Actualidad Política

¿Quién es Kamala Harris y qué supone su candidatura a la vicepresidencia estadounidense?

La primera mujer de ascendencia asiática y afroamericana en ser candidata a la vicepresidencia estadounidense podría ser la clave para echar a Trump de la Casa Blanca

Kamala Harris. ©ElPeriodico.com

El pasado martes, Joe Biden, cumpliendo su promesa de elección de una mujer como vicepresidenta para su carrera hasta la Casa Blanca, eligió a Kamala Harris como compañera de candidatura. Harris era uno de los nombres que sonaban con más fuerza en las últimas semanas para el puesto y no ha sido una gran sorpresa entre las filas del Partido Demócrata.

Kamala Harris, con 55 años, se convierte así en la primera candidata de color a la vicepresidencia de los Estados Unidos. Pero esto de ser pionera en ámbito político no es nuevo para ella: fue la segunda mujer de color y primera mujer asiática en ser Senadora en 2016 y la primera en ocupar el cargo de Fiscal General del Estado de California en 2011.

La que fue rival de Biden durante las primarias demócratas se une ahora a él para echar a Trump de la Casa Blanca, consiguiendo, de manera bastante inusual, que el partido demócrata muestre consenso ante su candidatura, aglutinando su diversidad ideológica: Harris se sitúa más a la izquierda de Biden, adoptando políticas más agresivas para hacer frente al cambio climático, la gestión de la pandemia de coronavirus o el sistema sanitario.

Además, la candidatura de Kamala Harris puede ser clave para movilizar el voto de mujeres negras que, históricamente, han sido un núcleo fundamental para el Partido Demócrata. Conseguir que la falta de participación de este grupo en las elecciones de 2016 se revierta, podría permitir que los demócratas retomaran estados clave como Michigan o incluso Wisconsin, y pongan Florida de nuevo en juego.

La relevancia de los problemas raciales en Estados Unidos, sobre todo tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía, era un factor fundamental a la hora de elegir a una candidata a la vicepresidencia. Biden y su equipo, eran muy conscientes de la importancia de seleccionar a alguien que tuviera una alta credibilidad en materia de raza. Por ello, la elección de Harris es simbólicamente importante para reconocer el fuerte compromiso de las mujeres negras con el Partido Demócrata, así como el progresivo acercamiento de las comunidades asiáticas hacia el mismo. Hija de inmigrantes, Harris ayuda a mostrar la diversidad racial del país que aspira a liderar. Su identidad como alguien que entiende íntimamente los problemas raciales de Estados Unidos ayudará a generar confianza entre aquellos que consideran que Biden no es lo suficientemente sensible a estos temas como para lidiar con ellos.

Sin embargo, no han tardado en aparecer las críticas a su candidatura. Por un lado, hay quienes argumentan que será incapaz de hacer buenas políticas, teniendo en cuenta su fracaso en las primarias demócratas que tuvo que abandonar en diciembre de 2019, alegando que no tenía fondos suficientes para continuar. Pero, como un artículo del NY Times revelaba, la campaña de Harris no solo carecía de financiación sino de estrategia y consenso entre miembros del propio equipo.

Biden-Harris. ©Libreexpresion.com

También hay quien señala su pasado como Fiscal General de California como preocupante, defendiendo la pena de muerte como procuradora general a pesar de estar personalmente en contra o alineándose con las fuerzas del orden. Este tipo de episodios podrían pesar a Harris, dado el fuerte movimiento que existe ahora mismo en el país en el que se cuestiona la eficacia de las prisiones y la función de la policía. Sin embargo, de manera más reciente, ha patrocinado una legislación en la que prohíbe los estrangulamientos policiales, la discriminación por perfil racial y, tras abandonar su carrera presidencial en diciembre, participó en las manifestaciones de la pasada primavera, defendiendo con fuerza propuestas para reformar la policía y convertir el linchamiento en un delito federal, a menudo hablando con una clase de claridad que se le había escapado en las primarias presidenciales sobre cuestiones económicas como la atención médica y los impuestos.

Pero, sin duda, los ataques más feroces vendrán de sus rivales políticos, sobre todo el actual presidente Donald Trump que no ha tardado en acusar a Harris de ultraliberal y radical, adjetivos que aún no consiguieron colocar a Biden, que se sitúa más en el centro-izquierda. Sin embargo, si los ataques a su historial político no son suficientes, el partido republicano no tardará en hacer acusaciones más personales, como la última insinuación de Trump en la que pone en duda el lugar de nacimiento de Harris y, por tanto, su elegibilidad para el puesto de vicepresidenta. Si bien es cierto que Trump ha aclarado que no pedirá que haga pública su partida de nacimiento –como ya hizo anteriormente con Barack Obama-, se ha negado a afirmar que Kamala Harris sea legalmente elegible.

A pesar de todo esto, la pregunta de si Kamala Harris ayudará a Biden y su partido en términos de mapa electoral, aún no tiene una respuesta clara. La evolución de la pandemia de coronavirus y las consecuencias económicas, así como los movimientos de protesta contra la discriminación racial y la brutalidad policial serán elementos fundamentales que jugarán un papel de vital importancia en las elecciones. Sin embargo, los datos siguen favoreciendo a la candidatura de Biden-Harris que, según las últimas encuestas, sitúan a Biden casi 10 puntos por delante de Trump. Además, la financiación de su campaña ha aumentado considerablemente: a los dos días del anuncio de la elección de Harris, la campaña de Biden anunció que había recaudado 50 millones de dólares en donaciones, -una gran cifra teniendo en cuenta que Biden recaudó poco más de 60 millones en todo el 2019-, incluyendo unos 150.000 contribuyentes que donaban a la campaña por primera vez.

Además, la elección de Kamala Harris no es solo un movimiento estratégico para ganar las próximas elecciones. Puede tomarse también como una declaración de intenciones para el futuro del Partido Demócrata: con un Joe Biden que, de ganar las elecciones, juraría el cargo de presidente con 77 años, es poco probable que se presentara a la reelección con casi 82 años, quedando Harris como líder del partido de cara a las elecciones de 2024.

0 comments on “¿Quién es Kamala Harris y qué supone su candidatura a la vicepresidencia estadounidense?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: