‘Anfitrión’ llega a La Latina modernizando la comedia clásica

0
1769
Elenco de 'Anfitrión' | Fuente: Jorge Molinero

Escrito por: Jorge Molinero y Paula Calamonte. 

Publicidad

¿Qué ha quedado de la obra de Molière?

Desde el 7 de julio se va a representar en el Teatro La Latina Anfitrión. Con un elenco inigualable y una historia de engaños narrada con humor; Juan Carlos Rubio dirige y versiona esta obra de la cual hemos podido tener un pequeño coloquio con los actores.

En esta adaptación de la obra clásica de Molière, se nos cuenta la historia del engaño llevado a cabo por los dioses Júpiter (Dani Muriel) y Mercurio (José Troncoso) quienes, aprovechando que no están, toman las identidades de Anfitrión y Sosia, para lograr que Júpiter seduzca a Alcmena (Toni Acosta), la esposa de Anfitrión. El enredo no para ahí, pues cuando vuelven los verdaderos Anfitrión (Fele Martínez) y Sosia (Pepón Nieto), los personajes se plantean una vital pregunta que desarrollará toda la acción: ¿quién es quién?

Anfitrión está dirigida y adaptada por el cordobés Juan Carlos Rubio, y puede disfrutarse desde el pasado 7 de julio en el Teatro La Latina de Madrid. La obra original de Molière en la que se basa es, a su vez, una adaptación de la comedia clásica de Plauto, que mantiene la historia y personajes de la actual, haciéndola ser una obra moderna, actualizada y entretenida. 

Aspectos técnicos

La escena se sitúa, como ya podíamos ver en el cartel, en un circo llamado “Circo Olimpo”. Concretamente a las afueras de la caravana donde viven Alcmena y Anfitrión, es decir, los dueños de todo el circo. Ya en las fotografías se podía ver que la caravana estaba situada en el lado derecho de la escena ocupando un segundo término. Esto es así para que los actores tengan espacio para moverse por el escenario sin tropezarse con algo tan grande. En el lado izquierdo, sin embargo, se puede ver que en primer término han colocado un poste eléctrico ya que los personajes van a interactuar con él. También, hay en el suelo colocado una manta de color azul con estrellas rojas. Lo que también les dará mucho juego a los actores. En general, los colores que se utilizan mayoritariamente son el azul cielo y el rojo oscuro.

Escenario de ‘Anfitrión’ | Fuente: Jorge Molinero

Una de las principales caracterizaciones de los personajes es el vestuario. Tanto el personaje de Júpiter como el verdadero Anfitrión van vestidos con un traje de General, ya que en la historia Júpiter se puede hacer pasar por Anfitrión para seducir a Alcmena gracias a que su verdadero marido está en la guerra. Mercurio y Sosia llevan un vestuario más rural y menos sofisticado. Esto da a entender que él no va a ser un personaje con muchos recursos económicos, de hecho, Sosia es el criado de Anfitrión y Mercurio, el hijo de Júpiter es el que se va a hacer pasar por el criado. Alcmena es la mujer que va a ser engañada por el dios Júpiter. Como la que maneja todo el circo, su vestuario no puede desentonar con el protagonismo que tiene. Su pantalón es elegante, de vestir, pero elástico para que no le quite movilidad. La camisa marrón va cambiando por una chaqueta granate. En definitiva, es un vestuario elegante para representar el estatus social que tiene. Cleantis (María Ordónez), la criada de Alcmena, al contrario Sosia, representa a una mujer elegante pero rural. Lleva un vestido que a lo largo de la representación se cambiará por un mono rosa.

No se podría uno fijar en el vestuario si la escena no estuviera suficientemente iluminada. La iluminación, se irán dando cuenta conforme vayan viendo la obra, sirve para dar énfasis o poner atención en los gestos o en el texto que un personaje está haciendo o diciendo. Y la música también ayuda a dar ese énfasis del que estamos hablando. Además, se podrá escuchar música en directo porque María Ordónez cantará en directo. Y por si hacer una obra en la que un personaje canta en directo fuera poco, también podrán ver un número de baile. Por lo que, cuando vaya a ver la obra tenga en cuenta que no se va a aburrir ya que la representación es muy dinámica y divertida.

No se puede dejar de destacar el elemento más importante de la obra: el humor. Es una representación diseñada para hacer reír en cada movimiento, ruido, palabra, etc. Así que cuando vaya a ver la obra debe estar dispuesto a meterse en el clímax humorístico que el director ha creado para pasar un buen rato.

Obra de ‘Anfitrión’ | Fuente: Jorge Molinero

Coloquio con los actores

El primero en acercarse a responder nuestras preguntas fue José Troncoso, que hace el papel del dios Mercurio.

PREGUNTA: ¿Cuál es tu papel en este Anfitrión?

JOSÉ TRONCOSO: Mi papel es el de Mercurio, soy el hijo de Júpiter y vengo acompañando a mi padre a la tierra para que pueda desarrollar sus —como yo digo—, faenas amatorias. Para que pueda pasárselo bien aquí en la tierra, toma forma de humano. Lo que pasa es que, claro, para hacer eso, adopta la forma de un humano ya conocido, y yo también de otro, entonces, como pasa en el original de Molière, nos duplicamos, y al hacerlo, se genera un tremendo enredo.

P: ¿Qué queda del Anfitrión de Molière?

R: Yo creo que queda la esencia. Como pasa con las grandes obras universales, se habla de amor, de dualidad, de celos… Pasa con Shakespeare y con los grandes que siguen vigentes, y eso pasa aquí, en la versión de Juan Carlos.

P: ¿Y qué no hay del Anfitrión de Plauto? ¿Qué habéis incorporado?

R: Se ha incorporado el dinamismo de los tiempos de ahora y creo que, sobre todo, lo que se ha hecho es actualizarlo y versionarlo, concretándolo en una compañía circense. Creo que eso hace que se duplique la dualidad, la comicidad de la función. Todo es posible en ese circo. Nosotros mismos no somos solamente Mercurio, Júpiter, Alcmena… sino que también somos los trabajadores del circo, estamos representando esta función. Entonces, creo que eso es, por parte de Juan Carlos, muy inteligente y muy interesante como para trabajarlo como actor.

P: ¿Qué puede esperar el público al ver la obra, al estar reversionado y no ceñirse a la obra original de Molière?

R: Exactamente eso que tú dices: una actualización del clásico de Molière que, a su vez, tiene una versión más antigua. Van a descubrir, básicamente, que hemos evolucionado muy poco, que seguimos siendo igual de imperfectos que éramos entonces, que seguimos sufriendo por las mismas cosas por las que sufríamos entonces, y que seguiremos sufriendo con el tiempo, como son el amor, los celos, la dualidad, el sentirse reflejado en otro, el decir “no soy único”

P: ¿Cómo se trabaja con este grupo de actores?

R: Pues la verdad que estoy encantado. Muchas veces parece que está reñido el ser conocido con el ser extraordinariamente normal, y ellos son un equipo generosísimo, empezando por Juan Carlos, que me ha ayudado muchísimo a crear este personaje en un tiempo récord. La verdad es que estoy feliz. Feliz de estar con ellos.

Obra ‘Anfritrión’ | Fuente: Jorge Molinero

Una vez terminaron las preguntas a José Troncoso, pudimos charlar con el resto de actores, que nos dieron otros puntos de vista sobre la obra en la que actúan.

PREGUNTA: Contadnos, ¿cuál es vuestro papel en la obra?

FELE MARTÍNEZ: Mi personaje es Anfitrión, un general tebano que vuelve de las llanuras de Beocia, de ganar la batalla. Vuelve con todas las ganas de volver a encontrarse con su reciente esposa Alcmena, pero de pronto se da cuenta de que algo está pasando. Algo falla. Algo no va bien.

MARÍA ORDÓÑEZ: Mi personaje es Cleantis, la criada de Alcmena y la esposa de Sosia. Es una mujer que tiene muchísimo carácter, está muy enamorada, y tampoco entiende muy bien lo que ocurre cuando se reencuentra con Sosia. El personaje tiene un momento en el que canta una canción sobre el amor, que te invita a amar desde ahí. Es un personaje que, sobre todo, tiene muy mala hostia.

PEPÓN NIETO: Yo soy Sosia, el criado de Anfitrión. Anfitrión y Sosia se han ido a la guerra y cuando regresan hay una noche eterna, porque los dioses han decidido suplantar las personalidades de Anfitrión y de Sosia. Júpiter y Mercurio se hacen pasar, respectivamente, por Anfitrión y Sosia para seducir a sus mujeres. Sobre todo Júpiter quiere seducir a Alcmena, y lo consigue. Cuando estos dos llegan de la guerraSosia va en avanzadilla, llega un poco antes—, los dioses han parado la noche para que sea una noche eterna, por lo cual este viene muerto de hambre y no puede desayunar ya que nunca amanece. Entonces, llegan a la casa y esperan que les reciban con los brazos abiertos, pero claro, ellas les reciben con toda la normalidad del mundo, porque los dioses haciéndose pasar por ellos ya han estado ahí hace cinco minutos. Además, Sosia se encuentra con su doble. Se encuentra con Mercurio, y se sorprende mucho de verse reflejado como en un espejo en un personaje que es él mismo. Y bueno, ese es un poco el enredo de la función. Sosia es el típico criado del que luego beben mucho los autores del Siglo de Oro: el criado asustadizo, un poco listo, pícaro, pero que tiene también mucha retranca. Es un poco ese tipo de criado arquetípico, que también podemos ver en la comedia del arte y en todo el teatro del Siglo de Oro. Aunque esto sea la versión de Molière, Molière copia descarada y claramente —hasta en el título—, a Plauto. O sea que [Sosia], es el típico criado de toda la vida.

TONI ACOSTA: Yo soy Alcmena, la esposa de Anfitrión y un poco el blanco de la burla, así como de quien se enamora Júpiter. Por no contaros otra vez lo mismo, a mí me gusta mucho lo que ha dicho Pepón: creo que Sosia tiene todas las reflexiones, la reflexión popular. También hay una cosa de clases, pues está Cleantis, mi criada. [Se muestra] cómo se relacionan los señores y los criados, y luego están los dioses y los mortales. O sea que, en la función, aparentemente una comedia y que la gente va a venir a divertirse, hay reflexiones muy chulas sobre el amor, sobre cómo se relaciona un criado con su señor, que nunca le quiere llevar la contraria… Sobre esto de hombres y mujeres, Juan Carlos nos ha cambiado el rol a las chicas: pensamos y decidimos en escena.

DANI MURIEL: Bueno, yo soy Júpiter, el Dios de dioses. Este dios aburrido de hacer sus cosas de dios, decide bajar, de vez en cuando, a la tierra y seducir a bellas mujeres como Toni Acosta o Alcmena. En este caso fue Alcmena y Toni Acosta a la vez (Risas). Hacen suplantación, como han dicho, y el enredo se monta enseguida por la suplantación de identidades. Yo os aporto, por ejemplo, que todos somos un miembro del circo. El mío es un saltimbanqui que, a la vez, baila, de ahí que Juan Carlos ha hecho que bailemos y tal. Por el cartel se puede ver que Fele es el payaso, María es la domadora, Pepón el ventrílocuo, José Troncoso es el gran mago que tenemos en la compañía de circo, y Toni es la jefa de pista, que al final es un poco también la jefa de pista dentro de la función.

P: ¿Cómo ha sido darle una vuelta a estos personajes femeninos del clásico original?

T.A.: Una maravilla. Yo creo que interesa muchísimo atraer a gente joven al teatro. Entonces, si chicas y mujeres no pueden empatizar con lo que ven en escena, o no les representa de ninguna manera, pues igual desconectan. Si creo que tiene que haber una voz femenina. Que lo que decimos a día de hoy encima del escenario importa y trasciende.

M.O.: Y el apoyo que se crea entre los dos personajes a nivel de mujer a mujer —que se apoyan entre ellas—, es súper potente y no existía en la original, y es algo que tampoco se suele ver mucho, ¿no? Casi siempre se nos coloca en un lugar más de enemigas o de competir, y aquí no. Aunque en algún momento podamos tener algo en lo que pensemos en contra, en el fondo siempre nos apoyamos.

T.A.: Es idea de Juan Carlos, y desde luego que lo tenía claro desde el principio, porque cuando leí la versión de Molière pensé: “Uy, ¿y este final?”, “¿Y esto? Ellas no se enteran de nada”

P.N.: Además, cuando se resuelve todo en la función de Molière, ellas se conforman.

M.O.: No protestan siquiera.

T.A.: Cuando me senté con Juan Carlos recuerdo que me dijo “¿Por qué lees eso? Eso no es lo que vamos a hacer, vamos a hacer otra versión”. Y me encanta. Me gusta mucho.

Obra ‘Anfitrión’ | Fuente: Jorge Molinero

Como se ha mencionado anteriormente, no es la primera vez que se representa esta versión de Anfitrión, en la que los actores repiten sus papeles. Nos comentaron que todos se encuentran muy entusiasmados con poder volver a repetir sus papeles en la obra, tras un año de impedimentos causados ya sea por la pandemia de Covid-19 y sus respectivos contagios, o por la borrasca Filomena que azotó al país en enero de este año.

Por último, se les preguntó si podían relacionar la obra con alguna canción, respondiendo que la obra ya incluye una canción versionada que define la historia perfectamente. Nos adelantaron que esta canción -cantada por el personaje de María Ordóñez– habla del amor: del amor por encima de todo, y de cómo confiando en él, conseguiremos seguir adelante, pues una vida sin amor no tiene sentido. Para poder escuchar esta fantástica canción en todo su esplendor, así como ver una divertida obra sobre las pasiones, las infidelidades y lo humano, debéis ir al Teatro La Latina y ver Anfitrión.

Ficha técnica

Reparto:

  • Mercurio: Pepón Nieto
  • Alcmena: Toni Acosta
  • Anfitrión: Fele Martínez
  • Mercurio: José Troncoso
  • Júpiter: Dani Muriel
  • Cleantis: María Ordóñez

Ficha artística

  • Movimiento escénico: Chevi Muraday
  • Diseño de iluminación: José Manuel Guerra
  • Música original: Julio Awad
  • Diseño de vestuario: Paola Torres
  • Diseño de escenografía: Curt Allen Wilmer (aapee), Leticia Gañán y Emilio Valenzuela
  • Versión y dirección: Juan Carlos Rubio

 

Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Mixtolobo y Pentación.

Publicidad

Deja un comentario