Actualidad

Alejandra, tú sí importas

La pequeña Angeli Alejandra Rua de 14 es hoy una más.
Una más de las que salen en las noticias.
Una de esas historias que te revuelven y te erizan la piel.
Pero Alejandra no es una más, y ningún medio nacional se ha hecho el suficiente eco de tremenda salvajada.

Alejandra fue asesinada por unos Sicarios en la provincia de Segovia.
Unos desalmados se encargaron de truncar una vida de sueños a una menor.
No obstantes con lo sucedido, profanaron su tumba la misma noche de su entierro para desnudarla, violarla y dejarla abandona boca abajo.

Alejandra es una niña que podría haber sido doctora, abogada o diseñadora. O lo que le diera la gana.
Una niña que probablemente no ha tenido la oportunidad de salir con sus amigas una noche de fiesta, de enamorarse, de comprarse el traje para su orla, de viajar a ese país que tanta ilusión le hacia.

Una niña que aún no habría decidido si le gustaba más el verano o el invierno, el chocolate o los helados, el verde o el naranja, el tinto o la cerveza, los abrazo o los “te quiero”.

Una niña que, quizás, no ha tenido la posibilidad de terminar esa serie que tenia pendiente en Netflix; que no ha podido disfrutar del sabor de un buen sushi en un restaurante japonés o una niña que no ha paseado de la mano de su amor.

Alejandra esa noche dejó un libro con la esquina doblada, una película inacabada, una cena a la que no llegó, un mensaje sin respuesta de su mamá preguntado “dónde estás?”. Deja un secreto, un suspiro, un beso al aire.

Pero no siendo suficiente con ello, tenían que sacar el cuerpo inerte y sin vida de su tumba. Haciendo aun más profunda la herida de esos padres. Dejándola tirada en la calle, como si de basura se tratara. Porque para ellos era algo, una cosa sin futuro, sin voz, sin derecho a decisión.

Parece que la vida de Alejandra no importa.
La vida sigue, todo avanza y nada importa.
Y como decía el poema de Gustavo Adolfo Becquer;


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero si importas Alejandra. Tu vida merece ser contada. Nadie muere si es recordada, y haremos que tu voz se escuche. Aquí está tu manada. Aullando más fuerte. Lista para pelear.

Alejandra descansa en paz, que la guerra sigue aquí.

0 comments on “Alejandra, tú sí importas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: