Icono del sitio EL GENERACIONAL

Y los motores dejaron de rugir

Anuncios

Una vez terminada la temporada de Fórmula 1, toca hacer balance de un año tan raro como especial para este deporte. Parecía que todo iba a empezar como siempre, en marzo y en Australia. De hecho, las escuderías ya estaban allí, pero el positivo por COVID-19 de uno de los empleados de McLaren y el consenso entre los equipos y la FIA, provocaron la suspensión de este Gran Premio y, en consecuencia, del inicio de esta campaña, que se anuló sine die.

Lo que iba a ser la última temporada de una era híbrida en la que Mercedes había dominado de principio a fin, se acabó convirtiendo en un infierno para las escuderías. Muchas tuvieron que recurrir a ERTES y convivir sin ingresos, lo que ha afectado en especial a los equipos con menos presupuesto, y que ha llevado a dos de ellas, Williams y Haas, a tomar decisiones drásticas. En el caso de la escudería británica, la mítica familia Williams tuvo que vender la escudería por la escasez de dinero que ha provocado la crisis del coronavirus, y en el caso de los americanos, han tenido que recurrir a un “piloto de pago” como es Nikita Mazepin, que ha entrado a la categoría reina del automovilismo gracias a la inversión que su padre realizó para que este tenga asiento asegurado en 2021.

2020 ha sido un vaivén de emociones para cualquier aficionado a la Fórmula 1. No había comenzado aún la temporada y ya empezaba a haber movimientos en el mercado de pilotos para 2021. El primero en hacerlo fue Ferrari, que en el mes de mayo oficializaba la marcha de Sebastian Vettel a final de temporada, y el fichaje de Carlos Sainz Jr. por la escudería italiana, lo que hizo que McLaren fichara a Daniel Ricciardo (Renault) para suplir al madrileño. Este baile de asientos de cara a 2021, ha dado la oportunidad a Fernando Alonso de volver a subirse a un monoplaza dos años después de su última carrera en Abu Dhabi, circuito en el que hará el primer test de pretemporada esta misma semana.

Por otro lado, la FIA tenía otro gran problema, el de asegurar que iba a haber Fórmula 1 en 2020. Tras lo sucedido en Australia y con confinamientos en toda Europa, parecía tarea imposible poder organizar un campeonato parecido al de años anteriores. La solución que planteó la FIA era volver a circuitos antiguos que desaparecieron hace años de la categoría como Imola o Turquía, y buscar circuitos nuevos que pudieran salvar este extraño 2020, como Portimao o el trazado exterior del circuito de Bahréin. Estos circuitos eran una alternativa que la F1 solo planteaba para esta situación excepcional en la que nos encontramos, pero una vez acabada la temporada, la FIA y Liberty Media están planteándose mantener alguno de estos circuitos en el calendario de 2021. Esta postura no es extraña, pues en gran parte han sido los circuitos “reserva” los que más juego han dado este año, ofreciendo a los fans carreras interesantes en las que el dominio de Mercedes pasaba a un segundo plano.

Salida del GP de Portimao | Fuente: elespañol.com

Lewis Hamilton se volvió a coronar campeón del mundo por séptima vez en Turquía, igualando así a Michael Schumacher, al que ha quitado algunos récords durante esta temporada. Valtteri Bottas ha quedado segundo a una distancia de más de 100 puntos con el piloto británico, sirviéndole en bandeja el título y haciendo una parte final del campeonato más que discutible. En tercer lugar, está Max Verstappen, que con un Red Bull que no termina de estar a la altura de Mercedes, ha tenido que lidiar además con la mala suerte, 5 abandonos han frustrado la opción de ser el campeón más joven de la historia de la Fórmula 1. Checo Pérez ha culminado su mejor temporada en Fórmula 1 con una cuarta plaza que, teniendo en cuenta que se perdió dos carreras por su positivo en Covid-19, tiene mérito.

En cuanto al mundial de constructores, Mercedes ha sido el claro ganador por séptimo año consecutivo, alargando aún más su hegemonía en esta era híbrida que terminará en 2022. En segundo lugar, se encuentra Red Bull, que gracias a un Max Verstappen estelar y un Alexander Albon que ha dejado destellos en alguna carrera de esta temporada, consigue colocarse como segunda mejor escudería este año 2020. McLaren dio la sorpresa y se colocó como tercera escudería; y es que tras el podio de Checo y Stroll en Sakhir, Racing Point había conseguido adelantarse a los de Woking en el campeonato de constructores, y ayer en Abu Dhabi, con el quinto puesto de Lando Norris y el sexto de Carlos Sainz, consiguió esa tercera posición.

Toca despedir ahora a pilotos que nos han acompañado durante largos años en esta categoría. En primer lugar, Kevin Magnussen y Romain Grosjean, que se despiden del equipo HAAS para dar paso a Mick Schumacher, hijo del siete veces campeón del mundo, Michael Schumacher, y a Nikita Mazepin, recién ascendido de la Fórmula 2. Aparte de ellos dos, todavía no hay confirmación oficial sobre el futuro de Checo Pérez, que en reiteradas ocasiones ya ha afirmado que está esperando a que Red Bull se decida entre Alexander Albon o él, por lo que podríamos asegurar que al piloto que no coja la escudería de las bebidas energéticas, está prácticamente fuera de la Fórmula 1. De la decisión de su equipo también está pendiente Daniil Kvyat; el piloto ruso de Alpha Tauri tiene pie y medio fuera de la categoría reina, pero aún no hay nada firmado. Por último, Lewis Hamilton sigue teniendo en vilo a Mercedes. Todavía no se han sentado a negociar un nuevo contrato, y teniendo en cuenta que el actual expira a finales de este año, no tardará mucho en desvelarse si continúa o no. Pero realmente el principal problema entre ambas partes son las pretensiones económicas del británico (50 millones de dólares al año), pero parece seguro que acabarán llegando a un acuerdo.

En cuanto a las incorporaciones a la Fórmula 1, harán su debut en 2021 los dos nuevos pilotos de HAAS, Mick Schumacher y Nikita Mazepin; y presumiblemente también entrará en la categoría, Yuki Tsunoda, piloto de Fórmula 2 que ha sorprendido en su primer año y al que Alpha Tauri le daría el asiento de Kvyat, pero aún no hay nada confirmado. Se espera anuncio oficial esta semana.

2020 ha sido también un año en el que hemos visto carreras preciosas y que seguramente pasarán a la memoria de muchos aficionados, como la de Monza, Turquía o Sakhir. Por primera vez desde 2012, hemos visto dos carreras en las que ni Ferrari ni Red Bull ni Mercedes se subían al podio, lo que ha demostrado la igualdad que hay en la zona media, y el margen de mejora que tienen las escuderías. El cambio de reglamento en 2022 hacen presagiar que esta será la tónica habitual de la Fórmula 1 del futuro. Esta temporada también nos ha dejado el accidente de Romain Grosjean en Bahréin, en el que su coche se iba a más de 200 km/h contra el guardarraíl y se partía en dos, provocando un gran fuego a su alrededor. Por suerte, el halo le salvó la vida al piloto francés, que no ha podido volver a competir estas dos últimas carreras, y que parece que se va a despedir así de la Fórmula 1.

Finalmente, hay que destacar el gran esfuerzo que la FIA ha realizado para asegurar estas 17 carreras permitiendo a los aficionados olvidarse por un momento de la trágica situación en la que nos encontramos debido a la pandemia. La temporada 2021 comienza, presumiblemente, en Australia el 21 de marzo, con pocos cambios en cuanto a los coches, que seguirán casi igual que este 2020, pero con muchas ganas de ver a Fernando Alonso en Alpine, a Carlos Sainz en un Ferrari en reconstrucción tras la debacle de este año, a Vettel en el proyecto de Aston Martin, y quién sabe, si quizá veamos a Checo Pérez en Red Bull.

Foto de los pilotos antes de empezar la temporada | Fuente: motorpasion. com
Salir de la versión móvil