15 años desde el final de ‘Aquí no hay quien viva’: 15 claves de su éxito

0
1444
Fotografía de la cabecera de la serie | Fuente: Antena 3

Rememoramos los mejores momentos y personajes de esta comedia de Antena 3 que marcó a todos

Se despidió de nuestras pantallas el 6 de julio de 2006 con el capítulo Érase un adiós, pero son muchos fans los que aún siguen recordándola. ANHQV es la tercera serie más vista en España desde que existen registros de audiencia, promediando en sus 5 temporadas y 91 episodios un excelente 33,8% y 6.107.000 espectadores. A continuación, mostramos 15 claves de su apabullante éxito. Pasen y vean, lo pasarán bien.

Publicidad

1. Actores consagrados y recién llegados: un casting ideal

Los creadores de la serie (Alberto y Laura Caballero e Iñaki Ariztimuño) eligieron a actrices de la talla de Emma Penella, Gemma Cuervo o Loles León para interpretar a algunos de sus personajes, pero también a otros jóvenes que prácticamente acababan de comenzar en el mundillo como María Adánez o Daniel Guzmán. Esta mezcla de frescura y experiencia puede que sea una de las causas de que la serie sea una de las más queridas entre los españoles.

Reparto de la 2ª temporada de ‘Aquí no hay quien viva’ | Fuente: Watchie

2. Sus famosas coletillas

Si por algo se recuerda a Aquí no hay quien viva es por las famosas frases de algunos de los personajes. ¿Quién no recuerda el «ignorante de la vida» de Mariano, «y punto en boca» de Paloma, «esta nuestra comunidad» de Juan Cuesta o «un poquito de por favor» de Emilio? El éxito de esta última fue tal, que Antena 3 obtuvo los derechos de la frase y comercializó con ella.

3. Las supernenas

Marisa (Mariví Bilbao), Concha (Emma Penella) y Vicenta (Gemma Cuervo) rompieron con el cliché de los personajes ancianos de las series. Si había algún vecino macarra, malhablado o carente absoluto de algún atisbo de cordura, sin duda se encontraba en este trío. Su afán por los cotilleos y aventuras de portal daban agilidad a las tramas como ningún otro vecino.

Concha, Vicenta y Marisa, de izq. a der. | Fuente: Cadena SER

4. Una serie coral

Lucía, Roberto, Belén, Alicia, Juan, Paloma, Nieves, Isabel, Andrés, Concha, Vicenta, Marisa, Mauri, Bea, Fernando, Emilio, Mariano, Paco, Nieves, Josemi, Pablo, Alex… son muchos los personajes que han protagonizado ANHQV. Al tratarse de una comunidad de vecinos, ninguno tenía más protagonismo que otro, y prácticamente todos aparecían los mismos minutos por capítulo. La comedia huyó de la típica pareja protagonista alrededor de la cual gira todo el universo de personajes. En este caso, todo giraba en torno al edificio y sus integrantes. Un claro ejemplo de esta coralidad eran las juntas diarias que se celebraban en Desengaño 21.

5. Loles León

Solo estuvo durante un tercio de la serie (30 de los 91 episodios), pero dejó una huella imborrable. La archiconocida Loles León interpretó a Paloma, la «presidenta» de la comunidad que, con su difícil carácter, se ganó el odio de todos sus vecinos, pero también el cariño de los telespectadores. Cuando hablamos de ella, es imposible no recordar su última escena: la caída por el patio en el último capítulo de la segunda temporada.

6. La cabecera

Toda la música de Aquí no hay quien viva, desde su estreno en 2003, corrió a cargo del grupo ya disuelto Vocal Factory. Por supuesto, pusieron sus voces para la mítica cabecera, la cual adelantaba el tipo de serie con la que nos íbamos a encontrar: una comedia familiar con tintes de humor negro.

(Cabe destacar que en la cabecera de la tercera temporada, que es la que incluimos justo debajo, se contó con la participación de Junior Miguez con un rap en mitad de la canción).

7. Belén López Vázquez

Es el personaje del que todos los jóvenes nos hemos reído siendo niños o adolescentes y, cuando hemos crecido, esas carcajadas se han convertido en lágrimas al sentirnos completamente identificados con ella y su asco hacia la vida en general. Malena Alterio interpretó a Belén, un pilar fundamental para la serie que destacó por sus diversos empleos: como camarera en una hamburguesería, veterinaria, dependienta, controladora de parquímetros, vendedora de seguros, en una tintorería, en una funeraria… Eso sí, siempre con tiempo para «hacer un break para un coffee«, que «nos gusta mucho».

8. Historias cotidianas

Otro aspecto destacable de Aquí no hay quien viva que la ha diferenciado de su sucesora La que se avecina, ha sido la naturalidad de sus tramas. Como comedia, reflejaba situaciones paródicas pero no muy alejadas de lo que puede ocurrir en cualquier otra comunidad de vecinos real, especialmente las tramas que vertebraron los capítulos de las primeras temporadas: vecinos cotillas que hacen la vida imposible a otros, la aparición de una rata, un nuevo negocio al lado del edificio que no agrada al vecindario… La serie contaba historias con las que el español de clase media de principios de los 2000 podía sentirse identificado, se acercaba al espectador, reflejaba la realidad social del momento desde un humor familiar con tintes negros. Como si de Los Simpson se tratase, llegaron incluso a predecir la pandemia de coronavirus 15 años antes.

Una escena del capítulo ‘Érase el primer presidente gay’ | Fuente: COPE

9. Mariano Delgado

El personaje interpretado por el ya fallecido Eduardo Gómez apareció de forma recurrente durante la primera temporada de la serie como el padre de Emilio (Fernando Tejero), que venía al edificio para vender libros. Sin embargo, despertó tal interés entre los espectadores que acabó convirtiéndose en fijo. Mariano Delgado, metrosexual y pensador, nos dejó momentos irrepetibles que podrían considerarse joyas de la comedia. Edu, te echaremos siempre de menos, porque… ¿quién te va a querer más que yo, ignorante de la vida?

MEJORES ESCENAS

10. Emilio en el avión

Escena del capítulo 3×31 – Érase una luna de miel (emitido el 15 de junio de 2005)

La primera vez en avión no suele ser una experiencia tranquila. Sin embargo, la aerofobia de Emilio iba más allá…

11. Juan Cuesta y el éxtasis

Escena del capítulo 3×19 – Érase un discopub-videoclub (emitido el 2 de marzo de 2005)

Juan, Mariano y Carlos debían comprar unos estupefacientes para devolvérselos al jefe de una banda a quien se los habían quitado en un ataque de civismo. En este trance, Juan probaría una de las pastillas, y este fue el resultado.

12. «Bájemelo» o el rezo de Emilio

Escena del capítulo 1×05 – Érase un niño (emitido el 5 de octubre de 2003)

Los vecinos encontraron en el portal un bebé abandonado y, al cogerle cariño, decidieron quedárselo. La madre, arrepentida, lo reclamó y los policías comenzaron a buscarlo por el edificio. El resto es historia de la televisión…

13. Mauri y el botox

Escena del capítulo 3×24 – Érase un administrador (emitido el 20 de abril de 2005)

Ante la vuelta de Fernando, Mauri quiere agradarle físicamente y recurre a la cirugía estética. En este episodio vemos como el botox no va a ser su mejor aliado.

14. Las bromas telefónicas de Emilio

Escena del capítulo 1×11 – Érase un traspaso (emitido el 16 de noviembre de 2003)

Fueron numerosas las bromas telefónicas que gastó Emilio a lo largo de la serie. Esta fue una de las primeras y de las más recordadas: la que le hizo a Belén en su primer día de trabajo en la funeraria.

15. Carlos y su orientación sexual

Escena del capítulo 3×03 – Érase un matrimonio de conveniencia (emitido el 20 de octubre de 2004)

Si por algo fue reconocida y rechazada a partes iguales Aquí no hay quien viva fue por su trato hacia la comunidad LGTB. Por un lado, fue aplaudida por criticar a través de la sátira los estereotipos hacia gays y lesbianas (como en este caso). Sin embargo, no estuvieron tan acertados con el tratamiento hacia los transexuales, problema que han arrastrado en el tiempo hasta estos últimos años en La que se avecina con el personaje de Alba Recio.

Por esto y mucho más, Aquí no hay quien viva siempre será recordada como una de las mejores series españolas. Solo por detrás de Médico de Familia y Farmacia de Guardia, cosechó unas audiencias estratosféricas, consiguiendo su récord con el episodio 3×08 – Érase un famoso, emitido el 24 de noviembre de 2004: 8,3 millones de espectadores y 43,1% de share, cifras impensables a día de hoy.

A pesar de acusar cierto desgaste en sus dos últimas temporadas por el frenético ritmo de grabación, supo mantener un buen nivel hasta su abrupto final hace ahora 15 años. Sin embargo, la serie sigue muy viva, acumulando millones de visualizaciones en los capítulos que están subidos en YouTube. Se pueden ver todos los episodios en Atresplayer Premium y en la web anhqv.es. Además, de lunes a viernes se emiten dos o tres episodios aleatorios en el canal Atreseries de 10:45 a 14:00.

Publicidad

Deja un comentario