Mujeres silenciadas (II): La literatura

0
544

Estamos a tiempo de darle voz a quienes hace años no la tuvieron

Silenciadas. Cuando quisieron plasmar su voz, cayeron en el olvido. Cuando consiguieron que la sociedad las leyera, se las censuró. Sin embargo, para que no se olvide su legado, hay que escribir sobre ellas.

Publicidad

Beatriz Galindo o «La Latina» (1465-1534) fue una mujer ilustrada que sobresalió por sus dotes de traducción de latín y griego desde los 15 años. Tenía la regla de enseñar solo a gente sin recursos económicos. Fue muy criticada por ser alguien común que tuvo la suerte de ser la “moza” y amiga de la reina Isabel la Católica. Hoy en día su nombre está en una parada de metro de la línea cinco de Madrid, así como en uno de sus barrios más conocidos, pero pocos son los textos que preservamos de ella.

La Latina | Fuente: Lametropolidelasmujeres

Concepción Arenal (1820-1893) fue una de las primeras mujeres en estudiar, aunque fuera disfrazada de hombre. Junto a Fernando de Castro quiso impulsar la educación como método para conseguir la igualdad. Se convirtió en periodista, escritora y activista y empleó su condición como herramienta de lucha. Entre sus obras, sobresalen La mujer de su casa y La mujer del porvenir donde quería romper todas las barreras que se les ponía a las mujeres en su época.

Concepción Arenal | Fuente: El Mundo

Rosalía de Castro (1837-1885) fue una de las poetisas y escritoras más conocidas. Ser la hija ilegítima de un sacerdote y una mujer soltera la condicionó socialmente, pero no fue suficiente para pararle los pies. Escribió su primera obra La Flor cuando se mudó a Madrid en 1855. Sus obras más destacadas las publicó en Galicia: Follas Novas, A mi madre y Cantares gallegos, que fue el primer libro en gallego. Murió de cáncer de útero a sus 48 años y aún su nombre sigue siendo icónico.

Rosalía de Castro | Fuente: estandarte.com

La Edad de Plata: Modernismo, Novecentismo y Generación del 27

Son muchas las autoras que podemos destacar en esta época, sin embargo, con la llegada del franquismo y la Ley de Censura, muchas voces fueron acalladas, entre ellas algunas de estas mujeres:

Emilia Pardo Bazán (1851-1921) fue una de las intelectuales más importantes de nuestro país. Desde pequeña ya tenía un gran potencial cuando con tan solo nueve años compuso sus primeros versos y con 15 su primer cuento. Entre sus obras más características destacamos:  La Tribuna y Los pazos de Ulloa. También fue una de las mejores periodistas de todos los tiempos y la primera corresponsal en el extranjero. Fundó la revista Nuevo Teatro Crítico y Biblioteca de la Mujer en honor a Feijoo. En sus últimos años de vida, recibió de la mano de Alfonso XIII el título de Condesa debido a su legado cultural y del ministro de Instrucción Público el de Catedrática de Literatura Contemporánea de Lenguas Neolatinas.

Emilia Pardo Bazán | Fuente: Algundiaenalgunaparte

Sofía Casanova (1861-1958) tiene el título de académica de honra, concedido por la Real Academia Gallega en 1952. Además, colaboró en varios periódicos como: La Época, El Imparcial, pero también participó en prensa internacional, como la Gazeta Polska y el New York Times. Fue la primera corresponsal de guerra española en el diario ABC que cubrió la Primera y la Segunda Guerra Mundial, además de la revolución bolchevique. A pesar de todo su esfuerzo, su trabajo periodístico nunca fue muy creíble debido a que era una mujer.

Sofía Casanova | Fuente: Nathional Geographic

Sofía Casanova no fue la única periodista perseguida en esta época. Encontramos también a Rosario de Acuña y Villanueva (1850-1923), por su ideología republicana y su gran carácter denominado como “indomable”. Acusó a la Iglesia católica de “manipuladora” y su odio hacia esta institución quedó reflejado incluso en su testamento. La periodista tuvo que exiliarse a Portugal y acabó muriendo de una embolia cerebral.

Rosario de Acuña | Fuente: Mujerícolas

Carmen de Burgos (1867-1932) tiene un legado más conocido en nuestra sociedad actual. Escribió en numerosos periódicos como La Correspondencia o el ABC y fue profesora en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. La periodista y activista de ideología republicana luchó por los derechos de las mujeres y de los niños. También fundó la Liga Internacional y Cruzada de mujeres españolas para luchar por el sufragio universal.

Resultado de imagen de carmen de burgos
Carmen de Burgos | Fuente: Fundación Carmen de Burgos

Carmen Baroja (1883-1950) fue una intelectual y escritora enmarcada en la Generación del 98, así lo explica en Relatos de una mujer de la generación del 98. Su nombre es muy poco conocido a pesar de marcar un antes y un después en la historia de la literatura española. Esto se debe a que por el eclipse de su hermano Pío Baroja, tuvo que ponerse en pseudónimo Vera de Alzate. Hay que destacar su carácter activista. Trabajó junto a María de Maetzu en la Residencia de Señoritas, que fue el primer centro que ofrecía enseñanzas universitarias a mujeres.

Además, es la fundadora de Lyceum Club de Madrid, que se convirtió en la primera Asociación Feminista de Cultura. Aquí fue donde escribió grandes obras teatrales que no han perdurado hasta nuestros días. Dentro de esta sala se llevaba a cabo el teatro de cámara El Mirlo Blanco de la artista Carmen Monné. La autora se inspiraría en ella para escribir Memorias íntimas de un teatro de cámara.

Carmen Baroja | Fuente: pikaramagazine

Clara Campoamor (1888-1972) es una escritora muy conocida actualmente gracias que defendió en sus libros los derechos de la mujer española. Se observa este pensamiento en algunas de sus obras El derecho de la mujer en España (1931) o El voto femenino y yo: mi pecado mortal (1935). Creó la Unión Republicana Femenina para conseguir que el sufragio fuera universal. Aunque durante su época fue perseguida y tuvo que exiliarse, en 2005 se crea en su honor el Premio Mujer y Parlamento «Clara Campoamor».

Clara Campoamor | Fuente: National Geographic

Margarita Nelken (1894-1968), quien además de escritora fue política. Durante la Guerra Civil sus escritos apoyaron al bando comunista, por lo que fue perseguida y tuvo que exiliarse a Francia y México. Entre sus obras, se pueden destacar: La condición social de la mujer en España (1919), Maternología y puericultura (1926) o Por qué hicimos la revolución (1936).

Margarita Nelken | Fuente: ABC

En la literatura actual, podemos destacar algunas autoras como Gloria Fuertes (1917-1998)​, Carmen Laforet Díaz (1921-2004), Ana María Matute (1925-2014), Rosa Montero (1951-) o Almudena Grandes (1960). Una gran fuente de inspiración para la sociedad española de nuestros días.

Si quieres leer el artículo de Las mujeres silenciadas en la ciencia, pincha aquí.

Publicidad

Deja un comentario