Cultura Opinión

Robin Food: “El guarrindonguismo ha llegado para salvar a la humanidad de tanta miseria mental”

David de Jorge (1970), o mayormente conocido como Robin Food, ha sido presentador en televisión, colaborador en televisión y radio, mano derecha del maestro Don Martín Berasategui y muchas otras cosas más que se pueden encontrar en su página web con un clic. En resumidas cuentas, es un fenómeno que ha trabajado durante todos estos años como una bestia parda.

Más allá de sus datos biográficos, es conveniente introducir la entrevista con antecendentes, con una conversación merecida de Pullitzer. “Siempre con los débiles y con los entusiastas”, así empezaba un epistolario maravilloso y especial comparado al sabor de la guarrindogada más extraña y rica del mundo. Ambrosía de los dioses que, si se publicara, arrasaría en todos los telediarios. También, hablamos de recetas como el bacalao a la busturiana, piedra rosetta de la gastronomía vasca, de Kapuscinski y sus sublimes e inigualables entrevistas o de la supuesta financiación ficticia del gobierno húngaro a nuestro periódico. Creo que ya os he deleitado con un brevísimo resumen de la conversación del año así que, sin más dilación, vamos con las preguntas de esta majestuosa y divertidísima entrevista.

Pregunta: ¿Qué es para ti la cocina?

Respuesta: Un habitáculo maravilloso en el que pasa la vida sin que te des cuenta. En la mía tengo horno hermoso, nevera grande, fuegos atómicos, máquina de hielos y despensas cargadas como para poder sobrevivir sin salir de casa hasta el 2035.

P: Eres el artífice y principal promotor de la palabra guarrindongada. ¿Qué es para ti una guarrindongada? ¿Cuál es tu favorita?

R: La guarrindongada es la expresión máxima de la verdadera gastronomía, porque es algo primigenio y maravilloso que nos conecta a todos con el disfrute. Se hace con premeditación, nocturnidad y alevosía y en la mayoría de los casos en calzoncillos o en bragas a pie de nevera y a escondidas. No se puede aspirar a nada más grandioso.

Me he puesto gocho a queso camembert barato de supermercado en bocadillo con mermelada de albaricoque, pero con las guarrindogandas que circulan por España, suena a plato de la última temporada de El Bulli. En un bar de Sevilla que se llama Trifón, me pongo guarro cuando voy de molletito de anchoa en salazón con leche condensada.

P: ¿Por qué crees que la sociedad tiene tanto miedo a elaborar ciertas guarrindongadas?

R: No tenemos miedo a hacerlas, tenemos pánico a confesarlas porque estamos sometidos al yugo de la educación judeocristiana que nos obliga a confesar que estamos fatal constantemente. Ya sabe que algunos se empeñan en convencernos de que hemos venido a un valle de lágrimas, que es algo muy rentable para los que dan misa, pero el guarrindonguismo ha llegado para salvar a la humanidad de tanta miseria mental. Píenselo.

P: El polo opuesto de las guarrindongadas sería la alta cocina, ¿o no? ¿En que se asemejan? ¿Qué opinión tienes de esta?

R: Esta es la típica pregunta trampa, pero qué quiere que le diga, a mi me gusta TODO lo bueno y de todos los colores. Hace tiempo que me bajé de los árboles y camino sobre dos piernas, así que si lo que se cocina se hace con oficio, no le pongo pegas a un bocata de panceta o de chorizo troncal o a la virguería más flipante hecha por un chef de altos vuelos. Me gusta Haydn, Vivaldi, José Alfredo Jiménez, Camarón, John Coltrane, Nina Simone, El Fary y la música de los autos de choque de las verbenas. Lo que no soporto es al cocinero resabiado que busca respuestas y trascender poniendo cara de Mefistófeles, sin tener aprobada ni la EGB. Hay mucho caradura, pero yo me meo de la risa, María Felisa.

P: Podemos decir que Martin Berasategui ha sido tu mano derecha en la cocina, al menos en televisión. ¿Qué te ha enseñado el maestro? ¿Qué es lo que más destacarías de él?

R: Martin Berasategui es una supernova y un acontecimiento de alcance planetario, nace uno como él cada 250 años. Es disfrutón y generoso como pocos y eso es lo que lo ha catapultado hasta el infinito y más allá como a Super Ratón, porque profesionalmente se sale del mapa y lo que proyecta cala hondo en su equipo, los que lo rodeamos y sobre todo en sus clientes, que corren como locos a sentarse en su mesa, como osos a un panal de rica miel. Martín Berasategui es una manera de vivir y de estar en el mundo. Un titán.

Martin Berasategui y David de Jorge en un programa de Robin Food | Fuente: daviddejorge.com

P: ¿Cómo se te ocurre elaborar el filete ruso más grande del mundo? ¿De dónde surge la idea?

R: Le debo mucho a la televisión y de hecho cuando le llaman “la caja tonta”, me toca las pelotas porque a mi me salvó la vida “literalmente”. En todas las teles en las que he trabajado, que son muchas porque he grabado un millar largo de programas de Robin Food, me han cuidado al máximo y siempre he tratado de dar al máximo para corresponder, poniéndome al servicio del televidente y formando parte activa de acciones promocionales descacharrantes y divertidísimas. Una de ellas, de entre cientos, fue batir el récord del mundo haciendo en Bilbao una hamburguesa gigante y colosal, frente al teatro Arriaga. Me lo pasé teta y ese recuerdo es imborrable. 

P: En aquel momento donde llegaste a pesar 267kg, estando en televisión, siendo una persona mediática. ¿Cómo se llevan las críticas?

R: Todo lo que hago es un milagro y ocurre porque tengo mucha suerte y curro como una bestia parda, obviamente. Tengo cincuenta boniatos y sigo dedicándome a lo que siempre soñé, que es cocinar, así que cualquier estímulo siempre sirve para tirar para delante. Es una respuesta muy diplomática, pero es cierto. Mi amigo Sabino dice que la vida es una maratón, y yo sigo a lo mío, zancada guapa y disfrutando, sin un minuto que perder.

P: ¿Qué te llevó a dar ese, permíteme el adjetivo, brutal cambio físico y a adelgazar 140 kg?

R: O lo hacía o me moría. Nací con un gordo dentro que aún hoy pide salir, pero no le dejo asomar el morro. A algunos les da por el juego, a otros por el tabaco, a otros por la heroína fumada. Yo me puse a comer y me metí en un lío del demonio, pero afortunadamente pude salir a tiempo y aquí estoy, más fino y elegante que Gary Cooper.

P: En mayo lanzaste el proyecto manual de autoayuda para chefs. ¿De dónde nace esta idea? ¿Cuál es lo que más te molesta en la actitud de un cocinero?

R: Este año he cumplido cincuenta boniatos, como te he dicho antes, así que he convencido a mi amigo ilustrador Javi Royo para hacerme este regalo sin igual, que es maravilloso. Ilustra a la perfección lo que me sale del moño, con el mínimo esfuerzo. No se puede decir más con menos. Es un Premio Nobel al mínimo esfuerzo, mi obra cumbre. Y me permite estar en contacto con Javi, que es un descojono porque compartimos aficiones: a los dos nos chifla la tortilla de patatas y comer torreznos a remojo en una piscina. No hay nada mejor.

P: ¿Qué horizonte vaticinas para el futuro de la hostelería atendiendo a las circunstancias de la Covid?

R: No soy adivino ni leo las cartas del Tarot. Pero lo que estamos viviendo es muy duro y complicadísimo para TODOS, cocineros, fontaneros, médicos, segadores de pollos y malabaristas. De nuevo saldrá el sol por Antequera. Como dice Martín, ahora toca ser yunques y aguantar para volver algún día a ser martillos y desquitarnos de toda esta movida.

P: ¿Por qué dices siempre ¡viva Rusia! en Robin Food?

R: Cuando yo era chaval no era fácil fluir con normalidad o entusiasmarse en el frontón vociferando “¡Gora Euskadi!”, de forma que muchos utilizaban un “¡Viva Rusia!” como alternativa a lo prohibido porque ensalzar lo ruso era una maza antisistema irritante para los más rígidos de sesera. Hoy el grito no tiene ningún significado, pero nos alimentamos de recuerdos y como los tiempos hoy siguen siendo bastante fétidos, pues ahí sigo diciéndolo para invitar a todo dios a vivir a calzón quitado, cocinando sin bobadas para no creernos las tonterías que todo el mundo cuenta … cuando alguno nos caliente la oreja con milongas, toca descojonarse del mundo y lanzarle un “¡Viva Rusia!” bien alto.

1 comment on “Robin Food: “El guarrindonguismo ha llegado para salvar a la humanidad de tanta miseria mental”

  1. Mikel Gonzalez

    “Si no comes, te mueres” ~ Balzategi

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: