Oyarzabal regala una Copa del Rey a la Real Sociedad

0
311

La Real Sociedad ganó por un penalti de Oyarzabal

Solo bastó un gol de Oyarzabal de penalti para dar a su equipo, la Real Sociedad, un título de Copa del Rey, 34 años después. Ambos equipos, con más corazón que juego, nos regalaron una gran noche de fútbol, pero finamente el gol del capitán de la Real fue decisivo.

El Athletic Club de Bilbao y la Real Sociedad se enfrentaban en una final histórica, la primera vez que se cruzan en una final. Ambos equipos buscaban más de 30 años después, y con un año de retraso debido a la COVID, la posibilidad de volver a ganar una Copa del Rey. Finalmente, no hubo público en las gradas, pero como se ha visto en la previa, la posibilidad de ganarle un título al vecino hace que la ilusión se desborde, incluso por encima de la situación de pandemia. Al que pierda, se le recordará este partido durante toda la vida. Además, esta final también es histórica por la presencia de Guadalupe Porras, primera mujer en arbitrar una final de Copa del Rey.

Los 22 protagonistas salieron al terreno de juego con la ilusión de darle un título a su afición. Los primeros minutos estuvieron marcados por la tensión y el respeto típico de una final. Las faltas y las interrupciones, eran una constante. La Real, más cómoda con el balón, buscaba atacar en base a la posesión. Por su parte, el Athletic, buscaba a través de la presión, dificultad la salida de balón del cuadro txuri urdin y aprovechar los balones largos a Iñaki Williams.

En el minuto 10, la primera ocasión del partido. Un disparo cruzado de Raúl García, tras un centro de Williams. La pelota no encontró portería y se marchó por línea de banda. El Athletic, sin crear ocasiones claras, iba generando más peligro, gracias, sobre todo, a las subidas de sus dos laterales. La Real, con Silva e Isak como hombres más peligrosos, también buscaban meter miedo al rival, pero los defensas del Athletic, muy atentos, despejaban los ataques del conjunto txuri urdin.

A la media hora de partido, otro nuevo intento del Athletic, que llegaba poco, pero siempre que lo hacía, era con peligro. Centro de De Marcos, y Muniain lo intentó de cabeza, pero la defensa de la Real, desvió a córner. Una jugada después, llegó la ocasión más clara de la primera mitad, y el primer tiro a puerta del partido. Íñigo Martínez recuperó el balón y disparó desde fuera del área, Remiro, muy atento, despejó el balón.

Williams intenta una jugada
Williams intenta una jugada / Fuente: Twitter Athletic Club

En los últimos minutos de la primera parte, volvieron las imprecisiones y las faltas. Ninguno de los dos equipos, ambos haciendo un partido muy serio, querían irse al descanso con desventaja. El minuto de descuento pasó sin pena ni gloria, el “miedo a perder” había marcado la primera mitad. Ambos equipos se fueron al descanso sin apenas ocasiones, pero sí haciendo un partido muy táctico, trabajado y con la idea de que cualquier detalle, por mínimo que fuera, podía cambiar el marcador y el ritmo de un encuentro, abocado a ser muy largo.

Nada más empezar la segunda mitad, llegó la primera jugada polémica del encuentro. Centro de Oyarzabal desde la izquierda, la pelota tocó en la mano de Íñigo Martínez. Tras minutos de indecisión y tensión entre ambos equipos, el VAR decidió que era mano fuera del área. Finalmente la falta, acabó en nada. La segunda parte mantenía el mismo guion que la primera, la Real tenía la posesión, mientras que el Athletic buscaba seguir manteniéndose fuerte en defensa y crear ocasiones de peligro de manera más directa.

Pero ese guion cambió en el minuto 57, balón en profundidad y milimétrico de Merino a Portu. El ex del Girona, que se iba a quedar solo ante Unai Simón, pero recibió una entrada por detrás y dentro del área de Íñigo Martínez, penalti claro y expulsión para el central del Athletic. Tras revisión del VAR, el colegiado cambio la roja por amarilla, al entender que no era ocasión manifiesta de gol.

Oyarzabal, a pesar de haber fallado tres de los últimos cuatro penaltis, fue el encargado de tirarlo. El extremo, engañando a Unai Simón puso el 0-1, abriendo el marcador de la final. Los nervios se apoderaban de los jugadores del Athletic, Dani García cometió una falta muy peligrosa justo en la frontal del área. Isak, probó fortuna, pero la pelota dio en la barrera.

Oyarzabal celebra su gol / Fuente: Twitter Real Sociedad

La Real controlaba el medio del campo, y el gol les había venido bien para seguir manteniéndose en su estilo y buscando el segundo. El primer cambio del Athletic llegó en el 68’, Unai López, buscando tener más el balón, entró por Vencedor. Los de Marcelino necesitaban elaborar ocasiones y crear peligro a la portería de Remiro. En el minuto 75, y ante la imposibilidad de llegar a la portería rival, Marcelino hizo un doble cambio: Vesga y el “búfalo” Villalibre por Dani García y Álex Berenguer.

Los cambios del Athletic no surgieron el efecto esperado y otra vez, se buscaban las ocasiones con balones largos a Williams, pero sin éxito. Los minutos pasaban y mientras que los jugadores de la Real estaban cada vez más cómodos, los de Marcelino cada vez cometían más imprecisiones.

En el minuto 84 llegó el primer cambio en la Real Sociedad. David Silva se retiró para que entrara Guevara y metiera aun más físico en el medio del campo txuri urdin. Poco después, en el 88’ Imanol metió un doble cambio en su equipo buscando refrescar el ataque. Carlos Fernández entró por Isak y Barrenetxea por Portu. El propio Barrenetxea generó una jugada de peligro con un pase atrás, pero Unai Simón, atrapó en dos tiempos.

El árbitro añadió ocho minutos de descuento. Ese es el tiempo que le quedaba al Athletic para empatar el partido y a la Real para aguantar el resultado. En el 92’, un cambio más en cada equipo. Gorosabel se retiró en la Real para que entrara Aritz Elustondo y por parte del Athletic se retiró Yuri para que entrara Capa. Íñigo Martínez, de 9, lo intentó con un cabezazo, pero Remiro atrapó sin problemas. Las faltas sentenciaron la final, y la Real, que buscaba precisamente eso, vio como el partido se acababa y conseguía ganar una final de Copa del rey 34 años después.

El Athletic, que a partir del gol, fue incapaz de generar ocasiones en los minutos finales, suma ya cinco derrotas en las últimas finales de Copa que ha jugado. ¡Enhorabuena a la Real Sociedad!. Los txuri urdin, gracias al gol de Oyarzabal de penalti, se llevaron la victoria. Pero sobre todo, enhorabuena a los dos equipos por demostrar en la noche de hoy al fútbol español que no hace falta tener millones para llegar lejos, sino simplemente creer en la cantera, confiar en una filosofía y ser una familia.

Ficha técnica:

Athletic Club de Bilbao: Unai Simón, De Marcos, Yeray, Íñigo Martínez, Yuri (Capa 92’), Dani García (Vesga 75’), Vencedor (Unai López 68’), Álex Berenguer (Villalibre 75’), Muniain, Raúl García, Iñaki Williams.

Real Sociedad: Remiro, Gorosabel (Aritz Elustondo 92’), Le Normand, Zubeldia, Nacho Monreal, Zubimendi, Mikel Merino, Portu (Barrenetxea 88’), David Silva (Guevera 84’), Oyarzabal, Isak (Carlos Fernández 88’).

Goles: 0-1 (Oyarzabal 63’ p.)

Árbitro: Xabier Estrada Fernández, asistido por Roberto Alonso Fernández y Guadalupe Porras Ayuso. Amonestó a Dani García (35’), Íñigo Martínez (62’) y Merino (70’).

Publicidad

Deja un comentario