‘Amor, amor, catástrofe’ vuelve a representarse esta vez en el Teatro Español

1
698
Cartel de 'Amor, amor, catástrofe' | Fuente: Teatro Español

Una historia, tres puntos de vista

Desde el 5 al 23 de mayo se representará en el Teatro Español la obra Amor, amor, catástrofe, una obra escrita por Julieta Soria y dirigida por Ainhoa Amenstoy. Esta obra dramática cuenta la historia de amor que tuvo Pedro Salinas fuera del matrimonio con Katherine Whitmore. Paralelamente, se cuenta la reacción que tiene su mujer, Margarita Bonmatí, al encontrar las cartas que el poeta le mandaba a escondidas a su amante.

Publicidad
Lidia Navarro, Lidia Otón y Juan Cañas en ‘Amor, amor, catástrofe’ | Fuente: Teatro Español

Muchos de nosotros conocemos a Pedro Salinas, uno de los autores de la Generación del 27. Sabemos también que él fue quien escribió tres de las obras poéticas de temática amorosa más afamadas del siglo XX: La voz a ti debida, Razón de amor y Largo lamento. Cuyos escritos han tenido, hasta comienzos del siglo XXI, la incógnita de saber si esos poemas iban dirigidos a una amada real o ficticia. Sobre esos hechos reales, la autora Julieta Soria, junto con la directora teatral, Ainhoa Amenstoy, tejen un triángulo amoroso cuyos protagonistas son: Pedro Salinas (Juan Cañas), Katherine Whitmore (Lidia Navarro) y Margarita Bonmatí (Lidia Otón). Titulado: Amor, amor catástrofe.

La obra cuenta la relación extramatrimonial que Pedro Salinas tuvo con una profesora estadounidense llamada Katherine Whitmore. Por otro lado, está la mujer de Salinas, Margarita Bonmatí, que se ha enterado de su relación. Esta historia se cuenta a través de tres monólogos que se van intercalando. Margarita Bonmatí está a orillas del río Tajo donde va a explicar el por qué está allí. Luego, Pedro Salinas se encuentra en su estudio escribiendo cartas a su amada. Y Katherine Whitmore que está debatiendo si sacar las cartas de Salinas a la luz o no. Entre los monólogos se intercalan pequeñas escenas a modo de flashblack.

Lidia Navarro y Juan Cañas en ‘Amor, amor, catástrofe’ | Fuente: Teatro Español

La interpretación de los actores fue impecable. Juan Cañas, actor que interpreta a Pedro Salinas, plasmó cómo me imaginaba que era el poeta. Una persona muy enérgica, muy imaginativa, un poco hiperactiva y muy alegre. También elegante y sin dejar a un lado la ideología progresista de la Segunda República. Lidia Navarro, la actriz que encarna a Katherine Whitmore, es en la interpretación que más veía los cambios de época y los escenarios. Es decir, hacía que te situaras rápidamente en el tiempo y espacio que estaba interpretando. Por último, tenemos a Lidia Otón, que interpreta a Margarita Bonmatí, y es, para mí, una de las interpretaciones más difíciles y cansadas. Su actuación es espectacular, porque transmite el dolor que siente al haber encontrado las cartas que Salinas le manda a Katherine. Además, la carga emocional que tiene su personaje es muy elevada.

La puesta en escena es muy sencilla. En ella, podemos encontrar mesas de distintas alturas. Sobre algunas encontramos libros, un teléfono y cajas, donde se encuentran las cartas, fundamentales en la historia. También, se pueden ver sillas que su utilizan, principalmente, para realizar las pequeñas escenas intercaladas en los monólogos. Además, hay que destacar que el escenario da lugar a escenas muy dinámicas, es decir, utilizan los pocos elementos que hay en la escena para representar diversos espacios. Si bien es cierto que los actores favorecen el dinamismo haciendo que el espacio escénico esté siempre compensado. La música le da cierto ritmo, ya que intercala música en directo con música que ambienta las escenas. Algo interesante y poco frecuente. Aunque la autora de la obra, Julieta Soria, ya había utilizado ese recurso en su anterior obra Mestiza.

Lidia Otón y Juan Cañas en ‘Amor, amor, catástrofe’ | Fuente: Teatro Español

El vestuario, por su parte, influye en la personalidad y contexto de los personajes. Katherine es una mujer norteamericana, joven y libre. Por ello, va vestida con unos pantalones y un jersey ya que también está influenciada de la modernidad del país en el que reside. Salinas, lleva un traje con chaleco, corbata y un sombrero, muy característico del autor. Y el vestuario de Margarita es un vestido largo blanco, simulando la parte tradicional y un poco ingenua de su carácter.

Si por algo se caracteriza la obra Amor, amor, catástrofe es por no poder dejar de aplaudir una vez finalizada la representación. Te vas del teatro con la sensación de no saber si la historia que se había representado es ficción, o la parte de vida que se cuenta de Salinas podía haber sucedido así de verdad.

Lidia Navarro, Lidia Otón y Juan Cañas en ‘Amor, amor, catástrofe’ | Fuente: Teatro Español
Publicidad

1 Comentario

Deja un comentario