25 años del estreno de ‘El jorobado de Notre Dame’

0
939
Fotograma de la película | Fuente: Disney +
Fotograma de la película | Fuente: Disney +

Producida durante la época comúnmente conocida como el Renacimiento de Disney (1989-1999), la película fue estrenada el 21 de junio de 1996. La cinta está basada en la obra Nuestra señora de París, del poeta romántico Víctor Hugo.

Dirigida por Kirk Wise y Gary Trousdale, El jorobado de Notre Dame es la película trigésimo cuarta de la colección de los clásicos Disney, y fue estrenada tal día como hoy hace 25 años.

Publicidad

Desde su estreno en 1996, la película se ha ganado un hueco en los corazones de los fans de las películas Disney, pues la épica historia que narra y su entrañables personajes han convertido esta historia en una difícil de olvidar.

Hoy celebramos el 25 aniversario del estreno de la película con un extenso análisis sobre el filme, la obra en la que se basa y el impacto que ha tenido en la sociedad tantos años después.

La película de 1996

Visualmente preciosa y mucho más oscura que otras películas de Disney, El jorobado de Notre Dame cuenta la historia del deforme y jorobado campanero de la catedral de Notre Dame, Quasimodo, quien, tras conocer a la gitana Esmeralda, hará lo posible para ayudarla a ella y a su pueblo del malvado juez —y amo de Quasimodo— Claude Frollo.

Desde el comienzo de la película, se puede notar como esta se aleja de los temas comúnmente tratados por el estudio, dejando en primer plano tramas sobre genocidio, infanticidio o aceptación en la sociedad, además de otros más relacionados con la religión cristiana, como el pecado, la condenación, la herejía o la blasfemia.

Además de los diversos temas que la película trata, la cinta también destaca por sus complejos y redondos personajes, todos con problemas internos que condicionan su modo y forma de actuar. Nos encontramos así con Quasimodo, un personaje marginado por la sociedad debido a su aspecto exterior; Esmeralda, una gitana que, tanto por su condición de mujer como por su raza, es objeto de rechazo; y Frollo, un cruel juez sumido en un conflicto interior al sentirse atraído por aquello que, según sus ideales, más odia.

El jorobado de Notre Dame fue un éxito inmediato, con abundantes opiniones positivas tanto por el público como por la crítica, quienes se ponían de acuerdo respecto al acierto de hacer una película más seria y compleja, que fallaba en sus intentos de acercarse al público infantil con bromas tontas e innecesarias.

Fotograma de la película | Fuente: IMDb
Fotograma de la película | Fuente: IMDb

El éxito que tuvo la película hizo que, años después, se editara una secuela directamente a vídeo: El jorobado de Notre Dame 2: El secreto de la campana. Esta película, en cambio, tuvo críticas ampliamente negativas debido a su trama simple y aburrida, su poca belleza visual y, sobre todo, por su terrible banda sonora.

Nuestra señora de París

Publicada en 1831, la obra en la que la historia se basa se publicó con la única intención de defender el modelo arquitectónico gótico parisino, repudiado por aquellos contemporáneos de la época. De esta manera, Víctor Hugo publicó una extensa obra romántica cuyo principal personaje no era otro que la catedral gótica por excelencia: Notre Dame.

Con detalladas descripciones de la misma, Nuestra señora de París fue una obra totalmente revolucionaria, no solo por personificar un edificio y hacer que toda la trama surja de él sino, una vez más, por los temas tratados.

Víctor Hugo quería plasmar como en un pueblo todos somos iguales, independientemente de nuestro cargo y función social. El paso de la vida y el tiempo son otros de los temas recurrentes en la obra, pues son aquellos en los que el autor se centra para recalcar esa idea de igualdad: la vida pasa deprisa, y la muerte llega igual para todos.

Portada de la novela Nuestra señora de París | Fuente: Edelvives
Portada de la novela Nuestra señora de París | Fuente: Edelvives

Estas ideas se alejan un poco de las mostradas en El jorobado de Notre Dame, pues ya de por sí la película es lo suficientemente oscura como para, además, incluir todo un movimiento social a favor de un estilo arquitectónico, unir a todo un pueblo bajo un mismo edificio, tener personajes puramente románticos e incluir un final fatalista propio del Romanticismo.

Ambas obras también se diferencian en la trama principal. Mientras que, a grandes rasgos, la película muestra una aventura con el mensaje típico de Disney de que la belleza está en el interior, la novela trata de ensalzar el pueblo parisino, su arquitectura y su gente, haciendo hincapié en las diferencias entre las distintas clases sociales, en la idea fugaz de la vida y en el amor.

Un musical en toda regla

Uno de los puntos clave de El jorobado de Notre Dame es justo su magnífica banda sonora, nominada a los Premios Óscar en su 69ª edición, y compuesta por el oscarizado Alan Menken, quien ya había trabajado con Disney en películas como Aladdín o La sirenita.

No hay duda de que muchas de las canciones de la película son aquellas que hacen que esta siga adelante, además de ser el medio perfecto para mostrar el conflicto interno que tienen los personajes, como es el caso de la profunda canción Fuego infernal, en la que el juez Frollo muestra el conflicto que tiene al enamorarse de la gitana Esmeralda, que representa todo lo opuesto a sus ideales.

De esta forma, tres años después del estreno de la película, se estrenó en Alemania un primer musical de la película que utilizaba las canciones de la cinta de Disney, pero la trama se acercaba más a la de el libro de Víctor Hugo. La obra se ha consolidado como uno de los mayores éxitos musicales del país pero, aun así, el musical estuvo en cartelera únicamente por tres años, sin salir de la región alemana.

No fue hasta el año 2014 que el musical El jorobado de Notre Dame se estrenó en Estados Unidos y, posteriormente, en Reino Unido. Esta segunda versión del musical se basaba aún más en la obra original, alejándose completamente de la película de Disney, pero manteniendo, una vez más, sus canciones. Así, el musical se vuelve más adulto, serio y oscuro, y recupera el final fatalista propio de la obra original, así como algunas subtramas obviadas en la película de 1996.

Musical de El Jorobado de Notre Dame | Fuente: Playbill
Musical de El Jorobado de Notre Dame | Fuente: Playbill

En este 25 aniversario de la película, es importante mencionar también el remake anunciado en 2019, que todavía está en proceso de hacerse realidad, y tendría a Menken repitiendo su papel en la composición musical.

El jorobado de Notre Dame es, por tanto, una de las joyas animadas ocultas de Disney que cuenta una historia entretenida, adulta y oscura. Sin duda, merece una mayor celebración a gran escala por parte de la compañía.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario