Cine Cultura Opinión

Las salas de cine en España pierden casi 200 millones de euros en siete meses

Desde el inicio del estado de alarma, el 14 de marzo, hasta el final del mismo, el 21 de junio, las salas de cine estuvieron cerradas en toda España. Casi 100 días sin ingresar ni un solo euro. Según los datos elaborados por Comscore y ofrecidos por el Ministerio de Cultura a través del ICAA, las salas de cine españolas han sufrido un lucro cesante de aproximadamente 182 millones de euros.

Situación previa al coronavirus

El último informe del Marco General de los Medios en España, elaborado por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación, revelaba que existía un atisbo de esperanza dentro de la alarmante situación que llevaban viviendo las salas de cine en España durante los últimos 20 años. Tras varios años de profunda crisis en el sector, habiendo conseguido mínimos históricos durante los años de depresión económica provocados por la Gran Recesión del 2008, el cine comenzaba a estabilizarse. La sorpresa llegó durante el 2019, año en el que el cine logró un aumento en la penetración social del 18%, pasando de 3,9% a 4,6%. La asistencia al cine alcanzó los 105 millones de espectadores, la mayor cifra de la década. Este aumento de audiencia provocó un crecimiento en la recaudación, logrando la mayor cuantía desde 2011: 624 millones de euros. A pesar de ello, las cifras seguían siendo bajas. El cine español había bajado de los 100 millones de euros (94, para ser exactos) y había tenido una de las peores cuotas de pantalla de los últimos años. Pero ese pequeño batacazo del producto nacional no le podía hacer sombra a la gran noticia del año: el cine seguía creciendo.

Estado de alarma

El inicio del 2020 auguraba un buen año. Los ingresos estaban siendo superiores a los del año pasado, vaticinando así uno de los mejores años de la década. Se podían superar los niveles previos a la crisis y este parecía ser el momento. Sin embargo, contra todo pronóstico, el 14 de marzo cambió la historia para siempre. El Gobierno de España, con motivo de controlar la situación epidemiológica del país, decide hacer uso del artículo 116.2 de la Constitución Española y aplicar la Ley Orgánica 4/1981 declarando el estado de alarma en toda la nación. Automáticamente, las salas de cine se vieron obligadas a echar el cierre. Durante 11 semanas consecutivas nadie vio una película en la gran pantalla. Los ingresos se transformaron rápidamente en pérdidas, experimentando un lucro cesante de 84,4 millones de euros.

Lo que pocos sabían era que el problema real no estaba en haber cerrado y confinado a la población durante 100 días, sino en el daño social y económico que experimentaría el país en la futura “nueva normalidad”.

Nueva normalidad

Progresivamente, en función de la situación regional, la población comenzó a desconfinarse. El gobierno intentó reactivar la economía, pero las medidas fueron lentas e ineficaces. El consumo de los hogares descendió más de un 20% y el PIB se desplomó en un 18,5% durante el segundo trimestre del año. Los más afectados fueron aquellos que se encontraban en el sector servicios, que dependían del consumo masivo y su ingreso procedía principalmente de los hogares. Entre ellos se encontraban el turismo, la restauración, el comercio, la aviación o las salas de cine.

El primer fin de semana, las salas de cine recaudaron 14.500€ en toda España. Un ingreso paupérrimo, que suponía una caída del 99% con respecto al año anterior (5,9 millones de euros durante ese fin de semana). Durante todo el mes de junio y julio, el desplome fue superior al 90% en todos sus fines de semana. El mayor pico de ingresos se produjo del 17 al 19 de julio, consiguiendo 844.175€ frente a los 9,3 millones de esas mismas fechas durante el 2019. En agosto la situación mejoró levemente, ingresando entre 1 y 2 millones de euros, un 75% menos que el año anterior. Y septiembre supuso un aumento significativo con respecto a octubre, estabilizándose entre los 2 y 3 millones de euros por fin de semana (un 60% menos que en 2019). Sin embargo, a pesar de estas leves mejorías, se estima que las salas de cine han experimentado un lucro cesante superior a los 182 millones de euros en tan solo 7 meses. De hecho, la tragedia parece aún mayor si comparamos los datos de estos meses de pandemia con los del año pasado, descubriendo que apenas se han conseguido 28 millones de euros frente a los 210 millones que se obtuvieron durante esos mismos 7 meses.

El futuro

Sumergidos de lleno en la segunda ola y en una situación de incertidumbre tan grande como la actual, resulta difícil saber que futuro le deparará a las salas de cine. La duración de la pandemia, la magnitud de la crisis económica, la pérdida de poder adquisitivo de las familias o la destrucción de empleo son algunas de las variables que decidirán el porvenir de esta industria durante los próximos años. Lo que si parece evidente es que se tardarán años, muchos años, en volver a recuperar las entusiasmantes cifras que se venían cosechando.

0 comments on “Las salas de cine en España pierden casi 200 millones de euros en siete meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: