Opinión

Las niñas en una sociedad contradictoria

Las niñas, la ópera prima de Pilar Palomero, es un filme semiautobiográfico en el que todos los personajes principales son mujeres y niñas. Retrata la vida de Celia, de once años, durante la década de los 90. Vive en Zaragoza únicamente con su madre y estudia en un colegio de monjas. Pilar Palomero dice que “el germen de la historia fue mostrar cómo de contradictoria era la sociedad en el 92”. Como el detalle de que mientras la madre de una de las amigas de Celia nunca estaba en casa y tenía un novio por semana, sus hijas acudían a un colegio en el que el mensaje principal era que la mujer debía aprender a comportarse como la sociedad marcaba para convertirse en una buena esposa y madre. Aunque este tipo de enseñanzas era más común durante el Franquismo, todavía en aquella época había instituciones que pregonaban aquel modo de vida, como los colegios religiosos.

El cartel contra el SIDA con el lema “Póntelo, pónselo”, aparece en varias ocasiones durante la película. En una de ellas, una monja lo mira con cierto desprecio pero no hace ninguna observación. Simplemente calla. Uno de los problemas que siempre ha habido en esta sociedad ha sido el silencio. El apartar la vista frente a problemas reales porque parece que no va con nosotros en lugar de darlos a conocer porque cualquiera puede tener que enfrentarse a ellos. Otra contradicción de la sociedad que se muestra en el filme es el hecho de quién impartía la educación sexual. Las monjas eran las que lo hacían basándose en la Biblia.

Imagen de la película Las niñas

La primera escena de la película me parece fundamental para entender el conflicto entre la realidad y las apariencias, las normas y la desobediencia que se muestra al final. Las niñas están colocadas como un coro preparadas para cantar pero no lo hacen. Tan solo mueven los labios bajo las indicaciones de una monja que les dice: “moved mucho la boca, que parezca que cantáis”. Cuando finalmente comienzan a cantar, ordena a unas pocas (entre ellas la protagonista) que no lo hagan, que solo gesticulen. Aunque en la actuación final Celia decide cantar. Es un tipo de educación muy diferente al de hoy en el que se excluía a algunos alumnos tan solo por apariencia. A día de hoy es algo que no podríamos imaginarnos: que una profesora no deje actuar a un niño en la función de fin de curso porque cree que lo hace peor que el resto es tachado, como mínimo, de cruel.

Todo lo que se contiene dentro de las paredes del colegio luego estalla fuera, en la calle. Por mucho que educaran a las niñas con el objetivo de que fueran recatadas, calladas, obedientes y sumisas, la sociedad española de los 90, en pleno cambio, no dejaba que así fuese. Para ellas es un acto de rebeldía el pintarse los labios, llevar faldas cortas o escuchar la música de los grupos de moda; pero para el resto de la gente eso ya era el día a día. Son niñas curiosas en una época con muchas novedades y despojo de tabúes, cosa que a las monjas no les hacía demasiada gracia, pero que no podían negar. En mi opinión, es una película verídica y emotiva. Una buena forma de empezar una carrera como directora.

Tráiler: https://youtu.be/R_PjEmYMxoE

0 comments on “Las niñas en una sociedad contradictoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: