Política

No, el ejército no se sublevó contra la Segunda República Española

Durante toda nuestra vida, hemos estado escuchando, nos han enseñado que ese fatídico 18 de julio de 1936, el ejército español se sublevó en contra de la legalidad y de la república, es decir que fue el máximo exponente del golpe de estado del 36. Pero ¿Hasta qué punto esto es falso? Pues hasta un punto cuanto menos sorprendente, y es que tan solo 1 de los 8 comandantes regionales (el máximo puesto militar en 1936) del ejército de la república se sublevaría ese 18 de Julio.

Antes de entrar de lleno en el tema que nos concierne, quisiera comentar el momento ideológico en el que se sitúa el ejército español en 1936. Nos encontramos en el periodo de entre guerras, un periodo muy confuso, ideológicamente hablando en el ejército español, porque mientras en las calles se veía el triunfo de “nuevas” ideologías, en su mayoría revolucionarias y se observaba atónitamente como incluso en un país como Rusia había podido triunfar la revolución, en el ejército permanecían casi intactos valores del siglo pasado, la lealtad y el juramento eran dos cosas intocables en aquella época.

Por lo que tenemos a un ejército con escasos factores revolucionarios (algún falangista y algún comunista) y una gran mayoría de generales con un juramento hacia la república que respetaban y no tenían pensado incumplir. Es cierto que sería injusto decir que la afección republicana de muchos generales viene solo de su juramento, en realidad la idea republicana había calado en poco tiempo en la mayoría de los estamentos de la sociedad, y el ejército no iba a ser una excepción. Igualmente no todo iban a ser tiempos de rosas en el ejercito republicano, y es que aunque en muchos militares hubiese calado la idea republicana, muchos otros (principalmente los monárquicos y los tradicionalistas) se negaban a aceptar esa idea. En 1931 estos ya empezaron a “conspirar” en pequeños e inofensivos grupos contra la joven república. Por lo tanto llegamos a un punto dónde la unidad de acción del ejército está completamente rota, aunque abundan los republicanos, los tradicionalistas se hacen notar, y más aún lo hacen los extremismos de izquierdas y derechas, aunque estos últimos sin mucho éxito. Tampoco quiero dilatar el asunto en exceso, por lo que vamos al tema en cuestión.

Tras meses conspirando (desde la victoria del frente popular en las elecciones generales de febrero de 1936) llegan los días previos al alzamiento. Mola que había estado dirigiendo la conspiración al completo, había conseguido al fin el apoyo confirmado de los carlistas, pocos días después se produce el asesinato de Calvo-Sotelo, por pistoleros de izquierdas, en respuesta al asesinato del teniente Castillo, por parte de pistoleros de extrema derecha. La presencia de pistoleros falangistas, anarquistas y socialistas era abundante durante esas últimas semanas, en concreto en Madrid y Barcelona. El asesinato del líder del partido tradicionalista Renovación Española (el cual se había sumado con anterioridad al golpe de estado) es puesto actualmente como el principal motivo del golpe, algo completamente falso, dado que como he mencionado, la conspiración se había iniciado meses atrás e incluso el partido de Calvo-Sotelo había ya confirmado su participación en ella. Igualmente el inicio del golpe de estado se producirá en Melilla a las 17:00 un 17 de Julio, en las próximas horas se les unirá el resto del protectorado.

En Melilla será el coronel Solana acompañados por otros jefes los que irrumpen en el Comando de Circunscripción militar oriental arrebatando en este acto al Comandante General Romerales (su superior directo) violentamente del mando, este será detenido por no sumarse a la rebelión y fusilado a los pocos días. Este sería el primer golpeado por el golpe de estado que estaba por sumir a España en un gigantesco caos. No fue el único que perdió su vida ese día por cumplir con su deber. A Tetuán llega la 5º bandera de La Legión mandada por el comandante Castejón para resolver la crisis de oposición popular a la rebeldía, por lo tanto, de apoyo al gobierno. Toda resistencia será aniquilada. El jefe de la base aérea de Tetuán, el comandante Puente, resiste resueltamente a los sublevados, igualmente al final del día sería derrotado, arrestado y ejecutado días después. Su lealtad a la legalidad le costó la vida.

Comandante Castejón, acabó cruelmente con la oposición militar al golpe de estado en Tetúan / Vía elmundo.es

El 18 de julio, otra tanda de generales se sublevarían en el resto de regiones militares, podría comentar caso por caso la resolución en cada una de las regiones militares, (algo que si me lo pedís vía redes sociales, estaré encantado de hacer para otra ocasión, os aseguro que los sucesos no carecen de interés, algunos completamente surrealistas), pero hoy no quiero eternizar el artículo.

En resumen, el 18 de julio, cuando la sublevación se produzca en el resto de España, solo 1 de los 8 comandantes regionales (Miguel Cabanellas) se sublevará en contra de la república, Miguel Cabanellas Masón, hombre de gran prestigio, ganado en el campo de batalla, había conspirado contra la monarquía y la dictadura de Primo de Rivera, por lo que su republicanismo y lealtad no se ponían en duda. Curiosamente este sería el primero y último comandante de región que se declarase en rebeldía. Esto es debido principalmente, a la amistad y cercanía con Mola (“director” del golpe de estado) la cual había mellado su lealtad. De hecho será Cabanellas quién controle la zona rebelde hasta el 1 de octubre de 1936, cuando la Junta Nacional de Defensa, nombra a Francisco Franco jefe de esta.

Miguel Cabanellas (izquierda) al lado de Francisco Franco, en los meses posteriores al golpe / Vía abc.es

Este sería el único caso en el que un comandante de región se declarase en rebeldía, los otros siete se mantuvieron leales a la república, como lo hicieron los seis generales de la Guardia Civil o el comandante en jefe de la aviación española. En total solo 4 de los 21 generales con mayor graduación se sumaron al alzamiento.

De los ocho comandantes regionales, cinco caerían en zona rebelde (uno se sublevaría, dos serían fusilados y otros dos serían arrestados) los otros 3 caerían en zona leal.

Es indiscutible que el golpe de estado de 1936, fue un golpe militar, dado por ciertas facciones del ejército republicano, pero en ningún caso hubo una participación masiva del ejército como se suele decir. El grueso de los generales y del ejército se mantuvo leal a la república. Y es por lo tanto por lo que podemos negar con rotundidad que el ejercito español se sublevara pero también sería erróneo afirmar que se mantuvo leal a la república (aunque esto segundo sería lo “menos incorrecto”). El ejercito español se partió en dos, el grueso de este fue a parar bajo amparo de la república, dado que la gran mayoría de los generales y jefes se mantuvieron leales, pero otra parte se sublevó en contra del gobierno republicano y la legalidad vigente. Ese 18 de julio el ejercito se partió irremediablemente en dos trozos irreconciliables, dos ejércitos, dos voluntades, dos Españas.

A veces escribo sobre política e historia. En Twitter: @NicoFernandezMa (https://twitter.com/NicoFernandezMa)

0 comments on “No, el ejército no se sublevó contra la Segunda República Española

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: