Deportes Opinión

¿Por qué les sienta tan mal que los jugadores hinquen rodilla?

Un tuit me hizo reflexionar durante días y decidirme a coger mi pluma y escribir este texto. Ese mensaje tan singular en redes sociales era de Trump, pero esta vez en lugar de enfadarme y molestarme (cómo es habitual), caló muy dentro en mí para replantearme seriamente esta pregunta: ¿Por qué les sienta tan mal que los jugadores hinquen rodilla?

En un país ultrapatriótico como EE. UU., el himno, junto con la bandera, es el máximo exponente de respeto y lealtad hacia la nación. Al contrario de en otros países como Francia e Italia en dónde la letra se canta a coro y entre lágrimas haciendo resonar el estadio, en EE. UU. todos se llevan la mano al corazón y apenas hacen intento de tatarear la letra por veneración. Un respeto máximo y compartido que se rompe en protestas por parte de la comunidad afroamericana. Pero ¿de verdad pretenden faltar el respeto al himno?

El acto de protestar hincando rodilla o con el puño en alto no se debe interpretar como una señal de falta de respeto (ni que fuera una peineta), sino como una manera digamos más “llamativa” de reclamar y reivindicar aquello que se quiere. Entremos en una lógica apabullante. Si el famoso jugador Lebron James saliera hablando o dando un discurso en TV, muchos simplemente cambiarían de canal. Pero cuando el alero de los Lakers hinca rodilla con sus compañeros antes de un partido de la NBA, su acción copa periódicos y telediarios durante meses. Para bien o para mal se habla de ello y se da la repercusión que hace falta a un problema de esta magnitud. Lo paradójico del mundo en el que vivimos es que la gente es capaz de hacer viral una chica protestando contra el cambio climático sola con un cartel en su país nórdico, pero si sale hablando el mejor y más influyente jugador del mundo de baloncesto con un precioso discurso sobre la igualdad racial y la importancia de la comunidad afroamericana en EE. UU., apenas se habla una tarde sobre él. Parece ser que hincar rodilla es la manera más eficaz de reivindicar el #BlackLivesMatter y el problema de la igualdad. Pero esto de plantar rodilla durante el himno viene de lejos, y el de reivindicar por la igualdad durante él aún más.

A la izquierda el “Black Power Salute” de México ’68, a la derecha Colin Kaepernick hincando rodilla antes de un partido de la NFL con la camsieta de los San Francisco 49ers en 2016. Fuente: Angelo Cozzi (Mondadori Publishers) / Ted S. Warren (Associated Press)

Colin Kaepernick, o simplemente “Kaep”, fue el primero en hacerlo en 2016, el pionero. El Quarterback del equipo de fútbol americano de San Francisco empezó a plantar rodilla durante la pretemporada de 2016 afirmando que no podía mostrar orgullo a una bandera de un país que oprimía a la gente negra. Muchos le tacharon de traidor, de no sentirse americano. ¿Él se sentía americano? Pues claro que sí. Pero si planteamos esta situación desde la perspectiva “Martin Luther King”, ¿quién hubiera ido a los alrededores del Lincoln Memorial a escuchar a un Quarterback “poco” mediático cómo hicieron miles de personas en los 60 con Martin? Seguramente unas pocas decenas o incluso un centenar de personas. Él quería hacer un cambio y desde su posición de influencia lo hizo. Hizo que se hablara durante todo un año de su rodilla más que de muchos grandes jugadores de la NFL. Por ello se intentó acabar con su “rebeldía” echándole de la liga. Y sí, desde entonces el chaval de Milwaukee no ha pisado de nuevo un estadio. Ya van 4 años. La NFL en lugar de declararse tajantemente en contra del racismo, veía cómo bajaba (un año más), un 8 % el número de sus espectadores totales, temiendo que esto fuera causa de las protestas. ¿Fue por culpa de aquello? No hay pruebas evidentes que lo aclaren, puede que sí y puede que no. Pero que otros deportes cómo la NBA estén adelantando en aficionados a la NFL sigue pasando hoy en 2020. Entre protestas, las presiones de Trump entre otros para sacar a Kaepernick del campo por no estar de pie durante el himno, y el miedo a perder seguidores y abonos por parte de muchos equipos y la liga, se acabó echando a Colin de la NFL, pero a mi punto de ver agrandando aún más el problema en vez de pararlo. “Un deportista negro protesta y se le exilia, este es el país en el que vivimos”, pensaron la gran mayoría de deportistas afroamericanos.

50 años antes en México ’68, descalzos y con unos calcetines y guantes negros, subían al podio dos deportistas afroamericanos que habían ganado la medalla de Oro y Bronce para EE. UU. en la prueba de 200 metros. En el primer y tercer cajón Tommie Smith y John Carlos agachaban la cabeza y ponían su puño en alto por los derechos civiles de la comunidad afroamericana. Los dos fueron expulsados de los Juegos Olímpicos por reivindicación política. Algo muy parecido a lo que ocurrió con Kaepernick en la NFL.

Tuit de @gifdsports sobre una intervención de Trump en Fox News. Traducido al castellaño: “El Presidente Trump califica a los jugadores de la NBA de vergonzosos por plantar rodilla durante el himno. Además afirma que él ha hecho más por la comunidad afroamericana que Abraham Lincoln”

Casi 50 años después sentó igual de mal que se usara el himno de los EE. UU. para reivindicar, y más de 50 años más tarde, el presidente de los EE. UU., Donald Trump, escribe un tuit diciendo que no ve la NBA porque los jugadores hincan rodilla cuándo suena el himno. El “Black Power” de México se recuerda como un momento histórico por muchos estadounidenses. Sin embargo, cuándo lo vivimos en persona muchos lo critican y detestan, incluso alguno de los que solían admirar lo que ocurrió en aquel estadio olímpico.

De verdad, ¿por qué les sienta tan mal que los jugadores hinquen rodilla? 50 años después siguen las mismas críticas y las mismas repercusiones. Usando el himno para reivindicar la igualdad no se pretende faltar el respeto al país ni a la gente que sirve para él como soldados y marines, solo reivindicar una igualdad que ya debería existir. La bandera y el himno no están por encima de la igualdad. El día que ellos sean iguales, estarán orgullosos de mantenerse de pie cómo hace el resto. Mientras tanto, hinquen rodilla, por favor, y gracias.

Estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas en la URJC. Redactor interino en El Señor del Balón. Colaborador ocasional sobre política y deporte en El Generacional.

0 comments on “¿Por qué les sienta tan mal que los jugadores hinquen rodilla?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: