Tres historias del primer tramo de temporada NBA

0
606
Imagen de Associated Press Photo/Kathy Willens)

20 de los 72 partidos son los que cada uno de los 30 equipos de la liga han disputado hasta ahora en este primer mes de competición tan atípico, partidos marcados en muchas ocasiones por la COVID-19, como era previsible. Sin embargo, el dichoso virus no ha impedido que las intrahistorias que quedan en las hemerotecas de cada temporada como trasfondo del resultado final se sucedan. Y estas tres son posiblemente las más destacadas hasta ahora.

Publicidad

Un traspaso que ha podido salvar una vida

James Harden forzó la maquina para cambiar los Houston Rockets por los Brooklyn Nets de sus amigos Irving y Durant en un traspaso que sacudió la NBA y redibujó el esquema de la temporada para todos los equipos implicados. En esas andaba Indiana Pacers, que de la noche a la mañana se encontró con la oportunidad de deshacerse de Victor Oladipo (que acaba contrato y podría salir gratis) y añadir a su plantilla proveniente de Brooklyn a Caris LeVert, una estrella emergente cuya carrera podría verse opacada por la presencia de tres grandísimas estrellas en posiciones similares a la suya, con más años de contrato que Oladipo y con muchas ganas de demostrar su valía. Aceptado el traspaso y con todas las partes contentas, LeVert se preparaba para su debut con los Pacers cuando el reconocimiento médico le paró los pies en seco. Un bulto que no se había manifestado en el riñón, en un prinicipio de origen desconocido, ha acabado siendo diagnosticado como un cáncer en una fase muy temprana, y que por lo tanto va a permitir que sea tratado, en principio, sin convenientes. Así lo explicaba él mismo:  “No tenía ningún síntoma. No me había perdido ningún partido. Me sentía 100% saludable”, dijo LeVert. “El cambio de equipo permitió ver lo que estaba pasándole a mi cuerpo. Desde ese punto de vista, pienso que el traspaso ha podido salvarme la vida a largo plazo”.

Imagen de Associated Press Photo/Kathy Willens)

La soledad de Bradley Beal

Que Bradley Beal lleva años siendo la cara visible de Washington Wizards no se le escapa a nadie. Que es un talento, que por mucho que brille, no acaparará grandes portadas por el contexto en el que juega, tampoco. Lo que mucha gente no esperaba, incluido un servidor, es que esta temporada fuese a ser otra temporada aciaga para el equipo de la capital, después de los grandes desembolsos realizados en el mercado de fichajes para traer a Russell Westbrook o la enorme cantidad económica cedida a Davis Bertans para renovar con los Wizards. Con un proyecto que traía cierta ilusión bajo el brazo muchos años después, toda esta efervescencia que podríamos esperar de un equipo en progresión ascendente, se ha desecho como un azucarillo. 3 victorias en 15 partidos, última posición en el Este y muy pocas esperanzas reales de remontar el vuelo, ni hablemos de la lucha por los Playoffs. Y mientras tanto ahí sigue Bradley Beal, consumiéndose como una vela. Son 13 los partidos de esta temporada que el escolta ha anotado +40 puntos, incluso +50, y en todas esas ocasiones salvo en una, su equipo ha acabado perdiendo el partido. Las últimas diez de estas derrotas, consecutivas. Es el jugador de toda la liga que más puntos por partido anota, y juega en el peor equipo de la liga. Este año sus actuaciones y su lenguaje corporal dicen lo que él nunca ha verbalizado: le vendría muy bien un cambio de aires. Y la liga probablemente lo agradecería también.

Utah Jazz ‘on fire’ avivados por Shaquille O Neal

Los Utah Jazz son sin dudas una de las grandes noticias positivas de este primer tramo de temporada. Un equipo que sin grandes refuerzos respecto al año pasado, sin demasiada atención del público y sin un gran cartel de favoritos, acumula ahora mismo 11 victorias consecutivas, la racha más alta de la liga, y un récord de 15 victorias y 4 derrotas que les tiene tanto líderes de la Conferencia Oeste como mejor equipo de la liga. Después de un inicio ligeramente dubitativo, en el que llegaron a estar con un balance de 4-4, esta racha de victorias les ha confirmado como el equipo del momento en la NBA. A día de hoy son el 5º equipo que mejor defiende y el 4º que mejor ataca, encontrando un equilibrio entre ambas facetas que solo supera Milwaukee Bucks (a nivel estadístico). En ataque, están metiendo los triples y generando el espacio necesario para que eso suceda, lo que les vale para marcar la mejor temporada de triples en Utah hasta el momento. En el otro lado de la cancha, tienen a dos jugadores colocados en el top ten de jugadores en rendimiento defensivo, es decir, en base a cómo defiende su equipo cuando ellos están sobre la pista. Un equilibrio perfecto. Y si a esto le sumas las declaraciones realizadas recientemente por Shaquille O’Neal en las que ponía en duda la capacidad de la estrella del equipo, Donovan Mitchell, en medio de una entrevista en televisión, Utah Jazz ha dado con un combo que por ahora resulta ser imparable. Acierto, nivel defensivo de élite y mucha motivación. O lo que es lo mismo, tres pilares básicos del baloncesto.

Publicidad

Deja un comentario