Icono del sitio EL GENERACIONAL

Crítica de ‘Sailor Moon Eternal’: El poder definitivo de la luna

Super Sailor Moon

Sailor Moon en Sailor Moon Eternal | Fuente: Netflix

Anuncios

El pasado jueves 3 de junio se estrenaban a nivel mundial en Netflix las dos películas de Sailor Moon Eternal. Estas dos cintas se encargan de adaptar el cuarto arco argumental, conocido como «Dead Moon Circus» (el circo de la luna muerta), del manga homónimo escrito y dibujado por Naoko Takeuchi: Pretty Guardian Sailor Moon (nombre original).

Ha habido diversidad de opiniones por parte de los fans de la serie. Hay quiénes han vivido esa emoción que sintieron en los 90, quiénes no han entendido nada de lo que ocurría en las dos películas y quiénes han sido completos detractores.

Lo primero que habría que tener en cuenta es que las dos películas de Sailor Moon Eternal, hace las veces de cuarta temporada del anime Sailor Moon Crystal estrenado en 2014 como un reboot del original de los 90. Esta nueva adaptación se lanzó con la intención de ser mucho más fiel a la obra original de Takeuchi.

Es por ello que no se recomienda ver las películas, si no conoces la historia del manga o has visto los 39 episodios anteriores de Sailor Moon Crystal.

A la búsqueda de los sueños hermosos

La trama argumental retoma las aventuras de Usagi Tsukino y sus compañeras, Rei, Ami, Makoto y Minako que ya son estudiantes de secundaria. Tras haber derrotado a su anterior enemigo, una nueva amenaza llega a la ciudad: el circo Dead Moon.

Por tanto, las chicas tendrán que volver a utilizar sus poderes como las guardianas del amor y de la justicia para acabar con los nuevos antagonistas. Aquí entran en juego Zirconia, la reina Nehelenia, el trío de amazonas (Hawk’s Eye, Fish’ Eye y Tiger’s Eye) y el cuarteto de amazonas (Palla-Palla, Ves-Ves, Jun-Jun y Cere-Cere).

El propósito del circo Dead Moon es arrebatar los sueños de los ciudadanos para recobrar la energía necesaria para rescatar de su prisión a la reina Nehelenia. Las protagonistas deberán descubrir cuál es su auténtico sueño para que sus poderes vuelvan a despertar y bajo la apariencia de Sailor Moon, Sailor Mercury, Sailor Mars, Sailor Jupiter, Sailor Venus y Sailor Chibimoon logren frenar los planes de los malvados.

Para ello necesitarán la ayuda de sus compañeras del espacio exterior Sailor Urano, Sailor Neptuno, Sailor Plutón y Sailor Saturno que, por fin, habrá despertado de su letargo.

Por otra parte, Helios, en la forma de Pegasus se presenta en los sueños de Usagi y Chibiusa para decirles que la reina Nehelenia lo tiene preso y que necesita encontrar a la doncella del hermoso sueño para encontrar el cristal de oro y poder derrotar a la malvada.

Acción acelerada y una banda sonora inexistente

El mayor problema de las dos partes de Sailor Moon Eternal es el ritmo con el que se desarrollan los acontecimientos. Si bien hay que tener en cuenta que la historia es prácticamente un calco milimetrado del manga, todo pasa a una velocidad de espanto.

En la dirección ha estado Chiaki Kon, que ya dirigió la tercera temporada de Sailor Moon Crystal, y el guión ha sido realizado por Kazuyuki Fudeyasu. De la producción se han encargado Ruka Tanaka, Hideharu Gomi y Yosuke Asama.

El desarrollo del carácter de los antagonistas es nulo y sus aparentes poderes  completamente ficticios. En los 45 primeros minutos de metraje, tres de ellos ya han caído derrotados lo que nos hace pensar que, realmente, no deben de suponer una gran amenaza si desaparecen de un solo golpe.

También hay que destacar la rapidez en la que las chicas recuperan sus poderes. Y es que, en la primera hora todas ellas, que en un principio no conseguían transformarse, se encuentran con un alter ego en tamaño mini que le recuerda quién es y dónde recae el foco de su poder.

No obstante, este ritmo sí consigue equilibrarse cuando llega la segunda parte. El volumen de antagonistas se ve reducido de forma estrepitosa quedando solo Zirconia y la reina Nehelenia. Esto permite que se conozca de forma más cuidada a estas dos emperatrices del mal.

Sailor Moon Eternal peleando contra la reina Nehelenia | Fuente: Netflix

Por otra parte, habría que hablar de su prácticamente inexistente banda sonora a cargo de Yasuharu Takanashi.

Si dejamos de lado los temas de los créditos, probablemente no encontremos más de 10 pistas diferentes como acompañamiento melódico de las escenas. Y si a eso le sumamos, todas las que se han reciclado del anime de los 90, nos da una sensación de dejadez por parte del equipo

Diseño exquisito con una animación a veces deficiente

Uno de los temas que mayor controversia ha causado de Sailor Moon Crystal ha sido, desde su estreno en 2014, un diseño de personajes y una animación que no acababan de convencer.

La serie ha contado con hasta 3 diseños de personajes diferentes: uno para las dos primeras temporadas, otro para la tercera y otro para las películas. ¿Por qué el que más convence es el último? La respuesta a esto es sencillo: Kazuko Tadano.

De izquierda a derecha, diseño de Sailor Venus en Sailor Moon Crystal I-II, Sailor Moon Crystal III y Sailor Moon Eternal | Fuente: Sailor Moon Oficial

Yukie Sako fue la responsable del diseño de las dos primeras temporadas, sucedida por Akira Takahashi y posteriormente por Tadano. El que más gusta es el de esta última porque ella fue quién hizo los diseños del anime original de los 90 y ese golpe de nostalgia se ha notado de forma muy positiva entre los fans de la serie.

No obstante, el problema viene cuándo vemos esos diseños en movimiento. Toei Animation, estudio al cargo de la animación, lleva años siendo blanco de críticas por el poco cuidado con el que trata a sus obras, destacando aparte de este propio ejemplo los casos de Dragon Ball Super o Digimon Adventure 2020.

Más preocupante es aún, sabiendo que en Japón se ha estrenado en sala de cine, en pantalla grande y el presupuesto ha sido mucho mayor que el que puedan tener para producir episodio tras episodio.

Por suerte, la cantidad de frames que no cumplen con unos valores estéticos dignos es reducida durante las dos horas y cuarenta minutos de metraje.

Además, es probable que se arreglen para la edición doméstica en Blu-Ray que será lanzada en el país del sol naciente el 30 de junio de 2021. Como ya viene siendo tradición con los eventos y salidas de material, coincidiendo con el cumpleaños de la protagonista Usagi Tsukino.

Portada del Boxset Blu-Ray de Sailor Moon Eternal | Sailor Moon Oficial

Una estrategia de marketing cuestionable

¿Por qué las películas han llegado a Netflix si no se han puesto en esta plataforma el resto de temporadas? Este problema es posible que no se dé en todos los países, ya que en otras naciones Sailor Moon Crystal sí que forma parte de la plataforma.

La historia del manga de Sailor Moon y por tanto de Sailor Moon Crystal es más tediosa que la del anime original de los 90. Más de una y de dos personas que han querido verlas por la nostalgia de volver a disfrutar de la chica de las coletas rubias, no han conseguido hilar el argumento y han estado perdidas.

¿No era más lógico que primero se hubiesen doblado las tres temporadas anteriores? Por supuesto que sí. Pero, una vez más hay que recalcar que este problema solo es extrapolable a España, ya que en todos los demás países sí han sido emitidas ya sea a través de la propia plataforma o por otros canales.

¿Será este el momento para que Netflix se anime a traer a nuestro país los 39 capítulos anteriores? Hasta el momento no tenemos información al respecto.

Pensadas para los fans del manga

Habiendo pasado más de una semana de su estreno, la diversidad de opiniones generada en Internet ha sido, sin duda, bastante amplia. Hay quién ha amado la historia, quién le ha pasado sin pena ni gloria e incluso quiénes no sabían lo que estaban viendo.

Lo que está claro es que las dos películas están pensadas para los fans del manga. Se han podido leer comentarios de gente que esperaba encontrarse con los mismos personajes de su amada serie de infancia que vieron en los 90.

Algunos han hasta aprovechado para decir que ahora, siendo más adultos, se dan cuenta de que la serie original estaba llena de relleno y capítulos que, a su parecer, no aportaban absolutamente nada. Pero, una vez más hay que recalcar que tanto la serie Sailor Moon Crystal como estas dos películas se pueden tomar como una versión coloreada viñeta a viñeta del manga, que apenas omite ninguna escena.

Esto no quiere decir que alguien que sea fan del anime original no vaya a disfrutarlas. Por supuesto que no, pero será porque saben diferenciar ambas obras y tomarlas como dos versiones distintas del mismo universo.

Si además seguiste el anime doblado al castellano y no profundizaste en su historia, probablemente estarías esperando ver a Bunny, Amy, Rai, Patricia, Carola, Timmy, Vicky, Raquel o Andrea, nombres que se les otorgó a las protagonistas en la primera versión de nuestro país. Una estrategia que se utilizaba mucho hace años era occidentalizarlos . ¿Acaso pensabas que, por ejemplo, Oliver y Benji tenían esos nombres en Japón? La respuesta es no.

En el caso de Sailor Moon pasa exactamente lo mismo. «Guerrero Luna» es el nombre con el que nosotros conocimos a Sailor Moon, y cuando no estaba transformada era Bunny Tsukino. En esta versión, se ha respetado la nomenclatura japonesa y por eso Sailor Venus se llama Minako Aino y no Carola.

Las voces que marcaron a una generación

Poco después del estreno del trailer de promoción para anunciar la llegada de ambas películas a Netflix se pudo saber que la actriz de doblaje Adelaida López volvería a dar voz a Usagi Tsukino (ya le prestó su voz en Sailor Moon R, Sailor Moon S y Sailor Moon Super S).

Poco más se podía deducir de ese avance de un minuto y medio. Sin embargo, muchos consiguieron reconocer a Mario Arenas y a Conchi López las voces originales de Mamoru Chica/Tuxedo Mask (anteriormente Armando Chiba/Señor del Antifaz) y Chibiusa.

Lo sorprendente llega cuando das al play y empiezas a escuchar todas las voces: Ana María Marí como Sailor Mercury,  Isabel Fernández Avanthay como Jupiter Chelo Vivares como Neptune, Pilar Coronado como Pluto,  Isatxa Mengíbar como el gato Diana . ¿No era suficiente con contar con ocho de los actores y actrices de doblaje originales? Netflix ha hecho un gran trabajo y ha ido mucho más allá.

Beatriz Acaso, quién se retirase del mundo del doblaje en el año 1997, ha regresado 24 años después para volver a darle voz a Minako Aino y a Luna el gato de Usagi, como ya hizo durante las cuatro primeras temporadas del anime original.

Una de las ausencias más notables ha sido la de Pepa Agudo en la voz de Sailor Mars. A pesar de que Ana Esther Alborg ha hecho un trabajo excelente, resulta curioso que la única voz que se mantuvo durante las cinco temporadas de la serie de los 90, no haya podido estar en Sailor Moon Eternal por problemas de agenda.

Ficha de doblaje de Sailor Moon Eternal | Fuente: Eldoblaje.com

El doblaje en España ha estado dirigido por Cecilia Santiago. ¿Qué te suena ese nombre? Eso significa que eres un auténtico moonie. ¿No eres fan de esta serie y no sabes de que te estoy hablando? Cecilia Santiago resulta ser la primera voz de Bunny en España durante la primera temporada.

En nombre de la luna, te castigaré

A pesar de sus puntos fuertes y sus puntos débiles, está claro que hay trabajo detrás de la producción de Sailor Moon Eternal. Las dos horas y cuarenta minutos que duran en conjunto se pasan muy amenas por el mantenimiento constante de la acción.

Lo que más chirria, esto solo si la ves en castellano, es que la pronunciación de los términos ingleses no acaban de estar conseguida. Probablemente más de uno entendió «Sailor Satán» cuando las chicas se referían a Saturn, por no hablar de lo extraño que resulta escuchar «Sailor Vinas».

A pesar de que, desde Japón se pidió que esto se respetase, también resulta estridente el hecho de escuchar los apelativos «chan», «kun», «sama» continuamente. Algo que en territorio nipón es muy habitual pero que fuera de allí se hace pesado.

Tanto si eres fan del manga, de la serie original o de Sailor Moon Crystal te recomiendo que cojas un bol de palomitas y te sientes a disfrutar ya sea por nostalgia, por gusto o por simple entretenimiento porque está claro que el brillo del cristal de plata sigue iluminando nuestros corazones y siempre nos emocionaremos cuando escuchemos eso de «tsuki ni kawate, oshioki yo» (en nombre de la luna, te castigaré).

Salir de la versión móvil