Cultura Opinión

Cinco dudas frecuentes del español

Allá por abril del año 2016, el Instituto Cervantes, publicaba un libro titulado: Las 500 dudas más frecuentes del español. Dicha obra se encuentra dividida en cinco tipos de dudas: generales, sobre la pronunciación y la ortografía, dudas sobre la gramática, dudas sobre el léxico y el significado de las palabras y, por último, sobre el texto.

A continuación, expondré cinco dudas del libro para dar a conocer al lector algunas de las curiosidades lingüísticas. Las respuestas están recogidas y redactadas tal y como aparecen en él, aunque en ocasiones he resumido la explicación para que la lectura sea más amena. Las explicaciones son claras, directas y ajustadas a las normas ortográficas actuales. Apto para todo tipo de públicos: curiosos, no tan curiosos, interesados o no tan interesados en nuestra lengua.

Duda 245. ¿El zapato me apreta o me aprieta?

Solo es correcta la segunda forma, me aprieta. El verbo apretar es uno de los numerosos verbos irregulares por alternancia vocálica e – ié en su conjugación. El cambio entre la vocal simple y el diptongo depende del acento: si la sílaba está acentuada, ha de llevar diptongo, en caso contrario, vocal simple. Es un error no diptongar cuando el acento recae sobre la sílaba correspondiente, incorrección que se produce con relativa frecuencia en verbos como apretar, fregar, entregar, nevar, plegar o restregar.

✕ Me apreta el zapato.

✓ Me aprieta el zapato.

✕ ¿Fregas tú la cocina?

✓ ¿Friegas tú la cocina?  

Solo unos pocos verbos admiten ambas posibilidades. Entre los que sí varían encontramos atestar (yo atiesto – yo atesto), cimentar (yo cimento – yo cimiento), templar (yo templo – yo tiemplo), entre otros.

Duda 264. ¿Se elige el presidente o al presidente?

Ambas formas son válidas, pero sus significados pueden ser distintos: con preposición se alude a la persona que saldrá designada del proceso; sin preposición puede referirse al cargo o la persona. En la presencia de la preposición a en los complementos directos no solo influye el carácter personal o no personal del complemento. En los siguientes apartados, se ejemplifican algunos de los casos en los que la presencia o ausencia de la preposición tiene valor semántico, además del comentado:

  • El carácter específico o conocido frente al inespecífico del referente del complemento: Busco un fontanero alude a uno cualquiera, mientras que Busco a un fontanero implica que el fontanero es uno específico, conocido por el hablante.
  • El grado de personificación que se otorgue al complemento directo: en Temo al fuego se percibe como más personificado el complemento directo que en Temo el fuego.
  • La proximidad afectiva respecto al objeto denotado por el complemento directo: Saca al perro de paseo se percibe como más afectivo que Saca el perro de paseo. Esta explicación está relacionada con la explicada anteriormente.  
  • El carácter ambiguo de la construcción gramatical.

Duda 356. ¿Qué significa exactamente una expresión como Cierran hasta las doce?

Depende del país en el que se emita el enunciado, hasta el punto de que puede significar una cosa o su contraria. Cuando se usa hasta para introducir un complemento circunstancial de tiempo en oraciones de significado negativo, tiene dos significaciones opuestas en español. En la mayor parte del territorio hispanohablante una oración como Estará en su casa hasta las ocho se interpreta como ‘a las ocho dejará de estar en su casa’, y No estará en su casa hasta las ocho como ‘llegará a su casa a partir de las ocho’. No obstante, en zonas de Venezuela y Ecuador se ha eliminado el adverbio de negación, de manera que la oración Estará en su casa hasta las ocho ha pasado a significar que ‘no llegará antes de esa hora’, lo contrario que en el resto del español. Lo recomendable es que se conserve el adverbio de negación para evitar ambigüedad.   

Duda 406. ¿Se puede decir Buenos días, póngame un café o debe decirse me pondría un café?

Son aceptables ambas formas, aunque se usan con intenciones ligeramente distintas y producen efectos diferentes. Tanto si la fórmula elegida es póngame como si es me pondría, el enunciado contiene una petición con la que el hablante pretende que el destinatario actúe en un determinado sentido. Los enunciados imperativos son actos de habla que afectan directamente al interlocutor, quien puede ver en ellos cierto grado de descortesía según las circunstancias en que se produzcan.

Previendo ese posible efecto negativo, a menudo el emisor trata de mitigar el carácter imperativo y recurre a los numerosos recursos de que dispone la lengua para atenuar, como la adición de fórmulas de cortesía del estilo de por favor, si no le importa, si no tiene inconveniente, etc., la expresión de la orden en forma de pregunta, que permite que el aludido tenga la posibilidad de responder, el empleo de diversas fórmulas de distanciamiento, como el alejamiento temporal, etc. La elección de un determinado recurso, o incluso la combinación de varios, dependerá de las circunstancias de la comunicación y, sobre todo, de la estrategia que adopte el hablante para conseguir mejor su objetivo, pero en ningún caso se consideran fórmulas incorrectas.

Póngame un café.

Póngame un café, por favor.

¿Me pone un café?

¿Me puede poner un café?

Querría un café. ¿Le importaría ponerme un café?

Le agradecería mucho que me pusiera un café.

Duda 409. ¿Cuál es la diferencia entre Latinoamérica, Iberoamérica, Hispanoamérica y Sudamérica?

Los tres primeros términos se refieren a ámbitos lingüísticos diferentes de América, cada uno de los cuales incluye a los siguientes. Latinoamérica (o América Latina) engloba al conjunto de países americanos que hablan lenguas derivadas del latín (español, portugués y francés); Iberoamérica comprende a los de lengua española y portuguesa e Hispanoamérica es solo para los países americanos de lengua española. Sudamérica (término equivalente al de América del Sur) es la designación geográfica que engloba los países situados al sur del istmo de Panamá.

El español es la lengua más hablada de Latinoamérica.

El español es la lengua de Hispanoamérica.

Brasil es el país más poblado de Iberoamérica.

¿Cuál es el país más meridional de Sudamérica?

Los cuatro términos deben escribirse siempre en una sola palabra: Latinoamérica, Hispanoamérica, Iberoamérica, Sudamérica, de modo que no son correctas grafías como Latino América, Latino-América, Hispano América, Hispano-América, Ibero América, Ibero-América, Sud América, Sur América, Sud-América, Sur-América.

✕ Es un gran estudioso de la cultura de Latino-América.

✕ Es un gran estudioso de la cultura de Latino América.

✓ Es un gran estudioso de la cultura de Latinoamérica.

0 comments on “Cinco dudas frecuentes del español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: