Opinión Política

“Los políticos son todos iguales”

La pasada semana, un servidor estuvo pegado las 16 horas que duró la moción de censura de Vox a la pantalla. Desde entonces, no he parado de ver como los medios en general aseguraban haber visto algo que yo no pude ver. O, al menos, algo que yo no creí ver.

Al repasar la prensa de esos días, prácticamente todos daban por vencedor de la moción no al candidato, ni tampoco al Presidente; sino al que consideraban como verdadera diana de este proceso: Pablo Casado. Es cierto que su discurso sorprendió a todos; un rotundo “no” con el que parecía poner tierra de por medio entre su partido y la formación liderada por Santiago Abascal, pero ¿hasta que punto es así? ¿Hasta que punto podemos creer que Pablo Casado le ganó el pulso a Vox, si aun a día de hoy su partido gobierna gracias a la ultraderecha en 3 comunidades? Santiago Abascal y su reacción impostada frente a lo que calificó como “insultos” siguen siendo imprescindibles para que el PP pueda hacer oposición desde Andalucía, Murcia y, sobre todo, Madrid. El líder de la ultraderecha no sale reforzado por la moción, pero desde luego las 16 horas de verborrea que tuvo en televisión las aprovechó, precisamente porque su objetivo estaba claro. Santiago Abascal quería ser la portada de todos los medios; quería llamar la atención de todos los votantes que sabía que no verían sus intervenciones, sino el picadillo final de 30 segundos que las cabeceras de los telediarios mostrarían. Quería ser el muro verde, frente a la mayoría roja en el recuento de votos del congreso.

Los medios recogieron la foto, las declaraciones en las que se mostraba dolido con las declaraciones de Pablo Casado. Abascal consiguió hacer creer que el “no” ponía a los populares a un paso de Otegui. Todos sabían que esta moción no saldría adelante, principalmente porque la mayoría que necesitaba precisaba de los votos de los partidos más reacios a la formación de la ultraderecha. Pero, para Abascal y compañía, poco importaban los números: querían minutos de fama. Querían ser el foco de atención en medio de la pandemia del virus chino trumpista que tanto les gusta. Es por eso que esgrimieron a su candidato a las elecciones catalanas, Ignacio Garriga, con un discurso tan vacío como aburrido. Es más: soporífero. Vox tiró de todo lo que tenía para rascar votos de un lado y de otro. Comenzó a interpelar directamente a la clase obrera con un discurso atroz, pero sobre todo, poco creíble. Un partido ultraconservador, de hombres ricos, financiado y apoyado por los más ricos, ¿de repente se abanderan como los defensores del pueblo frente al malvado IBEX-35? Vox está ansioso por gobernar España con mano de hierro; y ahora empieza a desarrollar un populista discurso social porque sabe qué es lo que más precisa. Y tarde o temprano le funcionará, porque la derecha española, tanto partidos como votantes, no sabe de sanidad democrática; no sabe (ni parece querer) parar el fascismo. Fue el propio Pablo Iglesias quien se lo dijo a su tocayo Casado después de la intervención de su “no”: su discurso llegaba tarde, porque sus votantes querían el ““(como los de Ciudadanos), según los datos de una encuesta realizada aquellos días. Y ya no solo los votantes; sino sus propios compañeros de partido, lo más radicalizados, lo buscaban por su ínfimo respeto a lo que la democracia ha elegido, como ya compartía días antes de la votación la diputada Cayetana Álvarez de Toledo en su canal de Youtube. Santiago Abascal no perdió con el “no”; como mucho, demostró que hace tiempo que ya había ganado.

No obstante, más allá del juego de tronos en que se ha convertido la derecha política española, creo imprescindible recoger lo que dijo el diputado Gabriel Rufián (ERC) durante su intervención. Algo que la bancada de la izquierda se centró en marcar durante toda la moción, pese a que luego se convirtiese en algo simbólico pues, o no se recogió, o bien se tergiversó, de forma que ningún medio hizo eco de lo que pasó. “No somos todos iguales”, dijo Rufián. Pese a que sea precisamente lo que Vox quiera inculcar en todas y cada una de las mentes de los españoles cuando piensan en nuestra política (algo que, por desgracia, ya llevaba dando frutos mucho antes). Y es cierto que, en mitad de una pandemia global que se lleva a cada día más y más vidas, a nadie se le ocurriría parar la actividad del Congreso para una moción de censura sin posibilidades. A nadie, salvo a quien sabe que no tiene nada que perder, porque no tiene ninguna vida a su cargo. A nadie, salvo a quien ha llegado a la política a estorbar y que se vale del odio para ganar. El monstruo al que no se ha sabido parar, que ahora campa a sus anchas por las salas del Congreso, mirando los agujeros del techo y recordando tiempos mejores (para ellos). Y es verdad que no son todos iguales ya que, mientras el candidato y su diputados hablaban, la izquierda escuchaba. Mientras Casado defendía a su partido como un espartano en las Termópilas, la izquierda escuchaba. Pero cuando la izquierda respondió, la derecha se convirtió en el Loropark de los insultos. Y es algo que está grabado. Algo que cualquiera puede ver, si tiene la más mínima intención de aprender. Algo que, antes de que cualquiera pueda decir ese tan sonado “son todos iguales”, tendría que ver para comprobar que no todos lo son. Incluso aunque la izquierda después tenga algún que otro escollo (Echenique, cállate), la izquierda respeto. La derecha regional, la del PNV, JxCAT o las del Grupo Mixto como Ana Oramas (que dio todo un discurso sobre el respeto) escuchó y respetó; pero el Congreso ha abierto sus puertas a los hooligans de la política y ya lo están dejando todo hecho un estropicio.

Lugarteniente de la movida en general en El Generacional, Discordia Magazine y La Ciclotimia.

0 comments on ““Los políticos son todos iguales”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: