Icono del sitio EL GENERACIONAL

El día de San Patricio y los Boston Celtics, unidos por y para la historia

Anuncios

El escudo de los Celtics luce un leprechaun y numerosos tréboles, símbolos que muestran la estrecha relación de la franquicia con la cultura irlandesa

El día 17 de marzo es una fecha marcada en el calendario de todos los irlandeses. Es el día en el que se conmemora el fallecimiento de su patrón, San Patricio, un escocés de nombre Maewyn Succat que en el siglo IV pasó años en Irlanda aprendiendo el idioma celta. Tras su paso por Francia y un cambio de nombre (Patricius), regresó a Irlanda con el objetivo de evangelizar a sus habitantes, tarea que cumplió hasta su fallecimiento.

Desde entonces, el 17 de marzo es motivo de celebración no solo en la República Irlandesa, sino también en países como Argentina, México o Estados Unidos, donde la importante inmigración de origen celta dota a estos países de grandes comunidades irlandesas o de origen irlandés. Es aquí donde el equipo de baloncesto de Boston y la festividad de San Patricio juntan sus caminos.

La inmigración celta, clave en la configuración de la identidad de Boston

Y es que desde el siglo XVII  hasta mediados del XIX, casi 250.000 «irlandeses» llegaron a las colonias originales que a posteriori se convertirían en Estados Unidos. Esas colonias estaban situadas geográficamente en el nordeste americano, donde hoy se encuentra el estado de Massachusetts, entre otros, cuya capital es la ciudad de Boston. Así, en el año 1737 Boston celebró el primer  gran desfile en Estados Unidos para conmemorar el día de San Patricio, pues aproximadamente el 20% de la población de la ciudad era irlandesa. No es la única ciudad estadounidense que lo celebra, pero si fue la primera y la que más ha adoptado su identidad.

Desfile en el día de San Patricio en Boston | Imagen de PIXABAY

Años más tarde, en el año 1946, cuando la NBA no era aún NBA, si no que era la BAA (Basketball Association of America), la ciudad de Boston fundó su propio equipo de baloncesto. En aquel momento, un hombre llamado Walter Brown fue fundador y por lo tanto, propietario del equipo de baloncesto de Boston. Tras barajar otros nombres que por suerte no cuajaron (Unicorns, Olympians o WhirlWinds), finalmente decidió que el equipo se iba a llamar Boston Celtics, en honor a los desaparecidos Celtics de Nueva York y a toda la población irlandesa presente en ambas ciudades.

Historia verde

A partir de aquel momento, los Celtics han lucido con orgullo el color verde en sus camisetas, de igual forma que han adoptado al gnomo de la suerte leprechaun como mascota oficial del equipo y el trébol como su símbolo distintivo.

Aficionados de los Celtics en un desfile de San Patricio | Imagen de PIXABAY

Desde entonces, el resto es historia. Los orgullosos verdes son, junto a Los Ángeles Lakers, la franquicia más laureada de la competición norteamericana (17 títulos) y pueden presumir de haber tenido en sus filas a algunos de los mejores jugadores de la historia de la liga. Bill Russell (11 títulos, nadie tiene más que él), Red Auerbach, Larry Bird o Paul Pierce, entre otros, son algunos de los jugadores que han contribuido a crear lo que es hoy una de las franquicias más reconocibles del deporte a nivel global.

Salir de la versión móvil