Cultura

Marsu: “Muyer Bruxa’ nace de la necesidad de hablar sin saturar mis redes”

Marsu (@marinagrandoso) es una joven asturiana residente en Madrid a la que le encantan las redes sociales y pasar tiempo con las personas que quiere. Recién graduada en Periodismo, suple su vocación comunicadora con su podcast Muyer Bruxa, una espacio donde reflexiona sobre su propia experiencia y sobre temas que le gustaría que alguien le hubiera contado. El sábado 24 de octubre tuvimos el placer de entrevistarla en Instagram sobre su vida y sus proyectos. A continuación, la transcripción del directo que también tenéis disponible en formato vídeo en el IGTV de El Generacional:

P: Para aquellas persona que no conocen Muyer Bruxa, ¿podrías explicar brevemente en qué consiste?

R: Muyer Bruxa es un podcast que nace de la necesidad que tenía de hablar sin saturar mis redes sociales. Me considero comunicadora de vocación por lo que me gusta mucho hablar, pero sentía que daba muchísimo la tabarra por Instagram. Yo soy de la generación en la que YouTube estaba al alza así que en su día me plantee hacerme YouTuber, el problema fue que ese proyecto cojeaba por todos lados. Para abrirte un canal necesitas tener muchos recursos como una cámara, saber editar, un ordenador potente… por lo que nunca llegué a verlo factible. Hace año y pico, cuando empezó la fiebre de los podcasts, me pareció una idea muy interesante para suplir el espacio que necesitaba.

Al final, Muyer Bruxa es básicamente un espacio en el que hablo y reflexiono sobre cosas que me hubiera gustado que me hubiesen dicho, que me parecen importante compartir…. Al mismo tiempo, también vienen amigas y amigos a hablar de temas como periodismo o sexo. Por tanto, no considero que sea un podcast que encaje exactamente en algo muy concreto sino que se trata simplemente de cosas que me gustaría que la gente escuchase y que, por algún motivo, a la gente le gusta escuchar. Considero que así conseguimos que todo encaje.

Pregunta: ¿Nos podrías revelar de dónde viene el nombre de Muyer Bruxa?

Respuesta: El nombre viene de la canción “Mujer bruja” de Lola Índigo. Cuando la sacó me pareció conceptualmente muy interesante así que la cogí e hice la versión en asturiano: Muyer Bruxa. Todo esto sucedió por la época que estaba meditando cambiarme en nombre en redes así que, antes incluso de saber que iba a tener un podcast, guardé los nombres en Instagram y Twitter pensando en el momento en que los pudiera necesitar (mi consejo es que intentéis guardar los arrobas con antelación porque después es muy complicado encontrar uno que te guste, yo ya tengo guardado otro por si algún día comienzo otra cosa). Más o menos seis meses después lancé el podcast por lo que todo encajó genial.

P: ¿Nos podrías explicar un poco el proceso creación de los capítulos desde que surge la idea hasta que se publica?

R: Tengo que admitir que en mi caso, el proceso básicamente se resume en hacer una de lluvia de ideas, ponerme a grabar y ya está. Esto es así porque los capítulos de Muyer Bruxa suenan como una nota de voz muy larga, es decir, no tienen mucha edición ni cortes. Como siempre, la inspiración siempre surge cuando no podemos grabar (yendo en el metro, en el trabajo…) así que lo que hago es anotar todas las ideas en las notas del móvil. De ahí, normalmente me apunto en un folio los tres puntos básicos que quiero tratar para evitar irme mucho por las ramas. A continuación, me pongo a grabar y suelo subir lo primero que sale. La razón es que lo escucho muy poco porque me muero de vergüenza, no he escuchado ni uno de los capítulos otra vez después de haberlos subido.

Logísticamente hablando, las cosas se complican cuando se trata de un episodio que grabo con otra persona. Es necesario quedar para ver cuando podemos grabar las dos voces, hablar con esa persona para ver qué puntos podemos tratar, qué puntos pueden resultar delicados… Con todo, en ningún caso es un proceso que salga así de la nada. Es necesario que busque mi ratito para cargar el micro, mi rato para grabar, mi momento para terminar de darle forma… El otro día, por ejemplo, me eché más de hora y media buscando entre músicas libres la melodía para poner al inicio del podcast ya que tienes que escuchar una a una cada una de las piezas.

P: ¿Cuáles son los temas que más te gusta tratar en el podcast?

R: Pienso que Muyer Bruxa es un podcast muy personal en el que casi todo está conducido a través de mi propia experiencia. Por tanto, diría que lo que más me gusta y en lo que suelen derivar la mayoría de los episodios es hablar de mí misma. Aunque puede sonar un poco egocéntrico, lo digo en el mejor sentido porque, al final, soy una persona que no sabe casi nada y a la que no le gusta dictar sentencia o pretender enseñar cosas.

En especial, me encanta hablar de mis propias vivencias porque llevo años compartiéndolas en mis redes sociales viendo como mucha gente responde diciendo que le pasa lo mismo o se siente igual. La mayoría de las ocasiones en las que la gente me manda un mensaje bonito es porque he conseguido conectar con sus propias vidas. Este feedbasck hace que me sienta muy cómoda hablando de mí misma porque sé que siempre se formará esa especie de círculo de experiencias.

P: ¿Qué esperas que se lleven tus oyentes al terminar de escucharte? ¿Qué esperas que sientan al terminar alguno de los capítulos?

R: Se trata de una cosa en la que intento no pensar mucho porque me abruma un poco el tema de las expectativas que alguien pueda tener sobre lo que yo hago. ¿Estaré haciendo lo que se esperan de mí? ¿Estaré a la altura de lo que esa gente se espera? Dejando esto un poco a un lado, es verdad que al ser esa especie de audio de WhatsApp la sensación que intento trasmitir es la de una conversación cercana de amigas. A mí lo que realmente me gustaría es poder estar tomando un café y contarle todas esas cosas a cada persona que me escucha e invitarles yo, pero no puedo.

Las ideas con las que a mí me encantaría que se quedasen es con que no están solos, que estamos todos juntos en esto y que aquí hay alguien que está pasando por cosas muy parecidas aunque a veces se hagan un mundo. Me gustaría pensar que les entra un poco de calorcito en el corazón. Hoy grabando un futuro episodio con mi amigo Javi se lo comentaba: a mí con que a una persona le haya servido, gustado o entretenido ya me vale. Tampoco hace falta que se convierta en un boom y que a la gente le flipe. Con que le guste a una persona yo ya estoy contentísima.

P: Este domingo comienza lo que podríamos llamar una “nueva temporada” del podcast. ¿Nos podrías adelantar alguna cosilla? ¿Qué nos vamos a encontrar en las próximas semanas?

R: Sí, puedo haceros un pequeños spolier (risa). Tengo previstos 9 capítulos y ya conozco la temática de todos. Esta tarde, por ejemplo, he grabado un capítulo con mi exnovio sobre sentirse perdido con respecto a estudios, trabajo… También tengo pensado un capítulo sobre enamorarse y lo importante que es no conformarse cuando se está enamorado. Asimismo, tengo en mente un episodio sobre toda la experiencia de salir del armario con un amigo.

Primer capítulo de la nueva temporada del podcast Muyer Bruxa

P: ¿Cuándo es tu momento favorito para escuchar podcast?

R: A mi me gusta ponerme podcast mientras que tengo que hacer tareas que me aburren como lavar los platos, doblar la ropa o ir en autobús. Básicamente los escucho en los momentos que los antes me ponía música pero que, desde que descubrí los podcasts, uso mucho los últimos.

P: ¿Qué le recomendarías a alguien que está pensando introducirse en el mundo de los podcasts para escucharlos?

R: Es una tontería, pero es verdad: los podcasts más famosos lo son porque son buenos. Lo mejor para empezar es meterse en una lista y probar con los diez más escuchados para poder encontrar que, aunque la mayoría no te interesarán, alguno te gustará porque si están ahí es porque la gente los escucha porque están bien. A mí me sirve mucho también probar a escuchar lo que escucha gente que se parece a mí. Si conoces o sigues a alguien que sabes que más o menos tiene los mismos gustos que tú, es muy recomendable fijarse en qué está escuchando para tirar por ahí.

Lo más importante es tener presente que no te tiene por que gustar todo. Yo ahora mismo seguir religiosamente debo de escuchar cinco y he debido de empezar como ochenta. La mayoría no te gustarán, es normal, pero al final dará con uno que te encante y te sirva para engancharte. Luego esta el hecho de que el te guste finalmente siga subiendo contenido, porque somos muchos los que nos bajamos de ese carro muy a menudo (risas).

P: ¿Podrías recomendarnos un par de podcast que últimamente te encanten?

R: Últimamente estoy escuchando mucho uno muy bien hecho llamado Casi brujas de dos chicas argentinas súper divertidas y que tratan sobre todo temas de astrología y tarot que es un materia que me encanta. Igualmente, escucho Cualquier tiempo pasado fue anterior de Nieves Concostrina para la Cadena Ser. También escucho mucho Entiende tu mente que es uno de los más famosos. Por último, tengo la suerte de que un par de amigos tienen también podcast que como buena compañera escucho religiosamente: Personal y político de Sara Riveiro y Vivimos en una sociedad de Sebas G. Mouret.

P: ¿Qué consejos les darías a alguien con la idea de iniciar un podcast?

R: El mejor consejo que le puedo dar es que se lance a hacerlo porque comenzar un podcast es súper fácil. Yo uso una plataforma llamada Anchor en la que subes el audio y ella misma se encarga de ponerlo en todas las plataformas. Aparte de esto, solo necesitas tener un micrófono en el que no se oiga fatal. Yo al principio incluso me plantee usar el del móvil pero al final compré uno de Amazon Basics que me costó nada. Por último, editar audio es muy sencillo, mucho más que un vídeo.

Los podcasts son súper agradecidos porque, al menos para mí, tienen la ventaja de que llega solamente a gente que te sigue y que, por tanto, se supone que le interesa tú vida o aquello que vas a contar. Otro de mis miedos de YouTube es que tiene mucha recomendación lo que podía provocar que un vídeo mío llegase a muchísima gente que no es mi target y que acabase teniendo muchísimos comentarios negativos. Así que, no hay que tener vergüenza. Si al final lanzas dos episodios y lo dejas no pasa nada, tuviste un proyecto ahí lo que no está nada mal.

P: Hace un poco más de un mes subiste una fotografía con el lema “La piel no es como la de los filtros de Instagram”. Me gustaría preguntarte sobre tu opinión de la visión de la belleza en las redes sociales.

R: Lo que pasó con esa publicación fue ridículo y es algo que yo todavía no entiendo. A mí me siguen sobre 6.000 personas y la foto acumula como 43.000 likes, sin hablar de la cantidad de veces que se compartió y sus visualizaciones. La publicación dice “la piel no es como la de los filtros de Instagram”, sin más, no buscaba nada más profundo que decir eso.

Fue una foto que consiguió muchísimo odio en el sentido de que vino muchísima gente, especialmente chicos, a meterse con ella diciendo cosas como “Anda, has descubierto América” o “Anda, no lo sabía” cuando en realidad puede no ser tan obvio. Si lo lees así escrito puedes decir “bah, qué tontería” pero… ¿es algo que tenemos realmente interiorizado cuando estamos en Instagram? Yo considero que es un pensamiento que aun no tengo totalmente dentro de mí. Cuando entro en redes puedo ver muchísima gente que aparentemente tiene la piel mejor que yo, porque tengo la piel bastante mal para mi edad. Así que esa frase que inicialmente parece una obviedad es algo que yo me tengo que recordar mucho y decirme que esas personas tampoco tienen la piel como aparece en Instagram.

Sí, las redes sociales están haciendo mucho daño, pero no más del que ya hacían la industria de la moda o la publicidad. Se está demonizando mucho a Instagram diciendo cosas como “En Instagram hay mucha falsedad”, cuando las revistas llevan usando Photoshop décadas. Las aplicaciones no son culpables por ser la novedad, sino que la culpa de una sociedad y unas personas que quieren hacernos sentir que no somos suficientes tal como somos. Eso es lo que se refleja en Instagram, y es tristísimo.

En nuestros perfiles tenemos muchísima presión por ser de cierta manera, tener los ojos de cierta manera, la piel de cierta manera, el cuerpo de cierta manera, la cintura muy estrecha y el culo enorme… ¿La realidad es que la gente es así? La mayoría no. Lo que sí que creo es que ahora hay un movimiento muy grande e importante de body positive, de darnos cuenta que la gente en su casa tienen cuerpos normales y cuando se sientan le salen chichas en la tripa. Algo que me parece muy importante y que, aunque de primeras pueda parecer una obviedad, debemos seguir peleando y seguir diciendo en alto. Tenemos que trabajar todos mucho en ello para poder hacerlo bien.

View this post on Instagram

y no pasa nada 🙂

A post shared by marsu (@marinagrandoso) on

P: Este medio lo formamos principalmente estudiantes de periodismo y comunicación audiovisual de diferentes universidades. Tú te graduaste en periodismo hace poco más de un año. Con tu experiencia ¿Qué consejo nos darías?

R: La cosa está jodidísima. No está tan jodida si quieres trabajar gratis porque todo el mundo quiere que hagas prácticas en todos lados. Yo por ejemplo hice prácticas dos veces en un periódico y otra vez en una agencia de comunicación. Pero las cosas están muy difíciles. De mis compañeros de clase de la promoción 2014-2018 puedo mencionarte a muy pocos que se dediquen al periodismo y, muchos de ellos, dos años después de salir siguen con contratos de prácticas horrorosos y súper precarios. Es verdad que hay gente que le ha funcionado el estar de prácticas para conseguir que te cojan. Mi pareja, por ejemplo, hizo prácticas en televisión, lo cogieron y ha estado allí trabajando dos años como una persona normal con un sueldo normal, aunque ahora lo ha dejado porque se va a dedicar a otras cosas. ¿Hay huecos? Sí, por supuesto. Conozco a gente que está trabajando como un amigo que hizo prácticas en el Diario.es y que le cogieron. ¿Qué son una minoría? Una minoría enorme. En mi orla salimos 100 personas e igual solo puedo mencionar 4 que se estén dedicando a ello de forma no precaria.

A mi la carrera me pareció bastante desilusionante. Sentí que daba lo mismo una y otra vez y que las asignaturas eran todas iguales. Cuando sales ha hacer prácticas en periódicos te das cuenta que en la universidad tampoco se aprende tanto como en el trabajo real. Al final, con la carrera aprendí cosas muy simples como que al final del titular no tengo que poner punto o a saber las 5W; pero a partir de ahí el trabajo no tenía nada que ver con lo que había estudiado. En definitiva sí, estoy muy desilusionada con el periodismo. Sin embargo, ya lo tengo muy asumido. Mi plan es hacerme unas oposiciones y dedicar mi vida a otra cosa.

En definitiva, el consejo que doy es que pienso que si a alguien le gusta el periodismo, pues obviamente debe intentarlo. Con todo, si ve que no le funciona, le recomiendo que se busque otro trabajo y que luego dedique su afición a tener un podcast, colaborar en una revista… Pero lo que es trabajar de periodista me parece complicadísimo. Hay gente a la que le tiene que ir bien porque estadísticamente hay gente a la que le va muy bien. Puede que seas tú, pero es muy complicado. Es mejor estar mentalizados de que nos hemos metido en algo muy difícil.

P: Minuto de oro. En pocas palabras intenta convencer a los lectores del por qué deberían comenzar a escuchar Muyer Bruxa.

R: Yo animo a todo el mundo que esté leyendo esto a escuchar Muyer Bruxa porque siento que es un podcast que, sobre todo si eres una mujer de la generación Z precaria, te puede hacer empatizar mucho y sentir bien. Pero, sobre todo, pienso que si no te gusta Muyer Bruxa no pasa nada porque seguro que hay algún otro podcast que te encante. Yo vengo aquí a hacer publicidad de los podcast en general porque pienso que es algo increíble y claro, a intentar que escuchéis el mío porque a mí, quieras que no, me sienta muy bien que la gente me escuche. Sin embargo, si el mío no te gusta, tampoco hace falta que me lo digas. Simplemente escucha otro porque estoy convencida de que con el tiempo seguro que encontrarás algún podcast que te deleite.

0 comments on “Marsu: “Muyer Bruxa’ nace de la necesidad de hablar sin saturar mis redes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: