Icono del sitio EL GENERACIONAL

Óscar Bartolomé: «Mientras haya jóvenes, el carisma de Don Bosco tendrá sentido»

Anuncios

Óscar Bartolomé, coordinador inspectorial de escuelas salesianas de la Inspectoría Santiago el Mayor, lleva 21 años siendo salesiano, desde los 19 años. Su labor como docente siempre ha estado ligada al Norte, estuvo 12 años en Galicia y después uno en Asturias. Los últimos cinco años ha sido director de un colegio y desde abril es el coordinador inspectorial de escuelas salesianas y miembro del consejo provincial.

Desde su despacho en la inspectoría en Ronda de Atocha desde el que se puede ver el patio del colegio que cada mañana se llena de niños y niñas corriendo y saltando, nos habla de la misión de Don Bosco, el carisma salesiano y su labor en la sociedad así como de la polémica LOMLOE popularmente conocida como Ley Celaá.

Salesianos Atocha | Fuente: salesianosatocha.es


Pregunta: Congregaciones religiosas que se dedican a lo mismo que los Salesianos hay muchas, pero ¿qué es lo que distingue a los Salesianos del resto de congregaciones?

Respuesta:
Las órdenes religiosas, los institutos seculares, podríamos decir que son, dentro de la Iglesia, un grupo que vive un carisma específico. Los salesianos vivimos un carisma iniciado por Don Bosco y, lo que caracterizó la experiencia inicial, fue sobre todo la preocupación por los jóvenes pobres y abandonados en la ciudad de Turín en el S. XIX con un estilo inspirado en San Francisco de Sales, de ahí el nombre de Salesianos; la amabilidad, la confianza, etc.

P: Hablar de los Salesianos sin hablar de los jóvenes es algo casi imposible, ¿cuál es vuestra labor principal para con ellos?

R: Nuestra labor principal se podría resumir en una expresión de Don Bosco: “Educar evangelizando y evangelizar educando”. Serían las dos funciones, educar, con todo lo que eso supone, una educación que ayuda a la persona a desarrollar todas sus capacidades y educa todas sus dimensiones, de ahí esa parte de evangelizar que es la educación de la dimensión trascendental del ser. Somos una organización de Iglesia por lo que educamos desde un modelo de persona y con esa dimensión de apertura a la trascendencia.

P: Todo aquel que conozca de cerca la familia Salesiana estará familiarizado con el “sistema preventivo”, la metodología educativa y pastoral que tenía Don Bosco, ¿en qué consiste este sistema?

R:
El sistema preventivo podríamos decir que es la forma original que tiene Don Bosco de vivir su experiencia educativa en Valdoco, en la zona donde comienza su misión en Turín. Esa experiencia original de educación de los jóvenes es la que va a dar lugar al sistema preventivo en el cual debemos tener en cuenta varios aspectos. Por un lado, no es solamente un sistema pedagógico, sino que en el sistema pedagógico se integran: pedagogía, pastoral y espiritualidad. Después también hay tres pilares, es fundamental en el sistema preventivo la razón, el amor y la religión. ¿Qué quiere decir? Quiere decir que, frente a un sistema represivo (que sería el opuesto al sistema preventivo) de lo que se trata es de prevenir, evitar que el joven, que el niño caiga en situaciones negativas.

Cuando Don Bosco descubre la realidad de Turín ve a muchos jóvenes en la cárcel que han cometido pequeños robos, dice que le horroriza y quiere evitar que los jóvenes lleguen a la cárcel. Por ahí el sistema preventivo, para que no caigan en el mal. La razón, el amor y la religión lo que intentan es ayudar al joven a que entienda, que comprenda lo que se le quiere decir, lo que se le propone, para que sea él mismo el que asuma su responsabilidad.

El amor, ¿cómo lo hacemos? Pues desde el cariño, basta que los jóvenes se sientan amados para que ellos confíen en el educador, para que ellos descubran una persona que les quiere orientar, que les quiere ayudar en la vida. Si en cambio ven una persona que les castiga, que les reprende, va a ser más difícil esa confianza. La religión, volvemos a lo que decíamos antes, es un sistema en el que la religión está presente y Don Bosco en la experiencia de Valdocco tiene, a parte de las clases, los talleres de sastrería, carpintería, imprenta… tiene también catequesis, ¿por qué? Porque es un hombre de Iglesia, eso no quiere decir que solamente se centre en la religión o que solo se centre en la educación, sino que irían de la mano.

P: Uno de los muchos significados que tiene el famoso logo de “la casa” de los Salesianos es “Casa que acoge, escuela que educa, iglesia que evangeliza y un patio donde jugar” ¿Qué significado tiene esta frase? ¿Consideras que se podrían dar por separado o que su conjunto es lo que hace a los Salesianos ser lo que son?

R: Evidentemente el símbolo es la casa y una persona adulta que puede ser Don Bosco con dos jóvenes. Por un lado, toda casa salesiana tiene que ser un lugar que acoge a los jóvenes. Después, por otro, me decías tu esa expresión que nosotros los salesianos lo tenemos en las constituciones en el artículo 40 y el título que pone es: “El oratorio de Don Bosco, criterio permanente”.

La experiencia que vive Don Bosco en Valdoco se sintetiza con estas cuatro ideas. Primero encontramos que Valdoco no solamente es una escuela, sino que intenta ser una casa que acoge a los jóvenes que no tienen casa. En otras palabras, hay muchos jóvenes que han venido a trabajar a Turín en la época de la industrialización y están solos y abandonados, Don Bosco crea una casa para acogerles, vestirles, alimentarles. Junto a la casa está la parroquia, para educarles desde la fe y los párrocos le achacan a Don Bosco que por qué acoge a estos jóvenes ya que a sus parroquias no van.

También es una escuela que encamina hacia la vida, evidentemente. ¿Don Bosco qué quiere? Preparar buenos cristianos y honrados ciudadanos, por lo tanto, estás preparando con la escuela a personas para el día de mañana, para la vida. Para que esos jóvenes no vuelvan a caer en una situación delictiva de cárcel les preparo, les ofrezco un oficio, una formación; esa es la escuela que te prepara para la vida, para que tú te integres como buen ciudadano en la sociedad. Por último, el cuarto, como son jóvenes y tienen ganas de pasarlo bien, un patio donde encontrarse con amigos y pasarlo bien, es decir, el oratorio de Don Bosco, es un lugar de fiesta, de alegría. Eso después en la pedagogía salesiana aparece en el teatro, en las excursiones, el cine, la música.

El que va al oratorio de Don Bosco intenta: estar como en casa, se educa en la fe, se educa para la vida, muchas de nuestras casas son colegios, y en todos esos ambientes tiene que haber fiesta, alegría. Estas cuatro actitudes se tienen que dar hablemos de un colegio, una parroquia, de un centro juvenil o una casa de acogida.

P: A pesar de que cada vez se ve con peores ojos todo lo que tenga que ver con la Iglesia, ¿crees que el mensaje de Don Bosco sigue calando entre los jóvenes?

R:
Hace unos días leí una encuesta sobre la religión. La religión en Europa parece que es una cuestión del pasado, eso no quita que no haya mucha gente que tenga cierta espiritualidad u otras creencias, pero si que hay otras zonas del mundo que son muy religiosas. En España, probablemente por la historia, ya no tan reciente, nos lleva también a que haya un cierto rechazo y una cierta polarización que no solo aparece en la religión si no que aparece en política, es la división que vemos hoy en día. Creo que el carisma de Don Bosco, mientras haya jóvenes, tiene sentido. A los jóvenes a lo mejor no se les puede presentar la religión así de buenas a primeras, pero desde la confianza, el juego y la diversión vas realizando tu labor de educación y poco a poco tu labor de evangelización. Desde luego el mensaje de Don Bosco sigue teniendo sentido y calando, sigue habiendo salesianos en Europa, animadores, educadores, voluntarios… eso quiere decir que hay gente que se entusiasma con el estilo de Don Bosco.

P: A parte de los grandes colegios que hay repartidos por todo Madrid, los Salesianos tienen una importante labor social ¿Qué labores sociales impulsáis desde la congregación?

R: La labor social la intentamos impulsar desde todos los ambientes que te decía antes. En nuestras parroquias hay personas que vienen a Cáritas, los salesianos estamos atendiendo desde nuestra parroquia a la gente que viene a pedir a Cáritas y en estos momentos ha crecido el número de personas que piden ayuda y por desgracia supongo que crecerá porque la situación está muy complicada. Después tenemos plataformas más específicas que llamamos plataformas sociales en las cuales se atiende a gente especialmente necesitada: niños, jóvenes derivados de servicios sociales, MENAS… jóvenes fundamentalmente, aunque cuando es posible también trabajamos con las familias para que sea una educación más integrada. Tenemos pisos de acogida, pisos en los que conviven con salesianos, centros de día, talleres de inserción laboral. Esta labor sería específicamente de acogida a gente necesitada.

En los centros juveniles también hay programas de atención, refuerzo escolar, unas veces del centro juvenil y otras veces de la plataforma. Todo eso se hace en el colegio que para que veas la dimensión social, un gran colegio como este de Atocha tiene más de un tercio de los alumnos, casi la mitad, que son de FP. El perfil de la FP no es siempre el de “niños bien” sobre todo en la FP básica. De los 36 colegios que tenemos, hay 22 que tienen FP y con FP básica la mayoría de ellos, es decir, es un perfil de jóvenes que no han seguido el cauce ordinario de la educación y se encuentran con qué quieren buscarse un futuro. Ese perfil es bastante social digamos y después, hay varios colegios en los que el 25% son inmigrantes, ¿qué quiere decir? Que los discursos no siempre son tan claros, no siempre son de la misma manera, es decir, podemos tener algún colegio que tiene gente pues más o menos de bien. Nuestros colegios no son de la nueva concertada, no son colegios elitistas en sí, salvo que tengas un bachillerato privado, en el que tienes que pagar sí o sí. Dependiendo de la zona en la que estés ese es el perfil de gente que viene, piensa en Ciudad de los Muchachos en Vallecas.

P: No hace mucho la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, salió en defensa de los Salesianos por la labor social que hacéis; labor que casi nunca por no decir nunca se ve, como la Plataforma Social de Pan Bendito o los distintos programas de Salesianos Alcalá como REDES o CAUCE, entre otros muchos. ¿Qué nivel de importancia tienen estos programas dentro de los salesianos? ¿Por qué crees que los medios y la gente se quedan siempre con la parte negativa de las cosas sin llegar a profundizar?

R: Creo que la realidad nos ofrece siempre múltiples visiones. Yo no puedo catalogar a la concertada por los colegios de las afueras de Madrid que cobran mucho dinero. No podemos limitar la realidad a decir que todas las instituciones religiosas son instituciones que atienden a ricos, la realidad es más compleja, hay que verla en concreto. Lo que decía Ana Oramas creo que está muy bien, ella conoce alguna de las experiencias, no habló de Canarias solo, habló de las 3.000 viviendas de Sevilla. Esta diputada conoce realidades de los Salesianos en las que trabajamos en situaciones muy delicadas y con personas muy conflictivas en barrios marginales. Un ejemplo, en Valladolid “Los Pajarillos” era un trabajo con gitanos, eso es un trabajo con mucha presión social, al igual que el trabajo en Pan Bendito.

Si haces la lectura: Salesianos, colegios concertados de “niños bien”, estás reduciendo el trabajo de los salesianos a una parte. ¿Que tenemos colegios con “niños bien”? Sí, pero no son la mayoría y no solo nos caracteriza eso. Creo que esto es lo que sucede en nuestra vida, que generalizamos, y cuando uno generaliza puede cometer el error de meter en el mismo saco a organizaciones o personas que no son así, puede pasar lo mismo con la Iglesia. “La Iglesia es rica”, “todos los curas son pederastas”, hay algunos que sí,  es verdad, está muy mal, fatal, pero no es toda la Iglesia. Lo mismo si digo que todos los hombres son maltratadores, hay algunos que maltratan sí, pero no son todos. A veces esa lectura nos juega malas pasadas

P: Uno de los puntos fuertes y más reconocidos de los Salesianos a parte de los colegios son los Centros Juveniles u Oratorios, ¿qué crees que los hace especiales frente a cualquier actividad de ocio y tiempo libre que pueda ofrecer el ayuntamiento de cualquier ciudad?

R: Creo que la primera diferencia es de fondo. Evidentemente la Casa de la Juventud de Alcalá no va a ser un espacio para la educación y la evangelización; será un espacio para la educación, perfecto, estamos de acuerdo, ahí coincidimos en muchas cosas. Nosotros lo hacemos desde una dimensión evangelizadora, ahí estaría la mayor diferencia. Después en todo lo demás podemos coincidir como personas que lo que pretenden es la educación de los jóvenes: que los jóvenes disfruten de una manera sana del tiempo libre, que haya unos programas de prevención que encajan muy bien con nuestro sistema preventivo… En toda la parte educativa podemos coincidir completamente con las casas de la juventud de cualquier ayuntamiento. Las diferencias están en cómo entendemos a la persona y cómo se tratan determinados aspectos de esa educación de la persona. La antropología de fondo que tiene un centro cristiano es distinta a la que puede tener un espacio público, aunque a veces en los espacios públicos también hay gente cristiana, lo que nos acerca más todavía.

P: La nueva Ley de Educación, LOMLOE, está a la orden del día, ¿Cuál es tu parecer ante esta polémica ley? ¿Qué opinas de que cada vez que se cambie de Gobierno se cambie de ley de educación y cada vez se deje más de lado al sector educativo para la elaboración de estas leyes?

R: Lo primero es que desde el año 1970 y la Ley General de Educación (ley todavía franquista) ha habido siete u ocho, muchas leyes. Esto quiere decir que no nos hemos puesto de acuerdo en España en una cuestión crucial como es la educación, por motivos fundamentalmente partidistas. Un partido quiere imponer su visión, cambia ese partido, se impone otra; con lo cual la educación está como un péndulo. Es un problema grande de España que no nos pongamos de acuerdo de manera consensuada en una ley de educación. Si fuéramos capaces de alcanzar un consenso se podría crear a lo mejor una comisión para revisar cómo va evolucionando.

Otro detalle es la implicación de la comunidad educativa que tienen que ser los que aporten a esto. Dicen que han escuchado el parecer de algunos, pero a mi parecer ha sido escaso y no han escuchado a todos. Hay más colegios concertados en Madrid en las zonas más desfavorecidas como Carabanchel, Vallecas… por algo será. Aunque tengamos colegios en algunas zonas de bien que antes eran marginales, por ejemplo, Atocha estaba a las afueras de Madrid, ahora está en el centro, eso te da un cambio de personas.

Nuestras congregaciones en general se han dedicado por principio a las personas más desfavorecidas. Una congregación religiosa intenta imitar lo que hizo Jesús, él no estuvo con los más ricos. La educación concertada no está pidiendo en ningún momento no acoger inmigrantes. Tenemos que ponernos de acuerdo en qué queremos de la educación y dotar de recursos en igualdad de condiciones. Si en mi clase hay 30 en la concertada, en tu clase hay 30 en la pública. Por ejemplo, en primero o segundo de la ESO, tú tienes siete u ocho inmigrantes y yo tengo 6, vamos a poner que tengo menos, pero los recursos son un tercio menor, está claro, si yo no tengo recursos cómo puedo atender a la gente. En la pública, los profesores dan menos horas de clase y cobran más que en la concertada. Los gastos de la pública los cubren las administraciones públicas que pagamos todos con nuestros impuestos, a la concertada le dan una cantidad para unos gastos que tú te gestionas y que no suele llegar para cubrir los gastos de funcionamiento. Una educación de calidad pasa por tener recursos.  

P: ¿Por qué se critica el adoctrinamiento catalán en las escuelas y se aplaude que los niños lleven lazos naranjas?

R: En mi opinión creo que no deberíamos utilizar a los niños para eso, nosotros por lo menos así lo estamos haciendo, aunque sé que algunos colegios lo han hecho. Desde luego los lazos naranjas tenían que ser la manifestación de personas adultas que saben lo que hacen, yo creo que a un niño de infantil que le pongas o no un lazo naranja le va a dar igual. Ahora bien, es una manera de manifestar tu rechazo. Los modos en la situación en la que estamos no pueden ser los habituales, se ha organizado está plataforma llamada Más Plurales.

P: Muchas veces el trabajo en un ambiente Salesianos es casi una vocación por todo lo que conlleva, ¿Qué te llevó a decir “Yo quiero trabajar aquí”? Para ti personalmente, ¿cuál es la labor que desempeñáis que más te gusta?

R: Desde abril soy el coordinador de escuelas y desde luego estar en un despacho no es lo que más me guste ahora personalmente. A mí lo que más me gusta y siempre me ha gustado es el trabajo con los niños y con los jóvenes, se puede hacer mucho para su educación, para su orientación y para su bienestar. Es una maravilla poder acompañar a los chicos, descubrir cómo con el paso de los años también te recuerdan por lo que has hecho por ellos. Son chavales que se han encontrado a gusto y que tú hayas contribuido a que los chicos encuentren un espacio donde estar a gusto me parece una cosa básica. Puedo tener problemas con los padres o con la administración, pero con los chavales disfruto.

Donde más disfrutaba era en clase, en el patio, a las entradas, a las salidas… porque puedes tener ese trato con el que, poco a poco y cuando tienes confianza, puedes ayudar, aconsejar en la vida más allá que dar clase, Historia, Latín… Eso se va a olvidar todo pero la experiencia de una persona que se ha preocupado por ti y esto se ve mucho más en FP, alguien que te ha enseñado un oficio. Yo me encontraba con los chavales como decía Don Bosco “con los chavales me siento a gusto”. En nuestros colegios hay niños que son verdaderos supervivientes, estoy convencido de que muchos de estos niños donde mejor están es en el colegio, encuentran un lugar de acogida, un espacio en el que están bien cuando en casa viven situaciones conflictivas, de violencia, ahí sí que te da un vuelco al corazón y dices ¿qué podemos hacer por estas personas? Y niños a los que les tienes que pagar el comedor porque solo hacen una comida al día, eso pasa en España también y es algo que te conmueve.

Salir de la versión móvil