Actualidad Opinión Política

El día que Franco hizo un ‘sinpa’

El 20 de noviembre de 1975 el dictador Francisco Franco se fue de España con una maleta cargada de muertos y la cuenta sin pagar más alta de la que se tienen registros. Han pasado ya 45 años y una transición desde que el ‘caudillo’ fuese enterrado en la gran pirámide que se ordenó construir, pero España todavía no ha sido capaz de salir de los números rojos que un día dejó. Ni siquiera ahora, que por fin han desplazado su restos a un lugar en el que nadie pudiera (ni debiera) venerarlos, se ha hecho justicia para con España misma.

Recientemente, el gobierno de coalición PSOE-UP ha anunciado la creación de un anteproyecto de Ley de Memoria Democrática. Esta ley, entre otras cosas, incluye una serie de medidas tales como declarar la nulidad de los juicios sin garantías del franquismo, la prohibición de fundaciones públicas que exalten la figura del dictador e incluso una resignificación del Valle de los Caídos. Una serie de medidas que, entre otras cosas, pretenden devolver a sus familias los restos de los republicanos fusilados y enterrados en cunetas. Esto último, por fin con dinero público, después de que el gobierno de Mariano Rajoy dejase a cero euros el presupuesto para la Ley de Memoria Histórica (2007). En definitiva, el gobierno de España va a hacer lo que prácticamente la totalidad de las organizaciones internacionales y otros países víctimas del fascismo llevan pidiendo (y haciendo) desde hace décadas.

No obstante, y para sorpresa de nadie, el ala más conservadora del congreso y de fuera de este parece intentar atacar la medida con ese viejo y rancio discurso de la derecha que tacha cualquier medida de memoria de revanchismo. La paranoia típica de aquel que teme reconocer avergonzado que su padre, el que tan bien lo trató mientras lamía sus botas, era en realidad un criminal con los que no. Solo el que se siente vencedor es capaz de creer que todo ya pasó, pese a que en realidad haya heridas que todavía no se han cerrado y, en algunos casos, hasta hace bien poco podías cruzarte por las calles de Madrid con aquel que te las hizo (como es el caso del torturador Antonio González Pacheco, alias ‘Billy el Niño’).

Trabajos de exhumación de la fosa común de Pico Reja (Sevilla). Fuente: EFE.

La cuestión trasciende, pues, a la verborrea que todos sabíamos que escupiría la ultraderecha de nuestro país. Sus argumentos, no solo vacíos, carecen de cualquier tipo de veracidad histórica, pero siempre se ajustan a un discurso en el que todo lo que se enseña es un cuento de los perdedores. Siempre aparece un “¿y Paracuellos qué?” o “el bando republicano también mató a gente”. Y es verdad, por supuesto. Es indudablemente cierto. Es decir, era una guerra y en la guerra muere gente. Pero la cuestión está en que el bando republicano no solo sufrió la guerra, sino 40 años de dictadura. Fusilamientos, torturas, juicios injustos… Mientras, los muertos del bando nacional fueron desenterrados con dinero público y condecorados, así como sus familias recompensadas con puestos en las administraciones del nuevo Estado. Y es que Franco sí tenía memoria.

El nacional-catolicismo nunca olvidó a sus muertos, pero hizo todo lo posible para que nadie recordase a los contrarios. El Valle de los Caídos es un buen ejemplo de esto, pues se hizo ver que era un lugar de reencuentro entre hermanos, pero rara vez se menciona que fue construido a base de mano esclava del bando republicano. Hay gente enterrada en ese “monumento” a la que nadie preguntó si quería allí descansar. No existe ni una sola placa en todo el recinto que explique qué es o porqué está ahí, y eso es parte del objetivo de la resignificación que antes mencionaba. “Resignificar” no significa imponer ni manipular la verdad, sino explicar qué fue realmente. Auschwitz no fue borrado de la historia, pero si lo visitas comprendes lo que fueron los campos de concentración. Con el Valle ocurre lo mismo.

El eurodiputado de Vox, Hermann Tersch, escribió una carta en relación a esta resignificación en la que exponía que la idea del gobierno era “la destrucción de la cruz”. La realidad es que el anteproyecto de ley no menciona, en ningún caso, cual va a ser el destino de dicha cruz (que es la más grande a lo largo de todo el globo); pero lo cierto es que hay proposiciones de todo tipo si preguntas a pie de calle. Desde aquellas que piden volar el lugar entero por los aires, algo que sería todo un espectáculo de luz y fuegos artificiales, aunque quizá un poco extremista; hasta simplemente dejarla donde está, siempre y cuando se logré entender que, en ningún caso, debe verse como una cruz cristiana. Primero de todo, porque si esa cruz tenía un objetivo, era precisamente el de demostrar que “el (nacional)catolicismo venció a los enemigos de España“; y segundo porque, como lugar público, debería carecer de toda simbología ideológica o religiosa. Probablemente, de todo el trabajo a hacer, el de resignificar la cruz sea el más difícil. Es decir, es una CRUZ: el símbolo más extendido en todo el mundo. Pero expulsar a la orden de los benedictinos, impuesta por Franco y que cada 20 de noviembre ofrecía una misa en honor al dictador, es un buenísimo primer paso.

Por desgracia, en España aun quedan cosas impuestas por Franco que va a costar quitar de donde están, pero esta Ley de Memoria Democrática puede ser, por primera vez en 80 años, algo de lo que el país pueda enorgullecerse. No obstante, queda trabajo por hacer, y, lejos de ese supuesto paranoico de quien tiene algo que ocultar, España necesita que las generaciones venideras sean educadas en memoria. No pueden seguir existiendo jóvenes que saben quien fue Franco de oídas, pero que no le dan importancia a que sus restos descansaran en un monumento por encima de aquellos a los que traicionó, esclavizó, mató e intentó borrar de nuestra historia. Alguien debe hacerle pagar la cuenta que dejó.

0 comments on “El día que Franco hizo un ‘sinpa’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: