El joyero de las reinas de España

0
479
La reina Letizia en la cena de gala ofrecida por los reyes de Suecia | Fuente: EFE/Juanjo Martín

La reina Letizia recupera las grandes joyas de la dinastía Borbón tras la pandemia

El pasado 16 de noviembre, en Madrid, y este miércoles 24 de noviembre, en Estocolmo, volvíamos a ver a la reina luciendo tiaras después de dos años. Dña. Letizia ha aprovechado para volver a lucir algunas de las piezas que forman parte de las Joyas de pasar de la Casa Real española.

Para la cena en el Palacio Real con el presidente de la República Italiana, S. M. optó por la tiara rusa junto al collar de chatones y la pulsera de chatones a juego con el collar. En la cena de gala ofrecida por los reyes de Suecia, la reina portó la tiara Flor de Lis, las pulseras gemelas de Cartier y los pendientes de botón

Publicidad

Tanto la Tiara Rusa como la Diadema de Lises son piezas del joyero real de la dinastía Borbón en España. La mayoría de las joyas que portan las reinas de la Monarquía española pertenecen a una “institución” familiar creada por la reina Victoria Eugenia de Battenberg en su testamento.

Historia de las Joyas de pasar

La reina Ena fue consciente de que la Corona de España carecía de las míticas “joyas reales” que sí existían en otras monarquías europeas. Para remediarlo, a su muerte, decide reunir un conjunto de joyas personales que había recibido como regalo de su marido, Alfonso XIII de España, y como herencia de la dinastía Borbón. A todas ellas les pondrá el nombre de Joyas de pasar

Isabel II de España dio pie al origen de las Joyas de Pasar. La Reina Castiza tuvo el joyero más variado de su época. Según el pueblo, la reina amaba tanto sus joyas que las ponía nombre como si de personas se trataran. El grueso de las joyas que lució Isabel II eran herencia de su suegra, la infanta Luisa Carlota Dos Sicilias. Joyerías como Narciso Soria, Celestino Ansorena, Mellerio Hermanos o Carlos Pizzala fueron los autores que crearon, hace más de un siglo, algunas de las joyas que hoy luce doña Letizia.

Las Joyas de pasar no pertenecen a la reina y tampoco al Estado. Todas ellas son propiedad de la dinastía Borbón en España y sus titulares van cambiando con el paso del tiempo. Las reinas de España tienen derecho a utilizarlas. Son ellas las que tienen el derecho de lucirlas y, en la medida de lo posible, incrementar el número de joyas que forman parte de este «lote» durante su reinado. Este privilegio, a día de hoy, le corresponde a la reina Letizia. Te explicamos algunas de las alhajas que forman parte de las Joyas de pasar.

Tiara Flor de Lis

También llamada Diadema de Lises, fue un encargo personal de Alfonso XIII a la joyería Ansorena y se la regaló a Victoria Eugenia por su enlace matrimonial. Esta tiara ha estado presente en momentos clave, como en la coronación de Isabel II de Inglaterra portada por María de las Mercedes, condesa de Barcelona.

Su valor económico es elevado, por eso se dice que en palacio se la conoce como “la buena”. Cuenta con 450 diamantes y 10 perlas. Su valor ronda los 50.000 euros, pero en subasta alcanzaría los 150.000 euros sin problema.

Collar de perlas rusas

Es la joya más valiosa de la Corona de España. Posee valor económico e histórico. Isabel II fue la primera reina en portarlo. Se compone de 37 perlas naturales grises y, a pesar del nombre, no es ruso como la gente cree. Ya en el exilio y para conseguir liquidez, la reina intentó subastarlo. Finalmente Alfonso XIII lo adquiere y se lo regala a Ena. 

Hoy existen más Joyas de Pasar. Juan Carlos I entendió la importancia de tener un joyero real y continuó con la labor de su abuela. Él no quiso comprar nuevas piezas. Compró en diferentes subastas alhajas que pertenecían por origen a la familia real de España. Adquirió la tiara Rusa de Perlas, tiara Cartier y tiara Mellerio. Aunque se denominen tiara, la mayoría se pueden convertir en gargantillas, broches e, incluso, alianzas.

Tiara Rusa de Perlas

Fue realizada para la reina regente María Cristina de Habsburgo, esposa de Alfonso XII. Es denominada como la Tiara Rusa porque imita al tocado tradicional ruso o kokoshnick. La diadema fue hecha con platino, diamantes y una hilera de 27 perlas en la parte superior que le aportan majestuosidad. Su autoría se atribuye al diamantista Francisco Marzo. El precio que tenía asignado a finales del siglo XIX y principios del XX era de 28.000 pesetas. 

Pincha en la foto para ver los mejores looks de la Reina Letizia/gtres
La reina Letizia portando la tiara rusa en la cena de gala para el presidente Sergio Mattarella | Fuente: GTRES

Tiara Cartier

Su nombre va asociado a las manos que la realizaron. Está hecha en platino y diamantes. Hoy luce ocho perlas de grandes dimensiones que encajan en el estilo de la corona imitando las volutas de las hojas de laurel. En principio la joya era diferente. Su primera propietaria fue la reina María Cristina de Habsburgo. Estaba compuesta por seis perlas y una séptima que coronaba la tiara. Años más tarde, la recibe la reina Victoria Eugenia. Ella cambia totalmente el diseño de la pieza. Manda a la joyería Ansorena, y más tarde a Cartier, cambiar las seis perlas de volutas por otras seis esmeraldas que había recibido como regalo de la Emperatriz Eugenia de Montijo. Seguidamente, volverá a transformar la pieza añadiendo dos perlas extra en los laterales y manda quitar la perla que hacía de tope. Una vez se exilia, vende las esmeraldas y vuelve a engarzar las perlas en la tiara, cobrando su aspecto actual.

La reina Letizia estrena la tiara de Cartier en la cena de gala en honor del Presidente de Portugal
La reina Letizia luciendo la Tiara Cartier y los pendientes de botón en 2018 | Fuente: Fernando Junco

Tiara Mellerio o La Chata

Fue un trabajo de la joyería francesa Mellerio realizado en 1867. Está hecha en diamantes y perla dándole forma de concha. La compró Isabel II para la princesa de Asturias, Isabel de Borbón y Borbón, con motivo de sus nupcias. Por eso, se la conoce también como la chata, apodo de la princesa. 

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario