19 de septiembre, se hace oficial la marcha de Gareth Bale al Tottenham, mismo club del que llegó al Real Madrid siete años antes. Durante meses se han visto miles y miles de críticas en redes sociales, programas y periódicos deportivos hacia el galés, que cierto es, no dejó un buen sabor de boca a nadie en sus dos últimos años, pero que el hecho de llegar a ser catalogado de “fracaso” difiere tremendamente de la realidad.

251 partidos oficiales ha disputado el “Expreso de Cardiff” con la camiseta merengue, con los que, a pesar de un extenso historial de lesiones a lo largo de su trayectoria en el Madrid, supera a leyendas blancas como Fernando Redondo (228) o el mismísimo Zinedine Zidane (227). Analizando datos más relevantes, como podrían ser los goles o las asistencias, nos encontramos que las 105 dianas de Bale como madridista superan a todo un Ronaldo Nazário (104), y a otros legendarios jugadores como el chileno Iván Zamorano (101) o Fernando Morientes (100). En cuanto a los pases de gol, 68 contribuciones realizó Bale en estos 7 años, las mismas que realizó otro icono madridista mencionado anteriormente, Zidane.

Bale posa con la Undécima | Fuente: Marca

Ya con echar un simple vistazo a los números del “11” galés, podemos empezar a pensar que quizás el término “fracaso” es más bien un despropósito. No olvidemos que, como jugador del Real Madrid, Bale ha conseguido dos Ligas, una Copa del Rey, dos Supercopas de España, tres Supercopas de Europa, cuatro Mundiales de Clubes, y por supuesto, cuatro Copas de Europa. Cabe añadir que la participación de Gareth en muchos de esos triunfos fue, cuanto menos, clave, como por ejemplo aquella final de Copa del Rey en Mestalla contra el FC Barcelona, con un golazo descomunal recorriendo más de la mitad del campo, perseguido por un pobre Marc Bartra que llegó desfondado a su propia área, después de haber sido incapaz de detener al jugador del Real Madrid, que acabaría superando a Pinto para darle a su equipo una Copa del Rey, en la que por cierto fue nombrado MVP de la final. Ese mismo año, marcaría de cabeza el 2-1 en la final de Lisboa, adelantando así a un conjunto blanco que terminaría venciendo por 4-1 al Atlético de Madrid y levantando su décima copa de Europa. Dos títulos en su primer año, marcando los goles clave de su equipo no está nada mal para empezar.

Tras un año en blanco en la temporada 2014-2015, Gareth marcaría en la temporada siguiente el gol que mandaría al conjunto ya de Zinedine Zidane a la final de la Champions League en Milán, que terminaría en un agónica tanda de penaltis con el Atlético de Madrid de nuevo de verdugo, en la que también anotó su penalti el nuevo jugador del Tottenham. Su última gran exhibición la veríamos en Kiev, final de Champions del 2018, en la que a pesar de ser suplente, al salir al campo con 1-1 en el marcador, Bale anotaría primero el 2-1 con un remate de chilena antológico, y posteriormente con un disparo de larga distancia, y con ayuda del guardameta del Liverpool Loris Karius, el 3-1 para dar al conjunto merengue su tercera Champions consecutiva.

Bale anota de chilena el 2-1 frente al Liverpool en Kiev | Fuente: Marca

Dicho esto, estaremos todos de acuerdo en que si analizamos fríamente todo lo logrado por “el Expreso de Cardiff” como jugador blanco, nos daríamos cuenta no sólo de que formó parte de un Madrid de leyenda, sino de que sus aportaciones fueron clave, y que tuvo, por lo menos hasta Kiev, una carrera idílica en el club de Chamartín. En mi humilde opinión, no creo que sea correcto menospreciar, como han hecho algunos grandes periodistas y medios de este país, a un jugador que pasará por méritos propios a los anales de la historia del fútbol español por sus dos últimas temporadas en el Real Madrid, en las que sin Cristiano, no fue capaz de asumir su rol de líder, y en las que tampoco estuvo del todo acertado extradeportivamente, ya que no sería justo. Ya no estaba al nivel del Real Madrid, Zidane no contaba con él, no tenía hueco en su plantilla y lo mejor es que hubiese salido con Cristiano Ronaldo, pues probablemente, pero mancillar el nombre de Bale no es, a mi juicio, algo adecuado. Los madridistas te agradecen todo lo que hiciste por ellos, sus rivales quizás no tanto. La mejor de las suertes en Londres. Bye, Gareth.

0 comments on “Bye Gareth

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: