Arrancó la temporada NBA 2020/21

0
22

La mejor liga de baloncesto del mundo comenzó la madrugada del 23 de diciembre tan solo 72 días después del éxito rotundo que supuso la burbuja de Orlando. Con un calendario comprimido, unos plazos reducidos y los pabellones (por el momento) vacíos, la NBA inició una de las temporadas más imprevisibles de la historia reciente de la liga.

Y es que de poco sirve hacer una previa, analizar minuciosamente cada equipo y calcular objetivamente las posibilidades reales de cada uno de ellos, cuando lo cierto es que esta temporada estará marcada por la presencia de la COVID-19. La incidencia de este virus puede ser determinante para el resultado final de esta campaña, dando a la salud de los jugadores una relevancia aún mayor de la habitual. Un brote en un equipo o un contagio de un jugador en un momento determinado puede cambiar el curso de una temporada que, por otro lado, se presenta como una de las más igualadas de los últimos años, más incluso que la pasada.

CONFERENCIA ESTE

Gran parte de culpa de este crecimiento de la igualdad en la liga se debe a los cambios que se han producido en la conferencia este. A los equipos que ya peleaban por un puesto en las finales en estos últimos años (Milwaukee Bucks, Boston Celtics, Miami Heat y Toronto Raptors) hay que añadirle a los Brooklyn Nets, que presentan seguramente una de las 3 mejores plantillas de la liga, con Kyrie Irving y Kevin Durant a la cabeza; a los renovados Philadelphia 76ers, con nuevo entrenador y un plantel, a priori, mucho más equilibrado; y a los nuevos Washington Wizards de Russell Westbrook y Bradley Beal, que parten de u escalón inferior a los otros equipos mencionados, pero que elevan el nivel de la zona media de la conferencia este, que llevaba varios años de capa caída. Los que seguro que también formarán parte de esa zona media son los Indiana Pacers, un equipo que un año más, parece tan fiable en temporada regular como aparentemente limitado cuando llegan los grandes partidos.

Por debajo de todos ellos parten una serie de equipos con menos aspiraciones, pero que prometen animar la zona baja de la conferencia y la lucha por las últimas posiciones de Playoffs. Atlanta Hawks ha añadido a su equipo piezas interesantes para dar un salto de calidad (Bogdanovic, Rondo, Gallinari), pero queda ver cómo se acoplan; Charlotte Hornets ha hipotecado parte de su futuro para competir ya este año y no quedarse nuevamente en medio de la nada pero, ¿será suficiente?; Orlando Magic también peleará en esa zona si las lesiones se lo permiten, y Chicago Bulls…bueno, tratarán de cumplir la ya casi eterna promesa de este año si que lucharemos por Playoffs. Mención aparte merecen los Detroit Pistons, que nadie sabe a ciencia cierta que rumbo siguen, pero que por el momento arrancan algunos pasos por detrás. Por su parte, al fondo de la tabla, Cleveland Cavaliers y New York Knicks pasarán un año más desarrollando talento joven y esperando, cada vez con más urgencia, una oportunidad de mercado o un acierto en el Draft que les meta de lleno en la pelea con el resto de equipos.

Imagen de portada vía @NBASpain en Twitter: https://twitter.com/NBAspain/status/1341508732375748612?s=20

CONFERENCIA OESTE

En la conferencia oeste las diferencias son más pequeñas y predecir la ruta que puede seguir resulta prácticamente imposible. A excepción de los Oklahoma City Thunder, que han decidido entregar esta temporada de manera descarada a cambio de obtener buenas piezas en el futuro, los otros 14 equipos parten con opciones de llegar a la post temporada, y al menos cinco de seis de ellos tienen argumentos para discutirle el trono a unos Ángeles Lakers que, al menos de primeras, parecen los principales candidatos a ocuparlo un año más.

Los Ángeles Clippers son seguramente el equipo con más piezas para batir a los de púrpura y oro, al igual que ya lo eran el año pasado hasta que se la pegaron contra los Nuggets, acusando muchos problemas internos; Denver Nuggets precisamente es nuevamente candidato a pelear, sobre todo si la pareja Murray – Jokic brilla como lo hizo en la burbuja; Portland Trail Blazers y Dallas Mavericks completan este abanico de candidatos reales a pelear por las finales, aunque sus opciones dependerán en gran medida de la salud de sus principales jugadores.

Por detrás de ellos, y en la lucha por las dos plazas de Playoffs que a priori quedarían disponibles, podemos incluir a los nueve equipos restantes, los nueve equipos aún no mencionados. Salvo San Antonio Spurs, que quizá se encuentre un escalón por debajo a día de hoy, el resto de equipos parten con unas opciones relativamente parecidas de conseguir su presencia en post temporada, una lucha en la que nuevamente es importante recordar que las lesiones y la COVID-19 puede jugar un papel crucial. Así, Utah Jazz, Phoenix Suns, Golden State Warriors, Memphis Grizzlies, NO Pelicans, Houston Rockets, Minnesota Timberwolves y Sacramento Kings libraran una emocionante batalla en la que, como cada año, todas y cada una de las victorias que logren serán relevantes.

Así son las cosas y con este punto de partida, la NBA comienza una nueva página de su historia que, esperemos, la situación sanitaria permita finalizar con normalidad.

Deja un comentario