Cultura

Guillermo Solas: ‘‘Que un filtro te deforme la cara no me parece ni bien ni mal, un filtro puede ser lo que sea’’

Guillermo Solas es un artista que usa la fotografía como medio principal a través del retoque digital y la transformación de imágenes para la creación de sus obras. Entre sus últimos proyectos encontramos Gen 21 y la exposición virtual Metadigitalismo. Actualmente, el vallisoletano de 19 años reside en Madrid, y combina su carrera artística con sus estudios en Publicidad y Relaciones Públicas.

El emergente artista presentará este viernes 13 de noviembre un taller online sobre filtros e identidades, en el que enseñará a crear un filtro de Instagram, una de las modas de realidad virtual que ha cautivado a todos los usuarios de la red social en el último año. 

Pregunta: ¿Cómo se llevará a cabo?

Respuesta: Consistirá en una charla gratuita a través de Zoom, en colaboración con la cuenta de Instagram @usergender, a partir de las 19:15 y 20:30 horas del viernes 13.

P: ¿Qué objetivo tiene? 

R: Queremos enseñar a construir un filtro de Instagram desde cero, sin conocimiento alguno de programas o de modelado 3D. Es un nivel introductorio al uso de programas de creación de filtros dirigido a todos aquellos que estén interesados. 

P: ¿Es la primera vez que hablas como instructor?

R: Sí. (Guillermo se ríe) Es la primera vez que imparto un conocimiento en algo práctico, lo que no  me supone ningún desafío. Lo veo como una reunión de colegas. 

P: ¿Cómo definirías con tus propias palabras los filtros de Instagram?

R: Los definiría como una parte de la creación contemporánea digital asociada al mundo de internet y de las redes, que no solo permite transportar la creación propiamente dicha, sino que cambia a un paradigma, en el sentido de que es una creación íntegramente digital y que no tiene un soporte físico. Yo creo que abre puertas de reflexión sobre lo que es la propia identidad y reflexiona sobre si debería ser considerado una creación artística o no. 

P: ¿Qué te llevó a publicar tu primer filtro?

R: Sinceramente creo que nada. No lo creé solo por el hecho de publicarlo, sino por querer experimentar con ello. Además de que me apetecía palpar ese terreno. 

P: ¿Cuántos filtros tienes publicados?

R: Tres, si no me equivoco. 

P: ¿Cuántos piensas publicar? 

R: Eso ya es sorpresa (dice entre risas). Aunque hora mismo ninguno, hasta que no tenga claro cómo quiero enfocar una serie de proyectos en los que estoy trabajando no creo que publique ninguno más, no porque no me apetezca sino porque quiero que los filtros que haga tengan un sentido. 

P: ¿Qué opinas acerca del revuelo que se ha levantado debido a los filtros que crean una realidad inexacta con cánones de belleza irreales? 

R: Aunque muchos te distorsionen la cara, no creo que todos los filtros tengan ese objetivo. Vivimos en un mundo muy grande y democrático, todo el mundo puede crear un filtro si se lo propone, y es ahí donde se abre un debate sobre la propia creación. Que un filtro te deforme la cara no me parece ni bien ni mal, un filtro puede ser lo que sea. Pero según el modo en el que se consuman, estos pueden causar daños psicológicos a ciertas personas, aunque nos puede afectar a todo el mundo, nadie se libra de eso. 

Opino que hay que ser crítico incluso cuando se consume arte, hay que saber dónde están los límites y dónde se enfoca el consumo, saber quién eres y saber qué quieres. 

P: ¿Qué fue lo que te llevó a incluir el Internet como tema principal de tus obras?

R: Considero ese tema como una ‘etapa’, pero es verdad que a raíz de mi proyecto final de bachillerato, creo que todo el mundo es hijo de su tiempo y que en toda creación contemporánea, la época en la que ese artista vive queda reflejada en su obra. Creo que el hecho de hablar de eso es una consecuencia de vivir en la época en la que vivo y de analizar el ambiente que me rodea. Considero que no se puede vivir anclado a una época, si yo pintase como Caravaggio e hiciese lo mismo que Caravaggio, ahora mismo no tendría ningún sentido.

P: ¿Tus filtros también giran en torno a esta idea? 

R: No creo que todos mis filtros giren en torno a Internet, por ejemplo tengo uno del COVID, fue momentáneo y puede que lo borre. Los otros dos no considero que fuesen intencionados, van acompasados con mi propio discurso y refuerzan lo que yo quiero decir y contar.

P: ¿Tienes referentes que te ayuden a inspirarte?

R: Obviamente, todo el mundo los tiene y quien diga lo contrario, es un mentiroso. Vivimos en un momento en lo que lo original no existe, todas las opiniones son válidas, la razón y la verdad no se pueden encontrar porque todo el mundo considera que su propia razón es la que vale. Dalí es mi principal referente, fue la persona que supo crearse y valorarse a sí mismo, siendo él mismo su propia obra. Me gustaría conseguir eso en mi vida. Andy Warhol también es otra de mis mayores inspiraciones. Entre otro más actuales, Philip Custic o Frederik Heyman, un artista que hace barbaridades con 3D. Arca me inspira en todos los sentidos, y el PC music también. Quiero decir que la gente tiene pánico de hablar de referentes e inspiraciones, todo el mundo es una mezcla de todo el mundo y no hay nada que sea puramente original. Nada se crea de la nada y todo tiene una base anterior, todo es una mezcla de estímulos que dan lugar a algo nuevo. No se crea desde cero. Si no se tiene un suelo donde construir una casa, la casa no se construye.

P: ¿Qué más te ayuda a crear?

R: Literalmente todo, la gente que veo por la calle, leer, investigar, escuchar sonidos. Cualquier cosa, no sigo un patrón de inspiración. Dormir y la resaca también me ayudan, el color gris y el blanco, una señora en el metro mandándole un meme a su nieto me parece impresionante, un boomer intentando poner una clase me parece increíble. Todo y nada. Creo que ser autodidacta es algo muy importante, el conocimiento se busca, son nuestras propias inquietudes las que nos llevan a ello.

P: ¿Estás trabajando en algo actualmente?

R: Sí, tengo dos proyectos pendientes que se están cocinando, tanto personales como colectivos. Estoy muy ilusionado por poder crear a mi gusto y tener la oportunidad de poder moverlo. No sé cuando podrá surgir, si de aquí a tres meses o a seis.

P: ¿Te has visto interrumpido por la COVID-19, o has podido seguir con el transcurso de tus creaciones?

R: Me ha obligado a reinventarme, me fui de Madrid sin mi cámara y me vi encerrado en una habitación sin más medios de los que tenía alrededor. Me ha ayudado a adaptarme a circunstancias en las que la propia creación tiene que sobrevivir. Trabajé con mi cámara antigua y un portátil viejo, tiraba cómo podía, pero conseguí sacar una exposición virtual de la nada. Ha sido contraproducente, ya que tenía pensado hacer otras cosas que se hubieran hecho de no haber sido por la pandemia, pero bueno, creo que al fin y al cabo, nos ha enseñado que hay que reinventarse o morir. Creo que las mejores ideas salen de no tener nada a nuestro alrededor y es ahí donde está ese espíritu de creación, de jugar con lo que tienes al lado y de la propia supervivencia. Con esto se ha visto que lo digital es una ventana que no solo conecta, sino que también abre otras ventanas.

Creación digital a distancia con @luciablack. Instagram @guillesolas

0 comments on “Guillermo Solas: ‘‘Que un filtro te deforme la cara no me parece ni bien ni mal, un filtro puede ser lo que sea’’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: