Prostitución legalizada a la orden del día

0
388
Barrio Rojo Ámsterdam | Fuente: Mujerpa

Aunque para muchos llega a ser un tema tabú, lo cierto es que la prostitución está muy presente en nuestro siglo, más cerca de lo que imaginamos

¿Qué es la prostitución?

La prostitución es la práctica de mantener relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero u otros beneficios económicos. Esta es una cuestión de género, teniendo en cuenta que son las mujeres en un 97%, frente a un 3% de hombres. En cuanto a las personas que demandan servicios de prostitución, el 99% son hombres, incluida la demanda de prostitución masculina. Por tanto, el sujeto prostituido es mayoritariamente la mujer, y el sujeto que demanda prostitución es generalmente el hombre.

Gracias a esta actividad, la dignidad humana y la integridad física, psicológica y sexual, se ven claramente atentadas, tanto así que se considera un acto de esclavitud en el siglo XXI. Es la forma más invisible en la que se ejerce la violencia sexual que se realiza contra las mujeres. Por eso también puntualizaremos la percepción de la prostitución como algo naturalizado y comprendido, incluso como algo necesario desde el conjunto social, convirtiéndose así en un problema aceptado contra el que diversos colectivos sociales están luchando para evitar las graves consecuencias que provoca, así como: la extorsión resultante, las violaciones no denunciables, los daños psicológicos y físicos de muchas de estas mujeres y sus enfermedades derivadas.

Publicidad

A pesar de que los datos indican que el consumo de mujeres va en aumento con los años, no se trabaja al respecto. Esto se debe a que de cierto modo se establece una aceptación moral de la prostitución viéndola como una función social en sí misma para suplir las necesidades fisiológicas de los varones. A nivel global, nos encontramos con el ejercicio de dominación de unas personas sobre otras. En su gran mayoría de hombres sobre mujeres, lo que a su vez perpetúa el sistema patriarcal siendo una de sus más claras manifestaciones.

Esto a su vez está muy ligado a la explotación sexual, que es una actividad ilegal mediante la cual una persona (en su mayoría mujeres o menores de edad) es sometida de forma violenta a realizar actividades sexuales sin su consentimiento, por la cual un tercero recibe una remuneración económica; pero desde fuera es muy complicado distinguirlas, por lo que, ¿debe mantenerse esta actividad como algo legal?

La ONU (2004) estima que hasta 4 millones de mujeres y menores son víctimas del tráfico cada año. La mayoría son explotadas con fines sexuales. La Organización Internacional de Migración (IOM), por su parte, estima que al menos 500.000 mujeres son vendidas anualmente a los mercados de prostitución europeos. La cifra exacta es difícil de determinar, pero los investigadores internacionales hablan de cifras muy altas y de un dramático incremento en los últimos años. Las cifras que aproximadamente se calculan sobre la prostitución en España giran en torno a 300.000- 400.000 personas, en su inmensa mayoría mujeres y niñas. De éstas, el tanto por ciento más elevado (casi un 90%) se calcula que corresponde a mujeres inmigrantes.

Prostitución | Fuente: Shutterstock

Tradicionalmente, esta actividad se ha ejercido en lugares que tenían este fin, llamados burdeles o prostíbulos. Habitualmente eran casas regidas por proxenetas, donde la prostitución tenía lugar en habitaciones privadas; también puede practicarse en calles urbanas, carreteras industriales, bares, discotecas hoteles o incluso a domicilio. Y aunque esto tiene origen en la Edad Antigua, hoy en día esta actividad sigue muy presente en nuestra sociedad, más de lo que se puede llegar a creer.

Causas

Existen muchas causas por las que una persona puede verse involucrada en el ejercicio de la prostitución, así como también provoca diversos efectos y/o consecuencias. Esta actividad puede ubicarse en las raíces de quienes las ejercen tanto por razones materiales o por factores psicológicos. Algunas de las causas están ligadas al desempleo y al subempleo, esto quiere decir que hay personas que tienen trabajos estables que les permiten obtener ganancias suficientes para cubrir sus necesidades, llegando incluso en ocasiones a obtener ahorros puntuales. Por otro lado, existen trabajos pasajeros o más eventuales. Aquí los ingresos son más inciertos y es por ello por lo que estas personas suelen recurrir a otras fuentes de ingreso.

En cuanto al desempleo, la incapacidad de asumir gastos es mayor, por eso aquellas familias que presentan esta dificultad se ven obligados a realizar muchas tareas de insuficientes ganancias. En determinados casos son la madre y los hijos los que se dedican a la venta ambulante, así como en el hogar o en constructoras mal remuneradas. Sin embargo, las hijas sufren situaciones más críticas y menos habilitadas para aquellos trabajos que en general se asignan a varones. Se ven forzadas entonces a aceptar posiciones como las de meseras o auxiliares, incluso optando a algunas en las cuales sus probabilidades de mejorar escasean. Es por eso, que muchas veces acaban ejerciendo actividades como la de “venta de su cuerpo”.

Prostitución Infantil | Fuente: Gestion.pe

Como es evidente, esto va muy ligado a situaciones de pobreza, siendo esta el punto de partida de aquellas personas que llegan a trabajar en el comercio sexual. El mayor número de menores, adolescentes y jóvenes que se ven sumidos en la prostitución, proviene de los estratos bajos de la sociedad, pero esto no es suficiente como para establecerlo como una de las causas, ya que no todas las personas indigentes se prostituyen. Suele darse en miembros de familia provenientes de un núcleo especialmente afectado (hábitos alimentarios precarios, ropa rota, llegando a veces a carecer de servicios básicos, educación, etc.). Esto da a su vez como resultado baja autoestima y deformada visión de sus derechos tanto individuales como sociales, viéndose condicionados por el poder adquisitivo.

Otra de las muchas causas de que una persona termine por ejercer este trabajo, sería la violencia intrafamiliar o familias disfuncionales. Aquí los hijos se ven expuestos directamente a los ataques entre sus cónyuges. Al atentarse contra su seguridad y desarrollo integral, que en los peores casos acaba también contra su propia vida, con abandonos, desnutriciones… viéndose afectada su personalidad. En estos casos, los menores tienen que adecuarse a situaciones que no les corresponden por edad.

También, pero no menos importante, está muy presente el abuso sexual como principales causas. Niños, niñas y adolescentes se ven expuestos ante una agresión sexual, que en gran parte tienen lugar dentro del seno familiar cercano a los menores. Esto implica una iniciación precoz en el ámbito sexual, incestos, riegos por maternidades tempranas y por supuesto la incorporación a la prostitución (ocasionando discriminación y marginación social).

Abuso sexual infantil | Fuente: Nuevolaredo.tv

Formas en las que se presenta

La prostitución, por tanto, es una de las herramientas de perpetuación de las diferencias sociales, de pobreza, no solo económica, sino también de valores.

En nuestro país, la prostitución no es ilegal, sino alegal. Esto quiere decir que no esta expresamente prohibida ni permitida. El enriquecimiento de terceros con esta actividad (como a través del proxenetismo o los burdeles) sí está castigada.

En la Unión Europea existían tradicionalmente tres tipos de marcos legales sobre la prostitución. El prohibicionista, el abolicionista (que solo castiga el enriquecimiento por terceros), así como el modelo español, y el regulacioncita (en el que la prostitución es legal y está regulada), como en el caso de Alemania. En los últimos años algunos países, como Francia y Suecia, se ha creado una nueva tendencia. Esta consiste en castigar a la persona que paga por los servicios, y no a la que ejerce esta actividad.

Hace unos años nacía en Ámsterdam el conocido barrio rojo, tras el cierre de diferentes burdeles de la ciudad. Esta vez contaban con el apoyo de Rabobank y aseguradoras sanitarias, en busca de una industria “más limpia y segura”; donde se ha establecido un espacio común en el que las trabajadoras puedan relacionarse, hablar, tomarse algo y compartir sus experiencias, ofreciendo cobertura a las prostitutas.

Es cierto que no hay mejor gestor de la prostitución como quien lo ejerce. Son ellas las  conocedoras de los problemas con los que tienen que lidiar, las carencias que sufren día a día y los impedimentos legales a los que tienen que hacer frente.

Barrio Rojo Ámsterdam | Fuente: Eturbonews

Y es que son muchas las mafias (especialmente en la Europa del Este) que trafican y obligan a las mujeres a prostituirse en contra de su voluntad, y de los esfuerzos policiales que se ejercen para frenar este terrible crimen.

Reflexiona

Ya que se ejerce esta tarea, siempre es mejor que se haga en las mejores condiciones posibles, bien remunerado, con sanidad y derechos. Pero teniendo en cuenta que surgió de las necesidades humanas, ¿crees que es justo moralmente que una persona tenga que ganarse la vida de esta forma? ¿Las personas que lo hacen “por gusto”, es realmente el verdadero motivo por el que lo realizan? ¿Debería legalizarse o directamente prohibirse? ¿Podrá la prohibición total acabar con esta situación, o seguirá haciéndose de mala forma como ocurre en muchos países?

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario