Cultura

El teatro, más vacío que nunca

La pandemia ha puesto en una situación muy difícil a las artes escénicas y ahora, tal y como la actriz Laura Cortón nos explica, miran el futuro con mucho desconcierto

La pandemia ha puesto en una situación muy difícil a las artes escénicas y ahora, tal y como la actriz Laura Cortón nos explica, miran el futuro con mucho desconcierto

La cultura es un producto de primera necesidad para muchos y ver cómo los campos de cultivo se secan pone frente al abismo a todo un sector que se enfrenta, ahora más que nunca, a un futuro lleno de espinas que costarán sacar si no se actúa de inmediato. El teatro es una ventana que se abre, que trae brisa fresca, que te renueva, que ayuda a entender lo que somos, lo que sentimos. En estos tiempos donde nada es lo que siempre ha sido, necesitamos esa ventana, esa ventana que trae preguntas, que te sacude de arriba abajo, que te reconecta con la emoción. 

Desde el punto de vista del espectador, seguro que muchos coinciden en que es muy frustrante observar cómo las artes escénicas luchan sin descanso por volver a poner en pie al sector. Para entender mejor cómo se está viviendo esta odisea dentro de las artes escénicas, la actriz Laura Cortón nos ha podido explicar cómo está siendo su experiencia. 

Laura forma parte de la compañía La Belloch y la semana pasada estrenaron en el María Guerrero del Centro Dramático Nacional la obra Otoño en abril, que da continuidad a la obra Verano en diciembre, que también ha estado ahora programada en unas fechas concretas en el CDN y que se estrenó en 2012. Así, este año Carolina África, la escritora y directora de las obras, vuelve a rescatar la historia de una saga matriarcal en la que seguro que todos vemos reflejadas alguna de las situaciones familiares que hemos vivido, sobre todo en estos meses pasados que muchas personas han vivido el confinamiento en familia. 

Imagen de la obra Otoño en abril. Fuente: Centro Dramático Nacional

En relación con la preparación de la obra, Laura asegura que, aunque la pandemia ha alterado algunos detalles, durante el pasado mes de agosto la situación no les generó un gran impacto a la hora de organizar los ensayos. Aún así, sí que es verdad que siguieron en todo momento las recomendaciones sanitarias y en los ensayos de Verano en diciembre, como la actriz Lola Cordón es una mujer octogenaria, tuvieron especial cuidado y muchas veces iban a ensayar a su casa para evitar que se tuviera que trasladar.   

Sin embargo, sí que es verdad que en el patio de butacas, tal y como Laura explica, se nota mucho que hay una sensación generalizada de miedo y que, aunque desde todos los sectores culturales se intente mandar el mensaje de que la cultura es segura, la gente sigue teniendo miedo y es difícil que venga al teatro. 

“La cultura es segura y de verdad que lo es. No hay peligro dentro de un teatro. Te sientas con la mascarilla, hay distancia entre las butacas, estás como máximo dos horas sentado sin hablar y mirando al frente. Realmente el peligro lo podemos vivir en otras situaciones más normalizadas de nuestro día a día”.  

Desgraciadamente, este recelo a ir a actividades culturales está generando un gran impacto en la taquilla y son las instituciones públicas las que deben echar una mano (y no un capote) al sector cultural. Hablando de esto con Laura, ella se siente muy desatendida por todos los políticos en general y por el ministro de cultura en particular. Siente que no hay una persona que esté con los trabajadores culturales, acompañando la lucha que todos ellos están haciendo.  

De toda esta situación, uno de los cambios más grandes que la sociedad está viviendo es sin duda la desaparición del futuro. Ya no se puede planear, organizar ni prever nada, el futuro es más cercano que nunca, el futuro es mañana y ya está. De este modo, en el teatro el futuro tampoco existe y es que el único futuro que tiene Laura es poder llegar al 4 de octubre con Otoño en abril, ya que ni eso es seguro.

Además, después del María Guerrero su deseo era poder girar con el espectáculo durante un tiempo, pero la situación está muy complicada. Es muy difícil cerrar bolos y a raíz de la cancelación de funciones en estos últimos seis meses, ahora se están recuperando estas funciones y a los teatros les está costando dar cabida a todo lo que se canceló más lo nuevo que viene. A nivel económico está siendo muy duro y en el caso particular de La Belloch, como producción privada, están esperando a ver si se recuperan económicamente. 

24 de septiembre de 2020

0 comments on “El teatro, más vacío que nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: