El último tema de Rayden pone a todos en su sitio

Con Don Creíque, último sencillo antes del álbum Homónimo, Rayden vuelve a recordarnos que es un artista sin miedo a mancharse las manos.

0
299
Rayden en el rostro de un antidisturbios y un banquero. | Fuente: videoclip de Don Creíque

Con Don Creíque, último sencillo antes del álbum Homónimo, Rayden vuelve a recordarnos que es un artista sin miedo a mancharse las manos.

Rayden es la voz que canta: ”no me creo al Papa cuando recrimina desde el Vaticano, no me creo a la poli que va con el número placa tapado”. Rayden es el bisturí que perfora la piel de los agentes sociales corruptos. Y Rayden son las manos que estirpan sus tumores: la pederastia, el nacionalismo, la violencia, los atentados contra la libertad de expresión o la acumulación de riqueza.

Pero Rayden es también cada uno de los agentes sociales corruptos. Porque Rayden es la voz que canta: “si por creer, no me creo ni yo”. Y sus manos perforan su propio estómago, porque para juzgar el exterior hay que analizar el interior primero. Y las pinzas quirúrgicas tiran de un oso de peluche, una esquela por la libertad de expresión -fechada el día de la detención de Pablo Hasél-, llaves y llaves de pisos vacíos, y bandas rojas y amarillas. Y la sangre salpica las paredes y los rostros del cura, del banquero, del policía y del Cayetano -brillante que a todos moleste la sangre menos al último que encima ríe-. Y Rayden baila con todos ellos, porque con todos lidiamos cada día. Pero los agentes corruptos quedan vacíos en la cama del quirófano y Rayden es el cirujano que abandona la sala y camina hacia nosotros bajo unos créditos autocensurados.

Rayden vuelve a recordarnos que no tiene miedo a mancharse las manos. Nos ha acostumbrado a un cambio de estilo que ahora se vuelve circular, con el sonido nuevo y el contenido viejo. Viejo pero de imperativa actualidad. Rayden tiene para todos y para sí, con voz e imágenes en descarnado realismo. A diez años del Esclarecido de Extremoduro, Rayden se mete en un jardín que suena extremadamente bien.

Publicidad

Deja un comentario