La poesía tiene nombre de mujer

0
958

Ocho escritoras que han marcado la literatura universal con su poesía

La mujer ha sido uno de los pilares fundamentales en el desarrollo de la poesía dentro de la literatura. La visión femenina llena las estanterías de todas las librerías del mundo. El tacto, su sentir poético, es lo más próximo que vamos a estar de la unicidad. Un sinnúmero de poemarios, premios, versos nigérrimos, alegres, límpidos. Estilos de todas las épocas: vanguardismo, modernismo, surrealismo, entre otros conforman un conglomerado literario cuyas huélligas son internacionales. Una cariátide más que sostiene un templo llamado Poesía. Señores, la poesía tiene nombre de mujer.

1. Alejandra Pizarnik (Buenos Aires, 1936 – 1972)

Nace en Buenos Aires en el año 1936. Pizarnik proviene de una familia de inmigrantes de origen ruso y eslovaco. Su primera obra se titula La tierra más ajena (1955). Posteriormente, publicaría La última inocencia (1956) y Las Aventuras perdidas (1958).      Su estancia en París estará marcada por relaciones de amistad con otras grandes consumadas de la literatura como Rosa Chacel, también con escritores como Julio Cortázar y Octavio Paz. Este último, será el encargado de prologar su cuarto poemario El árbol de Diana (1962).

Alejandra indagó en la oscuridad de la palabra. En la lobreguez de la poesía. En la entraña más ignota del verso. Sus poemas están cargados de amor, pero un amor dotado de una gran potencia lingüística: metáforas, símiles, merismos. La autorreferencia es un recurso que la caracteriza, el yo poético dispersado en lo etéreo o, mejor dicho, en el hondo intimismo de su poética.

En 1972, a los treinta y seis años, Alejandra Pizarnik se suicidó en Buenos Aires. Una sobredosis intencional de barbitúricos fue la que causó su muerte.

«Sé, de una manera visionaria,                                                                                    que moriré de poesía. Es una sensación que                                                                  no comprendo perfectamente; es algo                                                                      vago, lejano, pero lo sé y lo aseguro».

 

2. Gabriela Mistral (Chile, 1889 – Estados Unidos, 1957)

Su nombre real es Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, pero a nivel mundial es conocida por su seudónimo. Precisamente, la primera vez que lo utilizó fue en el año 1908 al publicar el poema Del pasado en el diario El Coquimbo. Nace en Chile el 7 de abril de 1889 y fallece en Nueva York, el 10 de enero de 1957. Mistral llegó a entablar amistad con Rubén Darío. Trabajaba de maestra y colaboraba en la revista Elegancias, que dirigía el poeta nicaragüense en París. En esta época, empieza a escribir una de sus obras más pulcras: Desolación. Sin embargo, en 1914 se le concede el Premio Nacional de Poesía de Chile por Sonetos de la muerte.

Respecto a su estilo, el lirismo de sus obras está ligado a la época en la que las escribe. Esto es, su práctica está vinculada al Modernismo. Por ejemplo, influencia de Amado Nervo, Fréderic Mistral (de éste toma su seudónimo) o el gran Rubén Darío. Mistral se decanta por la simbología, el uso de americanismos, chilenismos, el acuñamiento de expresiones propias, recurre al uso del dativo e incluso utiliza formas verbales infrecuentes.

Por otro lado, en cuanto a su temática: la maternidad, amor, naturaleza americana, la muerte como principio de destino, religiosidad. No obstante, en ciertas ocasiones se desliga de lo mencionado anteriormente, apostando por inquietudes sociales, apoyo a los desfavorecidos y a las mujeres sometidas al machismo y desigualdad social.

Gabriela Mistral fue la primera latinoamericana en recibir el Premio Nobel de Literatura, en 1945. A continuación, se ofrece un fragmento de uno de sus poemas más venerados:

BESOS

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

[…]

 

3. Gloria Fuertes (Madrid, 1917 – 1998)

Una de las poetas españolas más queridas. Gloria nació en el madrileño barrio de Lavapiés, provenía de una familia humilde y, tal como señala Luis Antonio de Villena en el prólogo de la edición conmemorativa de Nórdica Libros: «Siempre estuvo del lado de los humillados, ofendidos y de los perdedores de la clase que fueran».

Por otra parte, sus textos infantiles causaron gran sensación llegando a ser de los más leídos. Gloria se convirtió no solo en una gran poeta, sino también en una de las caras con más referencia de la literatura española del siglo XX. Fue galardonada con el Diploma de Honor del Premio Internacional de Literatura Infantil Hans Christian Andersen. Se le incluye en la Generación del 50. Además, el propio Jaime Gil de Biedma llegó a sostener que una antología bien hecha de Gloria mostraría a una escritora muy admirable.

A pesar de haber cultivado facetas literarias y musicales, Gloria Fuertes convirtió a las personas de su entorno en la viva imagen de la cotidianidad, en el hilo conductor de su obra. Además, cabe destacar que es fundamental la visión y testimonio que brinda al lector sobre la posguerra española. Entre sus obras destacan: Poeta de Guardia; seguramente la más emblemática de literatura adulta. Sin embargo, sobresalen títulos como Poesías de animales: la selva en verso (1994), el cuento Cangura para todo, Versos fritos (1995), entre otros.

MIS MEJORES POEMAS

Mis mejores poemas                                                                                                    sólo los lee una persona;                                                                                                son unas cartas tontas                                                                                                con mucho amor por dentro                                                                                      faltas de ortografía                                                                                                        y agonía precoz.

Mis mejores poemas                                                                                                    no son tales, son cartas,                                                                                            que escribo porque eso,                                                                                        porque no puedo hablar,                                                                                        porque siempre está lejos…                                                                                            como todo lo bueno                                                                                                      —que todo lo que vale nunca está—                                                                          como Dios                                                                                                              como el mar.

Soy de Castilla y tengo                                                                                                un cardo por el alma,                                                                                                pero quiero tener un olivo en la voz,                                                                            soy de Castilla seca,                                                                                                    soy tierra castellana,                                                                                                pero quiero tener a mi amor en mi amor.

Da risa decir eso, AMOR, a estas horas,                                                                    AMOR a estas alturas de inmobiliaria y comité,                                                            pero yo digo AMOR AMOR sé lo que digo.                                                                        —mis mejores poemas son cartas que lloré—                                                                  Un poema se escribe                                                                                                      una carta se llora,                                                                                                      una noche se puede parir o desnacer.                                                                            Yo parí y he robado                                                                                                      —he hecho de todo un poco—                                                                                    pero mi mejor verso…                                                                                                 un Telegrama es.

 

4. Ernestina de Champourcín (Vitoria, 1905 – Madrid 1999)

Poeta española de la Generación del 27. Sí, sí. Así como lo lees. ¡De la Generación del 27! Sí, sí… de esa generación de Salinas, Lorca, Aleixandre, Guillén, Gerardo Diego, etc. ¡Vaya por Dios! ¡Qué también las mujeres escribían poesía! No solo hubo poetas, dentro del grupo existieron mujeres que triunfaron en distintas ramas del arte. No solo en la literatura, también en pintura o escultura. Encontramos novelistas, ilustradoras, pensadoras. Todas ellas desafiaron los parámetros que se imponían en la época. Precisamente, Ernestina de Champourcín fue una de ellas. A todas se les conoce                como Las Sinsombrero.

Ernestina de Champourcín provenía de una familia de origen francófono y uruguayo. Desde su infancia se interesó por la poesía. El género literario que le cautivaría toda su vida. Con veintiún años publicaría su primer poemario, en esa época residía en Madrid. Desde su primera obra su madera intimista de poeta quedaría plasmada. La Guerra Civil marcaría un antes y un después en su poética, ya que tuvo que exiliarse con su marido. Vivió en Toulouse, París y México. Finalmente, regresaría a España en el año 1973.

Cabe destacar algunas de sus obras y galardones. Entre sus libros encontramos: En silencio (1926), Ahora (1928), La voz en el viento (1931), Cántico inútil (1936), Presencia a oscuras. Madrid, Rialp, 1952. Obtuvo algunos premios como: Premio Euskadi de Literatura en castellano en su modalidad de Poesía (1989), Premio Mujeres Progresistas (1991), Nominación al Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1992 y Medalla al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Madrid (1997).

No quiero saber nada                                                                                                    Ni de esa luz incierta                                                                                                  que retrocede vaga                                                                                                      ni de esa nube limpia                                                                                                  con perfiles de cuento.                                                                                        Tampoco del magnolio                                                                                                que quizá aún perfume                                                                                              con su nieve insistente.                                                                                                No saber, no soñar,                                                                                                    pero inventarlo todo.

 

5. Concha Méndez (Madrid 1898 – México 1986)

También perteneció a Las Sinsombrero. Fue poeta y editora. Una mujer adelantada a su época. Gran amiga de otras intelectuales, que también pertenecían al grupo como Maruja Mallo y Margarita Manso. Todas intelectuales, cultas, sabias, unidas en sus viajes por el valor y el aprecio que sentían por la palabra. Concha Méndez no solo fue poeta, sino también dramaturga. Siempre mostró un gran interés por el mundo del teatro. 

Respecto a su faceta de editora, su impulso por el mundo editorial era inmenso. Llegó a fundar con su marido, el reconocido vate Manuel Altolaguirre, la imprenta La Verónica. La invención de ambos tuvo una gran acogida en aquellos tiempos y siempre contaron con el apoyo de los escritores más leídos de la época. Juntos impulsaron la revista Héroe. Su visión editorial no conocía límites, su ardua labor como editores dio mucho de qué hablar. Sin embargo, el exilio iba a marcar sus vidas. Se mudaron a La Habana y, posteriormente, a México. En este último país abrieron una imprenta para continuar con su trabajo como editores.

Concha Méndez publicó Sombras y sueños (1944). Dicho libro es considerado por muchos críticos como el mejor de su arsenal. En 1976 publicaría su último poemario bajo el título de Vida o río. Además, cabe recalcar que su nieta publicó en 1991 unas memorias en las que se relata la vida de la autora. Su obra poética se puede dividir en tres etapas.  En primer lugar, nos encontramos a una Concha Méndez moderna cuya poesía es neopopular. En segundo lugar, nos muestra una resonancia más personal e íntima, donde explora la realidad. En tercer lugar, se centra más en la brevedad basada en temas como el tiempo, la naturaleza, los sueños, la muerte.

Quisiera tener varias sonrisas de recambio                                                                      y un vasto repertorio de modos de expresarme.                                                              O bien con la palabra, o bien con la manera,                                                              buscar el hábil gesto que pudiera escudarme.

 

6. Idea Vilariño (Montevideo, 1920 – 2009)

Fue poeta, traductora, compositora, educadora y crítica literaria. Su talento era tan grande que desde joven fue reconocida por sus poemas. Una de las figuras más representativas de la Generación del 45. A lo largo del siglo XX, sus poemas han resonado en distintas partes del mundo: traducciones, recitales, exposiciones u otro tipo de actividades en países como Austria, Italia, Estados Unidos.

Su poesía atrapa, conmueve, tensa las partículas que componen la psique. A veces escasa y otras veces madura, Vilariño juega con los sentimientos de los lectores. Nos evoca imágenes propias de amor: recuerdos, besos olvidados, amores perdidos, amores imposibles. Sin embargo, uno de los temas que más aparece en sus poemas es la muerte. Una muerte ligada al amor, al sexo, al lenguaje pendiendo de la ausencia. Al fondo, resuena una voz secreta. Una mujer que siempre estuvo alejada de los focos, del dedito admonitorio; autocrítica, tal y como eternizó Emilio Pacheco.

Idea Vilariño es el sístole y diástole de la poesía contemporánea. Su discreción llamaba. Aunque para la difusión de su obra siempre fue cauta. Nadie, nadie en esta galaxia puede negar que la brevedad, pureza y lamento de sus versos seguirán presentes en el panorama poético y dentro de la literatura universal.

QUÉ ME IMPORTA

Qué me importa el amor                                                                                                lo que pedía                                                                                                              era tu ser entero para mí                                                                                              en mí                                                                                                                          en mi vida                                                                                                                  aunque no te tuviera                                                                                            aunque en días semanas meses años                                                                            no tuviera aquel dulce olor a flores                                                                                de tu piel suave usada                                                                                                que me daba                                                                                                              todo el amor del mundo.                                                                                              Lo demás                                                                                                                      el amor                                                                                                                    qué importaba                                                                                                          qué importa.

 

7. Alfonsina Storni (Suiza, 1892 – Argentina, 1938)

Poeta y escritora argentina de origen suizo situada dentro del Modernismo. Storni fue profesora y no solo se centró en la poesía. Indagó en la dramaturgia y la prosa. Su primer poemario lo publicó en 1916 bajo el título La inquietud del rosal. Más tarde, le iban a seguir otros libros como El dulce daño (1918), Irremediablemente (1919) y Languidez (1920, Premio Municipal de Poesía y Segundo Premio Nacional de Literatura).

Al igual que Mistral, en cuanto a su estilo, estuvo heredado por las directrices de la poesía de Rubén Darío. Es decir, tintes romántico-modernistas. No obstante, su poesía estuvo marcada por traspasar lindes dentro de su propio estilo. Ocre (1925) y Mundo de siete pozos son una clara ejemplificación de ello. Pues la autora llega a apostar por asuntos más cubistas o surrealistas. Un dato curioso de Storni es que llegó a escribir artículos de opinión bajo el seudónimo de Tao-Lao.

En definitiva, es una autora que todos deberíamos de leer. La clara representación de la originalidad. Su poesía es una voz feminista adelantada a su tiempo. Una voz elemental dentro de la lucha por la igualdad. Una auténtica idealista de la palabra, del virtuosismo, que dedicó su vida al verso. Una mujer que a base de poemas nos hace mirar mejor, mirar más allá. Allí, allí donde no llega el ojo que todo lo ve. Allí, donde los sentimientos solamente se pueden ver con el ojo del alma.

RETRATO DE UN MUCHACHO QUE SE LLAMA SIGFRIDO

[…]

Tu cuello es un pedúnculo
quebrado por tus sueños.

De tu pequeña cabeza
fina
emergen ciudades heroicas.

No he visto tu corazón:
debe abrirse
en largos pétalos
grises.

He visto tu alma:
lágrima
ensanchada en mar azul:
al evaporarse
el infinito se puebla
de lentas colinas malva.

Tus piernas
no son las columnas
del canto salomónico:
suavemente se arquean
bajo la cadena de hombres
que te precedió.

Tienes un deseo: morir.
Y una esperanza: no morir.

 

8. Emily Dickinson (Amherst, 1830 – 1886)

Poeta estadounidense. Dickinson no tiene nada que envidiarle a Edgar Allan Poe o al mismísimo Walt Whitman. Es considerada por muchos consumados de la lengua inglesa como una de las poetas más grandes de todos los tiempos dentro de la literatura. Dickinson se caracteriza por ser la personificación de la soledad, del misterio y de hacer del verso un refugio.

Se aisló por completo del mundo. Cuando cumplió los veintitrés años, Emily dio los primeros pasos para introducirse en una vida solapada por lo místico. No mantuvo contacto con nadie más que con solo unos cuantos amigos. Es más, a los treinta su aislamiento del mundo era total. Su retiro fue en la casa paterna, se dedicaba a realizar las tareas del hogar como todas las mujeres de la época. Sin embargo, apuntaba versos, pensamientos u otro tipo de escritos. Tras su muerte, todos sus escritos fueron descubiertos convirtiéndose en una de las poetas más importantes del siglo XIX.

Sus poemas están dotados de lirismo. Al principio, cultivó un estilo propio de la época. No obstante, más tarde apostaría por un lenguaje más experimental y prosódico. El propio Borges afirmó: «No existe una vida tan apasionada y a la vez solitaria como la de esta mujer». Su poesía juega con el lenguaje: velocidad lenta o rápida, ritmo etéreo, metáforas intelectuales, patrones marcados y, ante todo, versos meditativos. Sus composiciones son variables: vida, fe, naturaleza, amor, tiempo, eternidad.

En definitiva, lo que más sorprende de Dickinson es su interpelación con el lector. Baña de pies a cabeza al receptor de un sentido trágico inconmensurable. Lo sacude. Lo hace reflexionar ante la ingravidez de la vida y de la muerte.

No he visto nunca una landa,
nunca he visto el mar,
y sin embargo, sé cómo está hecho el yermo,
y sé lo que debe ser la ola.
Nunca he hablado con Dios,
nunca he visto el Cielo,
y sin embargo, conozco el lugar
como si tuviese un mapa de él.

Sé que no he podido mencionaros a todas. Perdonadme Safo, Corina, Erina, Nóside, Anite, Mero, Telesida, Praxila. Sé que vosotras fuisteis el sustentáculo para que la poesía tuviese nombre de mujer. Fuisteis las pioneras en el arte de venerar al verso. Qué sería la poesía sin vosotras, tan ignoradas, tan marginadas y poco leídas.

Perdón Sylvia Plath, Claribel Alegría, Ida Vitale, Delmira Agustini, entre muchas otras que no menciono por falta de vocablo. Sois el verso personificado. En carne. En hueso. En alma. Sois y seréis los cimientos de la literatura, de la poética que no se atreven a leer los cobardes, sois la pulcritud. Qué sería de nosotros sin las metáforas dolorosas de Pizarnik, sin el dominio del vocablo que desprende Mistral, sin el amor al desamparado que emanaba Gloria Fuertes, sin la valentía y el acto de quitarse el sombrero de Champourcín y Concha Méndez, sin la lágrima y el dolor que provoca leer a Vilariño, sin el feminismo de Storni y, por último, sin la visión de vida, soledad y muerte que nos dejó Dickinson.

 

Publicidad

Deja un comentario