Pedro J. Ramírez a los jóvenes periodistas

0
270
Pedro J. Ramírez en la presentación de su libro | Fuente: Paula Mozota Marco

 

La experiencia como periodista de Pedro J. Ramirez ofrece a los jóvenes algunos consejos

El conocido fundador de “El mundo” y “El español” puede decir con orgullo que dirigió su primer periódico a los 28 años y no ha dejado el puesto desde entonces. Ahora, con casi 42 años de experiencia, da sus consejos para las nuevas generaciones.

Publicidad

La juventud del periodista

Pedro J. Ramírez estudió, al igual que la gran mayoría de sus compañeros, la carrera de Periodismo como había querido desde pequeño. En sus años universitarios adquirió conciencia de la importancia de la prensa y de su capacidad de cambiar las cosas. Se define a sí mismo como «un mal estudiante, pero buen universitario» y admite que en algunos momento llegó a ser un tanto revolucionario. Tras la carrera encontró trabajo en las filas del ABC, donde tras escribir en Deportes, Internacional y encargarse del suplemento dominical le llegó la oportunidad de ir como enviado especial a Estados Unidos. Una vez allí tuvo la oportunidad de visitar redacciones como la del New York Times y entrevistar a eminencias del periodismo como Ben Bradlee del Washington Post, de quien recibió el que considera el mejor consejo de periodismo teórico y práctico respecto a la profesión. Tal y como dice en su último libro: «Bradlee también me advirtió que la misión del director era ‘ser prudente y no tratar de rentabilizar una historia cogida por los pelos, dañando la credibilidad del periódico’. Por eso ‘Uno de los escenarios más frustrantes del periodismo de investigación» era, según él – y vaya que si tenía razón – descubrir que una pista era falsa, tras haber invertido tiempo, dinero y energías persiguiéndola. Un buen director debía ser capaz de ‘matar la historia’, aunque «la realidad estropee un buen titular». Nunca se me olvidaría ese consejo».

Pedro J. Ramírez
El director del «El español» en la presentación de sus memorias | Fuente: Paula Mozota Marco

Sus recomendaciones

A esta última lección añade dos más que, por experiencia, piensa que son esenciales para ser un buen periodista y que exige cada vez que alguien nuevo entra en la redacción de su periódico. La primera de ellas es buscar siempre la verdad, Vitam impendere vero. La segunda es respetar la sintaxis, un ámbito en el que nota ciertas faltas.

No duda en añadir que lo más importante para ser un buen periodista es tener una buena formación humanística y ser especialista en saber lo que uno no sabe, para así poder buscar la información que no se tiene, actividad que ahora con internet se ha facilitado notoriamente. Cree además que el peor enemigo del buen periodismo es la rutina, la mecanización. Para Pedro J. lo peor de un periodista es que se vuelva escéptico y pierda la ilusión.

Otro de sus lemas como directo y periodista es Adversarum rerum impetus viri fortis non vertit animum (La adversidad no puede con el hombre valiente). Con el insta a sus compañeros de oficio a no tener miedo a la hora de publicar la verdad. Demostró como sigue su propio lema en la rueda de prensa de «Palabra de director», al enseñar entre sonrisas su primera amenaza de muerte.

Primera amenaza de muerte de Pedro J. | Fuente: Paula Mozota Marco
Pedro J. sonriente con su primera amenaza de muerte | Fuente: Paula Mozota Marco

Sobre la vida

Según su punto de vista, no hay tarea más noble que la de dedicar la vida a la búsqueda de la verdad, pese a que esta según su propia definición: «la verdad es con minúscula, es poliédrica, que hay que decirla en voz baja y siempre es incompleta y revisable. Pero la verdad es la verdad desde un punto de vista de la ética y la objetividad». Pedro J. Ramírez cree que el impulso de buscar la verdad es un virus contagioso, uno que pretende propagar aún más con su libro, que hace que los jóvenes sigan sintiéndose atraídos por el periodismo y demostrando que la pasión y la llama de la profesión nunca se va a apagar. La razón es simple, pese a los numerosos problemas que presenta el periodismo actual, la demanda social de buen periodismo sigue estando presente y miles de jóvenes periodistas están dispuestos a acudir a esa llamada. Por esto último piensa que hay motivos para creer que estamos ante una nueva era del periodismo y los periódicos en la que llegará el día en el que los informadores vuelvan a poder contar todo lo que quieran libremente.

El director da a entender que muchas veces el periodismo se lleva en la sangre, es un estilo de vida, algo que nunca dejas, una cadena perpetua. Pues incluso los periodistas jubilados muchas veces se encuentran en un constante estado de necesidad de seguir escribiendo y buscan algún lado donde ir publicando nuevos artículos o deciden escribir un libro. 

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario