Icono del sitio EL GENERACIONAL

‘Britney vs. Spears’, el documental de Netflix que revela la realidad de la cantante

Cartel Netflix documental ‘Britney vs. Spears’ | Fuente: Netflix

Anuncios

Britney Spears es libre. Trece años de batallas judiciales contra Jamie Spears y al fin, ha conseguido retirar a su padre del puesto de tutor legal del que se aprovechaba. El icono del pop de toda una generación podrá recuperar el rumbo de su vida y tomar sus propias decisiones, ya que durante este tiempo no ha tenido poder sobre su cuerpo ni sus ganancias.

Un día antes de la celebración del juicio, el 29 de septiembre, se estrenó en la plataforma de Netflix el documental Britney vs. Spears. Bajo la dirección de Erin Lee Carr y el apoyo de la periodista Jenny Eliscu, el documental trata de explicar el caso judicial de Britney Spears contra su padre, Jamie Spears (con un título que hace una referencia directa a la situación existente). Pretende demostrar que el control que ha ejercido Jamie sobre su hija ha sido absoluto y que ha supuesto un auténtico beneficio para él, despreciando así a su hija.

Un recorrido por los últimos trece años de la estrella, desde el inicio de la tutela hasta la actualidad. Una muestra de lo que ha sufrido la princesa del pop desde que intentó tomar el control de su vida hasta que eso desemboca en la perdida de la custodia de sus hijos tras el divorcio de Kevin Federline.

En Britney vs. Spears no aparece la protagonista de la historia. No obstante, sí podemos conocer a los implicados en el caso y el testimonio de personas muy cercanas a la cantante que han estado acompañándole durante todo este tiempo. Aunque The New York Times ya desveló casi todos los detalles en el documental Framing vs. Spears, Netflix ha aportado información nueva que puede ser determinante en el caso.

El movimiento #FreeBritney

Los fans de la estrella del pop llevan desde 2008 reclamando su libertad. Las manifestaciones y las diversas publicaciones en redes sociales bajo el lema #FreeBritney han conseguido movilizar a los fans de todos los rincones donde Britney es conocida. Un movimiento social que ha permitido —junto con la presión mediática ejercida— tirar del hilo y que los propios seguidores hayan sido investigadores del caso. Esto ha permitido esclarecer los datos y agilizar las diferentes fases del proceso judicial.

 

Salir de la versión móvil