Icono del sitio EL GENERACIONAL

El disco ‘Guapa’ de La Oreja de Van Gogh cumple 15 años

Anuncios

Disco tras disco, La Oreja de Van Gogh se ha ido consagrando como una de las bandas más icónicas de nuestro país. Y una de las razones es Guapa

Guapa es un disco que significó un antes y un después para la banda donostiarra, no solo por el éxito que obtuvo, sino porque también fue el último con Amaia Montero, la vocalista en ese entonces, que anunciaba su salida del grupo para comenzar una carrera en solitario.

Tal día como hoy, un 25 de abril del año 2006, se publicaba Guapa, el cuarto álbum de estudio de La Oreja de Van Gogh. Producido por Nigel Walter y, tras su anterior disco Lo que te conté mientras te hacías la dormida, el grupo donostiarra formado por Pablo Benegas, Xabi San Martín, Álvaro Fuentes, Haritz Garde y Amaia Montero volvía a sorprender.

El lanzamiento de Guapa coincidía con el décimo aniversario de La Oreja de Van Gogh y lo celebraban con uno de los discos más personales y maduros de la banda. Trece canciones con melodías y letras muy diferentes a lo que podíamos oír a principios de siglo, pero conservando sus toques de rock y pop tan propios.

Unas canciones que fueron tomando forma en los Estudios Du Manoir de Las Landas en Francia y en el Estudio PKO de Madrid. Como resultado, Guapa fue el disco más vendido del año 2006 en España, liderando las listas de ventas durante siete semanas. Esto les permitió llegar más allá de nuestras fronteras. De esta forma, la banda consiguió el Grammy Latino al Mejor Álbum Pop y alcanzó el puesto nº1 en México, Argentina, Colombia, Chile y Venezuela. Un éxito internacional con el que realizaron su mayor gira americana hasta el momento, incluyendo 13 conciertos en Estados Unidos.

Un disco que pretendía ir un paso más allá

Si algo era Guapa, era un disco compuesto por temas que acarician el alma. Composiciones que siempre encuentran la frase perfecta con la que identificarse, y quizás por eso gustan tanto.

La primera canción que se compuso para el disco fue Muñeca de trapo, un clásico que se ha mantenido vivo a lo largo de los años y cuyo videoclip supera los 80 millones de visualizaciones. Una declaración de amor de alguien que nunca se atrevió a decir lo que sentía. Esta canción trajo controversia por versos como «me abrazaría al diablo sin dudar» o «mis ojos son dos cruces negras» que se relacionaron con rituales satánicos haciendo que varias radios latinoamericanas la censuraran.

Le sigue Dulce locura con una de las introducciones a piano más icónicas del grupo. La tristeza y la nostalgia se entremezclan con un piano y un bajo que van marcando el ritmo de una historia que habla sobre una ruptura amorosa que da pie al suicidio.

Así, las historias de amor no correspondido se repiten en temas como Noche o A diez centímetros de ti. Aunque, entre las canciones también hay espacio para celebrar el amor, así lo demuestra Escapar. Un tema envuelto en guitarras eléctricas en el que brinda por las lágrimas que ocasionaron esos desaciertos en el amor.

Dicen que para poder amar a alguien, es necesario primero amarse a uno mismo. Así lo demuestran los versos de Apareces tú, una balada compuesta en su totalidad por Amaia Montero, que cuenta que cuando aprendes a quererte, cuando te perdonas y decides enamorarte de ti mismo, es entonces, cuando encuentras a alguien que realmente te valora.

Además, destaca Perdida un tema escrito por Pablo Benegas que con versos como “¿Cuántos gramos pesa mi alegría?” habla de la adicción a las drogas y la pérdida de todo lo que amas a causa de esto. Los propios miembros de la banda explicaron que la historia de la canción tiene continuación en el sencillo La niña que llora en tus fiestas, del disco Cometas por el cielo de 2011.

El disco finaliza con dos canciones conectadas. La primera, Mi vida sin ti, un bolero que cuenta la historia de un accidente de tráfico. El tema empieza con un ritmo melancólico y avanza a un clímax más rápido que concluye en un “no quiero entender que al morir me mataste, quiero vivir pensando en ti”. La segunda parte, Cuántos cuentos cuento, está unida con un puente en el que se oye durante unos segundos el sonido de las olas del mar de la Playa de la Concha de San Sebastián. En este caso, es una ranchera de principio a fin que mezcla el cariño, la tristeza y la nostalgia de perder al amor de tu vida.

El fin de una etapa

Tras este disco, en noviembre de 2007 Amaia Montero anunció su salida de La Oreja de Van Gogh para comenzar su carrera como solista. Así se incorporaba la nueva voz del grupo, Leire Martínez.

La Oreja de Van Gogh define a Guapa como: “La historia de quien no se da por vencido en el maravilloso viaje de encontrarse a uno mismo”. Un puñado de canciones cargadas de mensajes que siguen sonando a triunfo. El mejor cierre que pudieron dar el quinteto donostiarra a esta etapa. Una década que ha dejado una huella imborrable en toda una generación. Y quizás solo por eso, ya mereció la pena.

Salir de la versión móvil