es algo devastador y hace que no quieras hablar ni decir nada. Es lo mismo cuando firmas tu contrato, conoces al presidente y al CEO de la compañía en la sala, están contigo esperando que lo leas y cuando lo estás leyendo no entiendes nada de lo que está escrito, porque estás muy nerviosa, porque la gente te está mirando.”

Obviamente hablar de un suceso aislado sería un flagrante error, hay cientos de testimonios de actrices que son silenciados y acallados por las grandes productoras. Según un informe de Fight the new drug (2019), un 49% de mujeres sexualmente explotadas admitió que se grabó material pornográfico mientras eran prostituidas, es muy posible que todos hayamos visto más de una vez un vídeo porno dónde la actriz haya sido parcial o totalmente forzada.

Si hablamos del porno y sus consecuencias en nuestra sociedad, no nos podemos olvidar hablar de las fatídicas consecuencias que esta industria conlleva en los más jóvenes. Cada día los niños acceden antes al porno, actualmente la media de edad en los hombres es de 14 años, y en las mujeres de 16. Esta pronta entrada al  porno según Save The Children puede afectar a la compresión de relaciones personales. Lo que comenta Save The Children no es cosa menor debido a que el porno idealiza los cuerpos de ambos sexos, cuando la realidad es muy diferente. Esto hace pensar a los más jóvenes que todas las mujeres son así, lo que conlleva a un obvio distorsionamiento de la realidad, lo que les puede perjudicar gravemente en el inicio de su vida sexual.

El informe no se queda ahí, Save The Childrens pone sobre la mesa el machismo existente en la pornografía. Desde principio a fin, la pornografía se centra en el disfrute del hombre, y obvia descaradamente el disfrute que pueda obtener la mujer. Esto es aún más grave cuando en la gran mayoría de vídeos la mujer actúa como una persona sumisa que debe hacer lo que le ordene el hombre, esto podría desembocar en un ligero aumento del machismo entre los jóvenes, especialmente a la hora de tener relaciones sexuales.

Por último, Save The Childrens alega que si no se le da ninguna otra enseñanza sexual a los jóvenes, estos podrían relacionar todo lo que ven en el porno con la realidad, lo que les llevaría a imitarlo (recordemos que algún vídeo porno trata sobre violaciones, torturas, abusos…) de hecho la investigadora Carmen Orte ha afirmado que el vídeo porno más visto en la actualidad en internet escenifica “una violación en grupo muy violenta”, lo que coincidiría con el aumento exponencial de casos como el de La Manada en los últimos años.

Mientras toda esta rueda de abusos que brevemente he comentado sigue su curso, tenemos que aguantar y soportar las caras amables de los grandes portales de vídeo para adultos como Pornhub. El cual durante esta cuarentena “regaló” un mes gratis de “Pornhub Premium”, es decir una perfecta estrategia comercial que busca encontrar cada vez más consumidores. Es necesario recordar que Pornhub no ejerce ni quiere ejercer ningún control de edad sobre sus consumidores, debido a que gran parte de su audiencia es menor de edad. Esto degenera en que miles de niños estén a un clic de acceder a contenido que supuestamente tienen restringido.

Aun así seguimos callando y no es por otra cosa porque somos cómplices de todo lo que desde aquí quiero criticar. Mejor dicho nos han hecho cómplices, nos ponen una manta translucida  delante de nuestras caras para que no lo veamos, y aunque sabemos que si quitamos esa manta vamos a descubrir montones de abusos y violaciones constantes contra los derechos básicos de las personas, seguimos su juego porque disfrutamos con lo que nos ofrecen y no queremos perder ese disfrute. Obviamente la culpa no es exclusiva del consumidor, la culpa en mayor medida es de quien comete esos abusos. La culpa de que niños menores de 18 años accedan a porno no es nuestra, es de las plataformas que ni controlan ni quieren controlarlo porque solo buscan su beneficio económico. La pregunta que ahora cabe hacerse es ¿cuál es la solución?

Si bien existen países que han prohibido o prohibieron el consumo o la producción de la pornografía, no han conseguido erradicar el consumo, aunque es verdad que han cosechado diversos resultados positivos. Hablamos de los países socialistas del antiguo eje soviético, actualmente solo Cuba, China y algunos países que conformaban la antigua URSS han mantenido dicha prohibición (cabe mencionar que también los países árabes cuentan con esta prohibición, pero el motivo de ella es completamente distinto, religioso en la mayoría de los casos). En Cuba a pesar de la prohibición existente castigada por el código penal con una pena que oscila entre los 3 meses y el año de cárcel, los ciudadanos suelen contar con diversas cintas pornográficas que se van compartiendo.

Centrémonos en, seguramente el país socialista con más parecido cultural al nuestro, hablamos de la RDA (República Democrática Alemana). En este país no se prohibió el porno en sí, pero sí tal como lo conocemos. Se permitía el porno y el nudismo como arte, el comisario del nuevo museo sobre la RDA abierto en Berlín nos cuenta cómo funcionaba la pornografía en el país socialista:

“Estamos ante un porno muy light, casi es más arte fotográfico (…) para celebrar el cuerpo humano de forma estética”.

Un estudio adicional señala como los jóvenes de la RDA solían tener una vida sexual más sana que sus vecinos de la RFA, tenían hijos antes, núcleos familiares más sólidos… Esto obviamente no tiene exclusivamente que ver con el tema a tratar, la solidez económica con la que contaban los habitantes de la RDA era fundamental para estos resultados que se comentan.

El gran problema actual es que la pornografía ha sido aceptada en nuestra sociedad como algo lógico y normal, por lo que será muy difícil expulsarla o modificarla. Aquí es donde entra la conciencia individual, obviamente no va a cambiar nada si dejas de consumir pornografía, a PORNHUB o a XVIDEOS jamás les preocupará este pequeño artículo. Esa elección depende de ti, ¿quieres seguir manteniendo a una industria que viola impunemente los artículos 5 y 12 de la Declaración de los Derechos Humanos? ¿Quieres seguir participando en estos abusos?

Lo ideal sería saber qué vídeos están hechos con consentimiento total por parte de todos los actores, actualmente salvo que conozcas a ciertas pequeñas productoras independientes es imposible entre tanta mierda encontrar esa pornografía. Las grandes productoras esclavizan, no seas su aliado. No consumas pornografía.

A veces escribo sobre política e historia. En Twitter: @NicoFernandezMa (https://twitter.com/NicoFernandezMa)

0 comments on “Lo que esconde la pornografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: