Opinión Política

Régimen del 78 en UCI: Del 15-M a la COVID-19

Las crisis más profundas son la antesala de las transformaciones políticas más relevantes. Así pues, la incorporación de la mujer al mercado laboral tras la Primera Guerra Mundial, el auge de los fascismos tras la Crisis del 29 y el establecimiento del Estado del Bienestar tras la Segunda Guerra Mundial no se hubieran producido de no haber recibido el impulso de estos acontecimientos históricos tan traumáticos.

En el siglo XXI, el alcance global de la Crisis del 2008 trajo consigo múltiples protestas a nivel internacional que ansiaban cambiar el modelo económico existente y reformar los regímenes políticos en sus respectivos países. Es el caso de las Primaveras Árabes o del 15-M en España. No obstante, gran parte de las movilizaciones obtuvieron resultados muy alejados de sus objetivos iniciales, perpetuando en algunas ocasiones los problemas económicos, políticos, sociales e institucionales ya existentes. Es por ello, que toma cada vez más fuerza la posibilidad de un resurgimiento de estos movimientos como consecuencia de los terribles efectos de la pandemia mundial.

Fruto de la frustración contra la clase política y las duras secuelas socioeconómicas de la crisis del 2008 surgió en nuestro país el 15-M. El movimiento popular demandaba una nueva forma de hacer política más participativa y transparente, así como el uso eficiente de los servicios públicos. Cabe destacar que la fortaleza del movimiento residía en su transversalidad, pues lo formaban personas de ideología, edad y clases sociales muy diversas.

Nutriéndose de estas proclamas nacieron nuevos partidos políticos que a lo largo de los años han perdido su energía transformadora, al simular y sostener a quienes criticaban. A pesar de que esas nuevas fuerzas huían de la dicotomía entre “rojos” y “azules”, lo cierto es que el bipartidismo se ha ido convirtiendo progresivamente en un eje bipolar multipartidista que reproduce viejos debates, ocultando las verdaderas debilidades de nuestro sistema político. De este modo, el 15-M, que había depositado todas sus esperanzas en el auge y actuación de estos jóvenes partidos ha desaprovechado una oportunidad histórica de reformar el sistema desde dentro. Sin embargo, la Crisis de la COVID-19 puede otorgarle el impulso definitivo.

15 M - Guerrilla Translation!
Puerta del Sol de Madrid durante las manifestaciones del 15-M I Fuente: Paul Hanna (Público)

Tomando como referencia el análisis sobre la Crisis del Régimen del 78 de Josep María Vallès, catedrático de ciencia política y administración pública en la UAB, nuestro sistema sufre severos problemas en el ámbito económico, territorial e institucional. No obstante, sin desmerecer su estudio, incluiré también la problemática social y la escasa adaptación del régimen a los retos del futuro.

En el plano institucional, el régimen democrático atraviesa una crisis de representatividad. Gran parte de la ciudadanía demanda una democracia más abierta frente al modelo de los partidos políticos cerrados y homogéneos. Por otra parte, la corrupción ha sido durante años el modus operandi en todos los niveles de la administración, desde los ayuntamientos hasta la Casa Real, sin olvidar también otras acciones de moralidad y legalidad dudosa que han dañado gravemente la imagen de la clase política. Asimismo, se ha producido una “colonización partidista” de las instituciones, como se observa en el reparto del CGPJ o del Consejo de RTVE, que unido a la falta de transparencia menoscaba su credibilidad, perturbando su correcto funcionamiento e independencia. 

En el ámbito económico, la economía social de mercado ha sido debilitada por las continuas privatizaciones de sectores estratégicos que culminaron con la reforma exprés del artículo 135 de la CE. Además, las condiciones laborales son cada vez más precarias, derivando en un aumento de la desigualdad y en un estancamiento de la movilidad social ascendente. El sistema ha resultado ser incapaz de hacer frente al desempleo estructural, así como al incremento de la pobreza y la desigualdad, ocasionando un sentimiento de inseguridad e incertidumbre ante el futuro.

Este sentimiento de indefensión, junto con el fracaso de la idea del individuo, es la causa principal de los problemas del régimen en el ámbito social. Esto ha derivado en una búsqueda de la comunidad a la que pertenecer y a la que sentirse protegido. Tradicionalmente, las personas se han refugiado en Dios, la Clase Obrera y la Nación, aunque en la España de hoy, podemos distinguir dos corrientes mayoritarias: Por una parte, “el pueblo”, que ha rehuido de los símbolos nacionales, asociándolos a la herencia franquista y, por otra, aquellos que se refugian en la idea de “la nación” e incluso de una nación liberadora diferente a la española. Ambos movimientos tienden a la homogeneización de la sociedad y al mismo tiempo a la polarización y estereotipificación entre el grupo endógeno y exógeno. No es de extrañar que una persona que escuche determinado grupo de música, que vista de determinada manera o que lleve determinada pulsera sea catalogada de “facha” o “perroflauta” sin ni tan siquiera conocer su ideología política. Asimismo, la polarización social también ha propiciado una disgregación de la sociedad española y un aumento de la violencia verbal, desarrollando una dialéctica guerracivilista que deshumaniza a “los otros” y favorece el acoso y el rechazo ante aquellos que piensan diferente.

régimen del 78 – la recacha
Viñeta de El Roto

No todos los que se refugian en la nación la sienten de igual manera. Las particularidades históricas y lingüísticas de España nos hacen diferenciar entre los nacionalismos periféricos y el nacionalismo español. El reparto asimétrico de las competencias autonómicas en función de la aritmética parlamentaria de cada legislatura, así como la idea de nación homogénea que rehuye de la pluralidad de las lenguas, las tradiciones regionales o nacionales, y la diversidad cultural en su conjunto, ha derivado en una crisis territorial y de convivencia de muy difícil solución a la que debemos hacer frente.

El Régimen del 78 ha demostrado ser ligeramente ineficiente a la hora de adaptarse a los nuevos contextos y a los retos del futuro. La administración necesita urgentemente una transformación digital y un refuerzo del sistema público que permita hacer frente a las demandas de la sociedad. De hecho, durante la pandemia se han observado deficiencias a la hora de tramitar las prestaciones por desempleo y otras ayudas económicas que han dejado a las familias afectadas completamente desprotegidas. Además, urge una reforma parcial del sistema para afrontar los retos del futuro que en el 1978, aún no se planteaban, como la pérdida de soberanía y confianza en el Estado-Nación, el cambio climático, la transformación del mercado laboral, la diversidad territorial y la polarización social entre otros.

En definitiva, es probable que debido a las dramáticas consecuencias socioeconómicas de la pandemia y de la ineficacia institucional de los Estados para gestionarla, surja un nuevo movimiento global y transversal que trate de modificar los regímenes tal y como los conocemos. Si nuestros dirigentes continúan atrincherados en el inmovilismo institucional y en los vetos cruzados, terminarán venciendo, como ya lo hicieron en el pasado, los que proponen soluciones simples y emotivas a los problemas complejos de nuestro país. Es por ello que debemos estar muy atentos a las exigencias de la sociedad civil sin detenernos en sonoros debates cosméticos que únicamente desvían la atención de las transformaciones que el régimen del 78 necesita. En efecto, tanto daño han causado a nuestro sistema aquellos que buscan destruirlo como aquellos que en su defensa no dejan espacio para la crítica y la reforma.

2 comments on “Régimen del 78 en UCI: Del 15-M a la COVID-19

  1. Un artículo muy interesante y que sin duda da mucho a pensar por todo lo que hemos pasado y sobre el mundo que nos viene. ¡Enhorabuena!

    Me gusta

  2. Un muy buen artículo para reflexionar sobre todo lo que nos ha llevado hasta aquí y sobre como será el mundo que nos viene. ¡Enhorabuena!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: