Icono del sitio EL GENERACIONAL

Cinco series para pasar el verano

Imagen promocional de BH90210 | Fuente: https://ru.wikipedia.org/wiki/90210_(%D1%82%D0%B5%D0%BB%D0%B5%D1%81%D0%B5%D1%80%D0%B8%D0%B0%D0%BB)

Anuncios

Si se sufre calor, que sea por el motivo correcto

Si hay un momento indicado para hacer un buen maratón, es el verano. Aquí recomiendo y hablo sobre cinco series perfectas para esta época del año y que se pueden encontrar en las plataformas más famosas aquí en España.

Puede ser cualquier serie, pero es universalmente conocido que todas esas series tienen una esencia común. Pueden ser rápidas, ligeras, algo más densas, pero todas atrayentes hasta el punto de hacernos sentir culpables por la cantidad de capítulos que podemos ver seguidos. Así que, con esto en mente, estas son mis cinco recomendaciones para viajar este verano.

Mujeres desesperadas (Desperate Housewives) (2004-2012)

Imagen de la intro con Bree (Marcia Cross), Gabrielle (Eva Longoria), Lynette (Felicity Huffman) y Susan (Teri Hatcher) | Fuente: Wikipedia

Bienvenidos a Wisteria Line, una calle típica de los suburbios estadounidenses donde el único requisito para vivir es tener un oscuro secreto; y cuanto más jugoso, mejor.

Aunque la serie es un icono e historia de la televisión, siempre viene bien mencionar de qué trata para los novatos. Así, la serie empieza con Mary Alice Young (Brenda Strong, Por trece razones, Los 100), la mujer perfecta desde el punto de vista del sueño americano y patriarcal. Mujer, madre y ama de casa, vive en Wisteria Lane, un vecindario estadounidense y bucólico salido de los años 50 a principios del siglo XXI. En un día normal y corriente, mientras su marido y su hijo están en sus respectivos puestos de trabajo e instituto, Mary Alice sigue el procedimiento habitual de su día a día, salvo en el momento en el que saca una pistola y, por primera vez, es la causante de un estropicio en su casa suicidándose en el salón.

A raíz de este incidente, sus amigas Bree Van De Kamp (Marcia Cross, Melrose Place, Educando a Bobby) estirada y conservadora, Susan Mayer (Teri Hatcher, Lois y Clark, Los mundos de Coraline), torpe y enamoradiza, Lynette Scavo (Felicity Huffman, Más que madres, Así nos ven), estresada y tenaz, y Gabrielle Solis (Eva Longoria, Telenovela, Dora y la ciudad perdida), ególatra y mordaz, no tardarán en descubrir que no son las únicas que tienen secretos y, que, al igual que su amiga, los pecados no se pueden esconder bajo la alfombra.

Marc Cherry (Criadas y malvadas, Por qué matan las mujeres) fue el creador de esta serie cuyo éxito duró hasta su final después de ocho temporadas y 180 capítulos. La vida de estas cuatro amigas, más los vecinos que van y vienen a la famosa calle, llenaron la pantalla de millones de espectadores que cada semana, y aún en la actualidad, se quedaban hipnotizados por las tramas llenas de misterio, salseo, venganza, amor, traición y un etcétera digno de la mejor telenovela.

Disponible en: Disney+ y Prime Video

Los originales (The Originals) (2013-2018)

Logo de la serie | Fuente: Wikipedia

 

Spin-off de Crónicas Vampíricas (2009-2017) que explotó a unos personajes secundarios y los llevó a su máximo esplendor convirtiéndolos en una familia épica de la televisión.

La serie nos cuenta parte de la historia de los Mikaelson, la familia original de vampiros creada hace miles de años formada por los padres y seis hermanos. En este punto estamos en la época actual, y tres de los hermanos, Klaus (Joseph Morgan, Brave New World, Immortals), Elijah (Daniel Gillies, Bodas y prejuicios, Un lugar para soñar) y Rebekah (Claire Holt, H20, A 47 metros), vuelven a Nueva Orleans y se encuentran que, donde una vez reinaron, ahora son parias que nadie quiere a su alrededor, sin contar con la guerra entre vampiros, brujas y hombres lobo que se cuece en el Barrio Francés.

De esta forma, Julie Plec (Crónicas Vampíricas, El círculo secreto) y demás guionistas, durante cinco temporadas y 92 episodios, tuvieron la oportunidad de ahondar en esta familia sobrenatural disfuncional y tóxica en la que el perdón y la redención a base de sacrificios son el pilar de la relación.

Una Biblia adolescente shakesperiana ideal para un maratón donde la tragedia, la pasión y la sensualidad son los puntos clave en una ambientación perfecta que se convierte en un personaje más.

No hace falta ver Crónicas Vampíricas para disfrutarla, pero nunca viene mal. Sea por la razón que sea.

Disponible en: HBO

Revenge (2011-2015)

Logo de la serie | Fuente: Wikipédia

Pasamos a la joya de la televisión estadounidense. Si no existiese ya el título La venganza viste de Prada, seria perfecto para describir esta serie dónde las palabras matan y la lujuria atrapa.

Amanda Clarke (Emily VanCamp, El residente, Capitán América y el soldado de invierno) era una niña privilegiada donde la falta de madre se compensaba por el amor que su padre, David Clarke (James Tupper, Big Little Lies, Mercy), le profesaba. Con unos veranos idílicos en los Hamptons nada podía salir mal… hasta que salió. Tras la encarcelación de su padre por un atentado terrorista del que no fue culpable, Amanda Clarke se despidió de esa vida hasta muchos años después. Con un padre muerto, dinero y un nuevo nombre, Emily Thorne, Amanda vuelve a los Hamptons para acabar con Victoria Grayson (Madeleine Stowe, La hija del general, Una vida para soñar) y su familia, la realeza social sentada en un trono escarlata.

Mike Kelley (Dilema, Swingtown) fue el encargado de crear esta serie. Cuatro temporadas y 89 capítulos en los que una versión femenina y moderna de El conde de Montecristo deleita con un despliegue de divineo, elegancia y guerras sibilinas.

Llena de momentos desgarradores y escenas épicas, es una obra maestra de la televisión en la que la línea que separa el bien del mal está tan difuminada que la batalla entre la heroína y la villana no llega a ser más que una excusa para expurgar en lo que más gusta: un tablero de ajedrez humano de clase alta donde el poder consume y las miradas cortan más que un cuchillo, y el jaque mate puede estropear el Chanel con la sangre de los caídos.

Disponible en: Disney+

Shadowhunters (2016-2019)

Imagen promocional de la serie con una Katherine McNamara como Clary | Fuente: Amazon

Basada en la famosa saga de libros que en español recibe el nombre de Cazadores de sombras, escrita por Cassandra Clare (también conocida por la saga Magisterium), es el segundo intento de adaptación, siendo la primera la cinta de 2013, Cazadores de sombras: ciudad de hueso. Si bien es cierto que la serie tuvo mejor recorrido, fue cancelada y, gracias a la lucha de los fans, se le dio un final cerrado definitivo en su tercera temporada.

Mientras que en los libros son adolescentes, la serie los presenta entrando en la mayoría de edad. Así, la serie empieza cuando Clary Fray (Katherine McNamara, Arrow, Trust), el día de su decimoctavo cumpleaños, tras la desaparición de su madre y una serie de fatales acontecimientos, descubre que todas las leyendas son reales y que ella es una cazadora de sombras, mitad humana, mitad ángel, encargada de mantener la paz en el Submundo y mantenerlo oculto. De esta forma, con la ayuda de sus amigos, viejos y nuevos, se adentrará en un mundo desconocido para buscar a su madre, la verdad y a ella misma, en una aventura de amor, odio y poder celestial.

Ed Decter (Lizzie Superstar, Yo y el mundo) es el creador de la serie que durante tres temporadas y 55 capítulos mostró los hechos de la hexalogía principal, Los instrumentos mortales, dentro de la saga Cazadores de sombras. Con alguna que otra variación y desviándose de los libros en ocasiones, el resultado es una serie de fantasía urbana sobrenatural adolescente digna de un buen maratón, con unos actores que, aunque algo herméticos al principio, se hacen con los personajes dando al espectador una sensación de unidad y familiaridad en un mundo donde el mito se convierte en realidad. Ángeles, demonios y personajes bíblicos, entre otros seres, se entremezclan en la vida de los habitantes ficticios de un Nueva York real.

Siguiendo la línea de The Originals, el toque épico se encuentra en la combinación de unos elementos que vienen tanto de Shakespeare como de la novela victoriana, que se mezclan con el puro drama adolescente en el que no faltan triángulos amorosos y hormonas desquiciadas. Todo en un escenario que, aunque a veces algo cutre, en conjunto con las diversas líneas de guion y reparto, sirve para dar alguna que otra escena icónica que vive libre de alquiler en la mente del espectador.

Disponible en: Netflix

 Anne With an E (2017-2019)

Imagen promocional con Amybeth McNulty como Anne | Fuente: Amazon

Sea cual sea tu religión, si el cielo existe, es el universo de Anne With an E.

Primero fue el fuego, luego fue la rueda, años más tarde le siguió la imprenta, y así, entre los descubrimientos más importantes de la Historia, llegamos a Lucy Maud Montgomery (1874-1942), una escritora canadiense que escribió la saga Ana de las tejas verdes, publicada en 1908, adaptada a la gran y pequeña pantalla multitud de veces.

Creada por Moira Walley-Beckett (Flesh and Bone), Anne With an E, la última adaptación por ahora, se desvía mucho más de las novelas originales. Sin embargo, el resultado es una de las mejores series de todos los tiempos.

La serie empieza igual que la primera novela de la saga. Marilla (Geraldine James, Sherlock Holmes, Downton Abbey) y Matthew Cuthbert (R. H. Thompson, Vision Quest, Chloe), hermanos que viven en una granja canadiense a finales del siglo XIX, deciden adoptar a un chico de 13 años para que les ayude en las tareas. Sin embargo, cuando Matthew va a recoger al chico, debido a una confusión, se encuentra con una niña delgada, pelirroja y pecosa que habla por los codos y con una imaginación desbordante, Anne Shirley (Amybeth McNulty, Morgan, Maternal).

Las tres temporadas y sus 27 capítulos nos relatan y presentan cómo Anne se adapta a Avonlea, el pueblo donde viven los hermanos, y viceversa. Cómo sus ideales e inteligencia van encajando en un pueblo chapado a la antigua, a la vez que se hace al grupo de chicas de la escuela. También se añade el descubrimiento del amor y que, como ella sospechaba, no todo es crueldad y maldad en las personas que habitan este mundo, sino que a veces, la belleza del paisaje va a acorde con las personas que lo habitan.

De esta forma, al incluir a tantos personajes que interaccionan con Anne y forman la vida de Avonlea, la serie es capaz de tratar una diversidad de temas importantes tales como el maltrato infantil, el racismo, la homofobia, la libertad de expresión, además de subrayar la importancia de amar, el arte, la tolerancia, etc.

Si algo se explota en la literatura, el cine y demás es que hay luz y oscuridad en este mundo, y Anne With an E es todo lo que está bien. Es una hondonada de luz en una realidad que oscurece cada vez más un mundo. Es la belleza de lo que puede ser y es, de lo que tuvimos y podemos tener. Alegra el corazón y humedece los ojos, pues es la melancolía de algo tan bucólico que solo podemos agradecer que sea una realidad, aunque ficticia. Enseña, representa, recuerda y, no solo entretiene, sino que fascina.

A diferencia del resto de series de la lista, esta quizás sea la más densa y, por decirlo de alguna manera, más lenta. Es la vida de un pueblo, de una niña y sus fantasmas y miedos, pero es una obra de arte en movimiento. Un museo de sueños y esperanzas, de lo bonito de vivir y existir. El culmen de la delicadeza visual.

Disponible en: Netflix.

Hasta aquí mis recomendaciones. Cinco series. Cinco mundos. Multitud de historias y personajes. Mucho verano por delante. Ya sea un Shakespeare sobrenatural, una venganza en tacones o la vida de una niña hace dos siglos, una cosa es segura… vas a querer más.

Salir de la versión móvil