Valentina Tereshkova. La primera mujer astronauta

1
8

Nacida el 6 de marzo de 1937 en Malesnnikovo, Rusia, Valentina Tereshkova fue la primera mujer en lanzarse al espacio. Durante veinte años de la Guerra Fría (1955 – 1975), EEUU y la Unión Soviética se enfrentaron en la carrera espacial para demostrar su dominio mundial. Tras enviar a Yuri Gagarin en 1961, Rusia decidió sobreponerse a los estadounidenses con un nuevo reto: mandar a una mujer al espacio y comprobar si «eran capaces» de ello

Rusadas: Hasta el infinito y más allá
Cartel propagandístico de la conquista espacial soviética | Fuente: http://www.rusadas.com

Cartel propagandístico de la conquista espacial soviética | Fuente: http://www.rusadas.com

Las autoridades soviéticas realizaron un gran casting al que se presentaron más de 400 candidatas. La Fuerza Aérea impuso estrictos criterios de selección como pesar menos de 70 kilos, medir menos de 1’70, tener de 18 a 30 años y experiencia en vuelos o con las alturas. Por eso, buscaron a mujeres en los clubes de paracaidismo. Las cinco finalistas fueron sometidas a duras pruebas y a una formación integral del astronauta, con clases de astronomía, navegación espacial o física entre otras asignaturas. Finalmente, la escogida fue Valentina. Cuando la mujer fue seleccionada, tenía 24 años, era paracaidista y trabajaba en una planta textil. Gracias a esto, la vida de la soviética cambió para siempre y de una forma que ella nunca esperaría. El 16 de julio de 1963, y tan solo con 26 años, Valentina fue lanzada al espacio sola. Eso sí, era una misión de alto secreto: ni siquiera su madre sabía dónde se encontraba su hija, dado que le dio la excusa de un torneo nuevo de paracaidismo. Cuando su madre se enteró de la noticia, le preguntó si vio a Dios allí arriba, a lo que Valentina respondió que su nave había seguido otra ruta y que, por eso, no lo había visto.

Valentina Tereshkova
Valentina Tereshkova | Fuente: http://www.britannica.com

La astronauta orbitó 48 veces alrededor de la Tierra y viajó a bordo de la nave Vostok-6. Su nombre en clave era Chaika (Gaviota, en ruso). Lo primero que dijo al llegar al espacio fue: «Aquí Chaika, aquí Chaika. Veo en el horizonte una raya azul: es la Tierra. ¡Qué hermosa! Todo marcha espléndidamente». Aunque tuviera efectos secundarios permanecer más de tres días en una nave estrecha, salió victoriosa de aquella experiencia y los soviéticos, a su vuelta, hicieron una gran fiesta. De este modo, Valentina Tereshkova fue proclamada Heroína de la Unión Soviética. «Posiblemente ustedes no puedan imaginar lo hermoso que es. Cualquiera que vea la Tierra desde el espacio exterior, no puede dejar de ser asaltado por una sensación de reverencia y amor por este planeta que es nuestro hogar».

«En la Tierra, los hombres y las mujeres corren los mismos riesgos. ¿Por qué no deberíamos hacer lo mismo en el espacio?». Su experiencia le abrió la mente y cambió su forma de ver la vida, así que al volver a la Tierra tomó la decisión de seguir con sus estudios: se licenció en ingeniería cosmonáutica en 1969 y obtuvo su doctorado de ingeniería en 1977. Se casó con un astronauta soviético, Andrián Nikoláyev, y tuvieron una hija llamada Elena. Más tarde, se interesó en política y trabajó en distintos puestos de gobierno de la Unión Soviética. Se centró en la eliminación de las desigualdades del hombre con respecto a la mujer y en el amparo de los más necesitados. En 1975, fue una participante de la Conferencia Mundial de la ONU con motivo del Año Internacional de la Mujer. Fue galardonada con numerosos premios y reconocimientos, entre ellos está la Medalla de Oro de la Paz de Naciones Unidas o el Premio Simba por su labor de promoción de las mujeres. «Si tuviera dinero, viajaría otra vez al espacio aunque sea como turista, y también volaría a Marte, incluso con billete solo de ida».

1 Comentario

  1. Muy elaborado el trabajo, bien estructurado y con gran agilidad en el texto, muy interesante su lectura.

Deja un comentario