Actualidad Opinión

La transfobia no desaparecerá por arte de magia

La historia es cíclica, y se podría decir que también lo son los debates en redes sociales que ciertos grupos deciden prolongar durante meses o años. No es una novedad ver cómo desde ciertos sectores del feminismo radical se hace gala de comportamientos completamente trans excluyente y que perpetúan la discriminación hacia el colectivo. El acoso en redes sociales, las bromas crueles sobre el género o la discriminación parecen estar a la orden del día en redes sociales que parecen defender una “libertad de expresión” que no hace más que camuflar la intolerancia y acoso hacia las personas trans.

No es algo fuera de lo normal ver cómo, a raíz de un tuit, las redes se incendian con indignación o a modo de apoyo, y es una reacción aún más típica cuando las afirmaciones tienen lugar en el mes del orgullo LGTB y son contra una de las siglas del colectivo. Sin embargo, esta vez no fue una persona anónima o desconocida a nivel internacional quien encendió la mecha, sino una de las escritoras más famosas de finales del siglo XX y principios del XXI: Joanne Rowling, o como es mejor conocida, J.K. Rowling.

En referencia a la posición que mantiene esta escritora en referencia al colectivo trans, parece vital mencionar que ya había mostrado actitudes tránsfobas al apoyar la causa de Maya Forstater, una mujer que fue despedida por tweets que manifestaban su transfobia.

Fuente: captura de Twitter de la cuenta de la escritora británica.

Las redes, sin embargo, volvieron a incendiarse con este tweet, publicado el 6 de junio de este año, que ganó una rápida relevancia entre los usuarios de Twitter que eran seguidores de la escritora británica. Pese al apoyo que J.K. Rowling recibió desde una parte de los fans y personas anónimas, las críticas fueron mayoritarias, debido a, no solo a la transfobia, sino al sexismo y, en cierto grado, desconocimiento implícitos que tienen esas declaraciones. Relacionar a la mujer con su capacidad de menstruar no discriminaría solo a las mujeres trans, sino a toda aquella persona con útero y vagina que por diversos tipos de enfermedades no pudiesen hacerlo.

Sin embargo, las declaraciones de J.K. Rowling no se quedaron ahí: el 7 de junio publicaría otros tuits en respuesta a “insultos” recibidos (citando un mensaje en el que la llamaban TERF: feminista radical trans excluyente) intentando defenderse con argumentos ofensivos, en los que asegura que las personas trans gozarán siempre de su apoyo y que se mostrará contraria a cualquier tipo de discriminación que pudiese ejercer contra ellas, no dejando de lado nunca la relación entre género y sexo. Por último, por si, hasta el momento, sus opiniones no hubiesen demostrado de manera clara su transfobia, da una última pincelada a su tweet, dejando claro que su vida ha estado definida por ser una “hembra”. Se puede ver cómo, de nuevo, se remite a unos términos biologicistas que en pleno siglo XXI parecen quedar obsoletos en la cuestión de género.

Fuente: captura de Twitter de la cuenta de J.K. Rowling.

Frente a estas últimas afirmaciones, Daniel Radcliffe sería el primero en reaccionar ante estas declaraciones de Rowling, el día 8 de junio, en The Trevor Project mediante una carta en la que, pese a intentar dejar claro que no quería que se tomase como una pelea entre él y Rowling, sí de oponía directamente a sus afirmaciones, además de asegurar que “Las mujeres trans son mujeres. Cualquier afirmación contraria a esto borraría la identidad y dignidad de la gente trans y va contra todo tipo de consejos brindados por profesionales presentes en asociaciones de salud, que tienen más conocimiento del tema que Jo (Rowling) y yo”. Esta última afirmación de Daniel parece responder directamente a un tweet puesto por Rowling en su “tanda defensiva” del día 7, en el que afirmaba “haber pasado mucho tiempo de los tres últimos años leyendo” información de todo tipo sobre este tema, de manera que se considera a sí misma con la capacidad de realizar las afirmaciones que hizo en tweets anteriores.

J.K. Rowling reaccionaría frente a las críticas recibidas por el protagonista cinematográfico de sus libros elaborando un artículo en su blog en el que ofrece cinco razones para hablar del sexo como un elemento relevante en la cuestión de género: entre estas razones se pueden encontrar argumentos como su antiguo puesto como profesora y fundadora de una organización de caridad, su preocupación por las mujeres en prisión, la “libertad de expresión” (o libertad de cuestionar la identidad de un colectivo concreto…), su preocupación por las mujeres que transicionan y luego “vuelven a su antiguo sexo por arrepentimiento”, así como su posición de mujer maltratada cuando era más joven, entre otros.

Tras esta declaración, otros actores de las películas se manifestarían. Por una parte, Emma Watson (Hermione Granger), no tardaría en dar su opinión, el 10 de junio, de nuevo en contra de las afirmaciones hechas por Rowling, con un tweet corto, pero contundente en el que “apoyaba y defendía de manera rotunda la dignidad e identidad de hombres y mujeres trans”. Poco tiempo después, se sumaría también Bonnie Wright (Ginny Weasley) con otro tweet, así como Rupert Grint (Ron Weasley).

Por último, entre los detractores de la escritora británica, cabe destacar la crítica hecha por Eddie Redmayne (personaje principal de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, una de las secuelas de Harry Potter), que no se limitaría a elaborar un tuit, sino que, siguiendo el ejemplo de Radcliffe, redactaría una carta dirigida a Rowling, en la que aseguró su apoyo y reconocimiento a las mujeres trans como mujeres, así como a los hombres trans como hombres y posicionándose en contra de las declaraciones hechas por la escritora.

Finalmente, parece que la fama y el cariño que se le ha brindado a la escritora durante las últimas décadas no le ha servido de escudo frente a las críticas y enfrentamientos que le han supuesto sus planteamientos biologicistas y tránsfobos del género. La libertad de expresión a la que tanta importancia da en el artículo de su blog previamente mencionado ha de ejercerse con cuidado, y criticar y cuestionar la identidad de las personas trans no parece cumplir ese requisito, pudiendo convertirse en un discurso de odio que se alejaría de la libertad.

Para terminar el artículo y reforzar el apoyo al colectivo, mencionar a Simone de Beauvoir con su “no se nace mujer, se llega a serlo” y reiterar el sexismo y la transfobia implícita en hacer aseveraciones que vinculen el sexo con el género.

0 comments on “La transfobia no desaparecerá por arte de magia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: