Todo el mundo puede publicar un libro

0
650
Mesa de trabajo | Fuente: Pxhere

La autopublicación pone al alcance de todo el mundo hacer su sueño papel

Escribir, corregir, maquetar e incluso diseñar la portada, todo es posible gracias a diversos programas y plataformas que se han sumado al boom de la autopublicación. Cualquier persona que tenga acceso a Internet puede publicar su propio libro desde casa.  Sin embargo, ¿de verdad tienen calidad este tipo de productos? ¿puede todo el mundo ser un buen escritor?

La autopublicación desde dentro

Andrea Serrano empezó a escribir como forma de terapia, así nació Donde ella vio magia, su primera novela. Confiesa que es autodidacta, escribir es algo innato en ella. Hoy, la autora cuenta ya con tres títulos autopublicados en Amazon. La ventaja de esta plataforma es que le permite “controlar todo”, además “ Amazon te paga cada dos meses, lo que es poco, comparado con los tiempos de las editoriales”. Sin embargo, tiene claro que para publicar “es importante rodearse de gente que sepa”.

Publicidad

Andrea no se arrepiente de haberse decantado por la autopublicación y dice que solo daría el salto a una editorial tradicional “si tuviese garantías en términos de publicidad”. Porque sí, uno de los principales problemas que plantea la auotopublicación es que “lo tienes que hacer tú todo”, incluido promocionar tu producto. La escritora recalca la importancia de un buen marketing: “Hay que cuidar el detalle, cuidar lo que vendes, que al final es tu historia”. Andrea confiesa que para ello una herramienta fundamental son las redes sociales, donde pasa horas interactuando con sus seguidores y promocionando sus libros. Para la escritora, esta es una de las cosas más bonitas de autopublicar, “sentir el verdadero calor de la gente” y anima a lanzarse a esta aventura a todo aquel que esté dudando: “No hay que tener miedo, eso te corta las alas, tienes que confiar en ti mismo”.

Publicar un libro ¿está idealizado?

Bruno Ribero tiene dos libros publicados en Amazon y pronto verá la luz el tercero. El escritor afirma que “iba a tiro fijo, pues Amazon te permite poder decidirlo todo”, aunque para autopublicar “mentalmente tienes que estar cuerdo”, pues “es un mundo que se idealiza mucho, ahora lo sé”.

Al igual que Andrea, Bruno está de acuerdo en que las redes sociales juegan un papel fundamental en el mundo de la autopublicación. De hecho, el autor recomienda “tener un nicho en redes sociales de gente que confíe en ti antes de publicar”. Ribero confiesa estar en un momento de bajón, “no se mover el libro y eso que creo que tengo un producto que encaja”. Por ello, actualmente sí se está planteando pasarse a una editorial que le ayude a promocionar sus  publicaciones. Aunque según su criterio, si la oportunidad de dar el salto método tradicional se presenta cuando ya estás despuntando en la autopublicación “no lo necesitas”.

Bruno entiende los prejuicios que existen sobre las obras autopublicadas, “mucha gente autopublica por ilusión, pero a pesar de ello, el resultado es malo, esto echa a los lectores para atrás”. Sin embargo, anima a “investigar reseñas y descargarse muestras”, pues “hay gente muy buena en el mundo de la autopublicación y te los puedes perder”.

Un fenómeno en auge

¿Sabes cuántos libros se autopublican al año? La verdad es que nadie lo sabe, pues desde el año 2011 no es obligatorio que los libros tengan ISBN. Este número, era la única forma que había de controlar cuántas publicaciones salían al mercado. Por ello ahora la autopublicación es un fenómeno tan difícil de contabilizar. Sin embargo, el último Estudio del Sector del Libro, publicado en 2018, estimaba que casi el 8% de los libros que se comercializaban en España eran autopublicados, llegando hasta el 15% si incluimos una aproximación de los “libros invisibles”, es decir, esos que no tienen ISBN.

A pesar de la falta de datos, lo que sí está claro es que este es un fenómeno en alza y Alberto Cerezuela, Director General de Círculo Rojo, nos explica por qué.  “Todos los libros pasan por una serie de procesos estéticos, de contenido y de distribución, igual que una editorial tradicional”, explica el directivo. Pero la clave es que “en la autopublicación el autor conserva los derechos de su obra, lo que le permite mantener el control sobre ella y sacarle el máximo beneficio”, señala Cerezuela. Además, el directivo nos advierte de que incluso es posible llegar a ver autopublicaciones (hechas vía editorial) en librerías físicas o encontrarnos a sus autores firmando en Ferias del Libro.

Otra de las virtudes de este método de publicación es que puede ser un buen empujón inicial para abrirse paso en el mundo editorial. De hecho, Cerezuela confiesa que este ha sido el caso de algunos autores de Círculo Rojo. Pero antes de nada, es importante recordar que elegir dónde y cómo publicar un manuscrito es una decisión importante, “un libro es un sueño, no puedes dejarlo en manos de cualquiera”, defiende Alberto Cerezuela.

Dejarse aconsejar antes de publicar

María Bravo, correctora literaria, conoce bien el mundo de la autopublicación y explica que “es un cajón sin filtro donde puedes encontrar maravillas o mediocridades”. Bravo, con su ojo de experta, señala que dentro de las mediocres lo primero que resulta chirriante es la maquetación,  “no han usado una tipografía adecuada, las sangrías están descolocadas, los guiones de diálogo no son los correctos, etc.”. Sin embargo, confiesa que hay novelas autopublicadas que pueden ser iguales que las tradicionales, pero solo si “la novela ha pasado por buenas manos (corrección, maquetación, cubierta, diseño…)”.

Bravo recalca la importancia de pasar por un corrector, así “otra persona que de un punto de vista distinto”, pues “los escritores tienen vicios ocultos que ni ellos ven”. Además, explica que en plataformas como Amazon «no existe la figura del editor», por lo que todo aquel que quiere publicar puede hacerlo, sin pasar por ningún tipo de filtro o criterio.

António María Ávila conoce bien el papel tan importante que juegan los editores en este mundillo, pues es el Director Ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España. Ávila explica que el editor  “es un profesional que sabe lo que interesa más al lector y como conseguir la atención de estos”. El directivo señala que “también hay otra labor importante que hacen las editoriales. Hablamos de tareas como la distribución de los libros, la promoción…”.

La ventaja principal de tener una editorial detrás (de autopublicación o no) es que “cuentas con profesionales que te aconsejan y acompañan en el proceso”. Ávila también destaca el buen hacer de las editoriales en nuestro país que  “han hecho que la edición española esté reconocida internacionalmente”.

¿Todo el mundo puede ser buen escritor?

La autopublicación ha hecho posible que todo aquel que lo desee pueda ver su libro publicado, sin embargo ¿todo el mundo tiene el don de la escritura? Esta es la opinión de nuestros entrevistados:

Andrea Serrano, autora autopublicada:  “No, ahora autopublicar está de moda, pero no todo el mundo vale para ello. Aunque no puedo decir sí vales o no si no te he leído”.

Bruno Ribero, autor autopublicado:  “Por publicar un libro no eres escritor, hay que tener un poco de gracia y tener humildad, ser un “buen escritor” son palabras mayores”

Alberto Cerezuela, Director General de Círculo Rojo:  “No, de hecho, nosotros en Círculo Rojo rechazamos a diario varias obras

María Bravo, correctora: “No todo el mundo puede ser buen escritor. Si no tienes el talento, te va a costar más que a una persona que sí lo tiene y no lo harás con maestría

Antonio María Ávila, Director Ejecutivo del Gremio de Editores de España:  “Es evidente que no, como no todo el mundo puede ser un buen futbolista o un buen cantante… Detrás de un buen escritor hay talento y mucho trabajo

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario