Deportes

Bielsa y Leeds, un matrimonio perfecto

A nadie se le hace raro ver a un caballero de 65 años vestido con el chándal del equipo de barrio al que entrena mientras hace la compra, pasea o se toma un café. Como a ninguno de los habitantes de la localidad de Wetherby (Leeds, Inglaterra) les extraña ver a Marcelo Bielsa disfrutando de la cotidianeidad de este pueblo inglés de poco más de 20.000 habitantes. Es más, el argentino ya forma parte del paisaje.

Solamente se trata de un loco del fútbol, exseleccionador argentino y chileno, exentrenador de Newell’s Old Boys, Lazio, Olympique de Marsella y Athletic Club -entre otros muchos- y actual entrenador del Leeds United, equipo al que dirigió la pasada temporada hasta lograr el ascenso a la Premier League. Tras dieciséis años de penurias el conjunto inglés alcanzaba de nuevo la máxima categoría.

Cinco kilómetros distan entre su humilde casa -la cual escogió en lugar del ostentoso hotel que el club le había proporcionado- de la ciudad deportiva del Leeds United. Distancia que, por descontado, recorre todos los días a pie. Eso sí, deteniendo su recorrido, sin ningún inconveniente, en caso de cruzarse con algún aficionado en busca de una fotografía con él. Y, por supuesto, lo hace ataviado con el chándal del equipo, del que no se desprende ni para hacer la compra. Ni siquiera en la celebración del centenario del club, evento en el que el resto de los invitados iban de etiqueta.

Pues bien, este es Marcelo Bielsa, un tipo excéntrico que vive por y para el fútbol, que hace la compra con total normalidad en Morrisons, que entra al Costa Café y llena la mesa de papeles para estudiar y preparar los partidos. Pero, ante todo, es un tipo que le ha devuelto la ilusión a toda una afición. Hinchada que le muestra su gratitud en todos los rincones de Leeds. Murales y pintadas de un maestro de primaria bajo el eslogan de In Bielsa we trust (‘En Bielsa confiamos’). Un libro sobre su paso por el club, cuya autora recibió la llamada de Bielsa. “Es maravilloso que tuviera tiempo para llamarme y darme las gracias. Eso demuestra la clase de persona que es”, dice la autora. Incluso en la tienda del Leeds se vende el cubo sobre el que se sienta durante los partidos. No todos los equipos tienen un cubo oficial.

Bielsa, sobre el cubo que usa como asiento.

Estas y otras extravagancias -como que, a pesar de conocer el idioma, prefiera expresarse en español en las ruedas de prensa y llevar a su lado un traductor al que más de una vez ha corregido: “No, cansados no. Desgastados” o “Hable más alto, ¿no ve que no le escuchan?”- le hacen ser un tipo muy peculiar. En definitiva, un gran entrenador que decidió ir a segunda división para devolverle la grandeza a un equipo que la había perdido. Guion tan solo comparable al de Luis Aragonés con el Atlético de Madrid.

Y no solo cabe destacar el ascenso, sino que, en las primeras dos jornadas le ha plantado cara nada menos que al actual campeón, el Liverpool, en un emocionante encuentro que no pudieron llevarse por la mínima; y ha vencido en Elland Road, su estadio, al Fulham, mostrando descaro y dejando ver que no se trata que un equipo que peleará por evitar el descenso, sino que puede conseguir la permanencia con total facilidad. Y, por qué no, soñar con algo más.

Un tipo que fascina una y otra vez al aficionado del fútbol, que tiene su propia calle y a toda una hinchada en el bolsillo. De manera que, como reza uno de los murales cerca del estadio, “Vamos Bielsa, carajo”.

Mural de Marcelo Bielsa, en Leeds.

0 comments on “Bielsa y Leeds, un matrimonio perfecto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: