Deportes

Previa finales de conferencia: cuatro equipos, dos plazas para luchar por el anillo

Tras un mes y medio de competición en la burbuja, la NBA encara su recta final en un escenario que, de haber sido planteado al principio, muchos habríamos calificado de “poco probable”.

En el oeste, Denver se ha tomado muy en serio lo de jugar en Disney World y están haciendo unos Playoffs de fantasía, fracaso de Los Ángeles Clippers mediante, y se han presentado en la eliminatoria previa a las finales cuando nadie les esperaba para medirse a LeBron James y sus Lakers.

En el este, Boston ganó uno de los enfrentamientos de post temporada más emocionantes e igualados de los últimos años frente a Toronto Raptors, y como recompensa, tiene a Miami como último escollo antes de llegar a la ansiada final. Los Miami Heat, por su parte, dan la sensación de haberse presentado en estas finales de conferencia sin haber roto a sudar. Barrieron a Indiana en primera ronda y lo mismo hicieron con los Milwaukee Bucks, que había sido el mejor equipo de la temporada (mejor ratio victorias/derrotas). Ver para creer.

DENVER NUGGETS – LOS ÁNGELES LAKERS

La NBA nunca ha sido una competición previsible. Hacer pronósticos y tratar de previsualizar el curso de un partido o una eliminatoria, nunca ha sido fácil dada la gran cantidad de factores que entran en juego cuando dos equipos pisan una cancha de baloncesto. Pero quizás, y solo quizás, este sea el enfrentamiento más difícil de analizar de los últimos años.

La razón solo dicta una cosa. Los Ángeles Lakers ganarán, incluso podríamos decir que lo más razonable es pensar que ganarán fácil. Por calidad y profundidad de la plantilla, por experiencia, porque han tenido más días de descanso y porque al fin y al cabo tienen a LeBron James, los Lakers son los grandes favoritos.

Pero claro, los Utah Jazz también eran favoritos sobre Denver cuando ganaban en primera ronda 3-1, y les remontaron. Más favoritos aún eran los Clippers en segunda ronda, siendo uno de los grandes favoritos al anillo, cuando también ganaban por 3-1, y les remontaron.

Los Denver Nuggets se han ganado el derecho a que creamos en ellos, a que les demos un voto de confianza. Lo que han hecho Jamal Murray y Nikola Jokiç por mantenerse vivos ha sido una gesta histórica. Nadie nunca había remontando dos eliminatorias de Playoffs de una misma temporada estando 3-1 abajo. Y lo consiguieron. Al inmenso talento de Murray y Jokic hay que sumar el papelón de su entrenador, Mike Malone, que ha conseguido construir un grupo de jugadores que creen en él y que creen en lo que hacen, y esto, que en ocasiones puede parecer una banalidad, ha demostrado ser clave a la hora de superar una eliminatoria en la carrera por el anillo. Cada jugador conoce su rol y lo ejecuta sin dudar y con fé ciega, y aquí están, a un paso de las finales.

Por encima de muchos de los aspectos que marcarán el destino de esta eliminatoria, hay dos que, desde mi punto de vista, son claves.

Por un lado, que Jokic y Murray logren ser desequilibrantes desde el principio. Si estos dos jugadores mantienen el nivel mostrado hasta ahora y logran captar más atención de la que la defensa de Lakers se puede permitir, los jugadores secundarios de Denver aparecerán con muchas más facilidades y los Nuggets dejarán de ser un monstruo de dos cabezas para convertirse en una avalancha que, hasta ahora, nadie ha conseguido parar.

En el otro lado, los Lakers tienen la misión de no cometer los mismos errores que los equipos que sucumbieron ante Denver. Entendiendo que en ataque LeBron James y Anthony Davis atesoran el talento suficiente como para producir ellos mismos, y para sus compañeros, el foco de atención de los Lakers debería estar atrás. La defensa gana campeonatos, y si los angelinos son capaces de mantener la concentración durante gran parte de los 48 minutos que dura cada partido, los Nuggets tendrán pocas opciones. Los Lakers tienen armas de sobra para ello y han demostrado ser capaces de defender mejor que cualquier otro equipo de la liga, de modo que gran parte de su actuación defensiva dependerá de su concentración y actitud.

BOSTON CELTICS – MIAMI HEAT

Boston y Miami, llegados a este punto, prometían una serie similar a las que hemos visto en anteriores eliminatorias en el este. Partidos a cara de perro, en los que la intensidad máxima en defensa es innegociable y donde los pequeños detalles serán los que marquen la diferencia. Y el primer partido de esta ronda confirmó todo ello.

Los Heat se llevaron el primer asalto en un duelo igualadísimo que necesitó una prórroga para decidirse y que de no ser por el tapón antológico de Adebayo sobre Tatum a falta de 4 segundos para el final, seguramente hubiese necesitado una prórroga más. Pero más allá de esa jugada, el partido dejó detalles que ayudan a entender lo que podemos esperar de la serie.

En un lado de la cancha, Boston se mostró ligeramente superior a Miami. Llevaron la batuta del encuentro y demostró que técnicamente, en cuanto a calidad individual, seguramente tengan algo más que los Heat. Tatum lideró a los suyos dando su mejor nivel, Marcus Smart sigue consagrándose como mucho más que un jugador defensivo aportando 26 puntos y el base Kemba Walker, aunque a chispazos, enseñó el nivel de desequilibrio que puede generar en las defensas rivales. Pero eso no siempre es suficiente para llevarse un partido.

Y es que Miami, sin que esto se entienda como que van cortos de nivel individual, venció a Boston a base de juego de equipo en ambos costados. En ataque, la circulación de balón de los Heat por momentos desarboló a los Celtics, que no llegaban a tapar todos los espacios creados por los pupilos de Spoelstra. Dragiç (base), Jimmy Butler (alero) Bam Adebayo (pívot) y el novato Tyler Herro desde el banquillo generaron juego y tiros liberados para sus compañeros constantemente, lo que mantuvo a su equipo en el partido.

Y atrás, que es donde de verdad Miami ganó el partido, respondieron de manera efectiva a cada ataque de los Celtics con una defensa muy variable, que mutó a lo largo del partido hasta frustrar a los verdes y obligarles a tomar malas decisiones. Dos contra uno a los bases y a Tatum, defensas en zona en lugar de individuales, presiones a media cancha… Miami mostró todo su arsenal defensivo y le valió para adjudicarse el primer partido de la serie.

Dicho esto, las claves de la eliminatoria deben ir en este sentido. Boston debe encontrar la manera de atacar de manera más fluida, con menos atascos, a la defensa de los mil y un recursos de Miami, y además, mantener el nivel defensivo que mostró por momentos para ahogar el ataque rival.

Por su parte, Miami seguirá necesitando un gran nivel colectivo, su juego en equipo, y además encontrar la manera de parar a Tatum e impedir que haga un agujero en su defensa noche si y noche también.

Imagen vía @NBASpain en Twitter.

Lo que si queda claro es que tenemos por delante dos eliminatorias emocionantes y dignas de ser unas finales de conferencia. No son las que las estadísticas y las previsiones mostraban, pero si son los 4 mejores equipos de la post temporada. Y solo dos alcanzarán la final.

0 comments on “Previa finales de conferencia: cuatro equipos, dos plazas para luchar por el anillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: